No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series

Antes de Tarantino: lo que hay que saber sobre la muerte de Sharon Tate

Cincuenta años después de la masacre de Cielo Drive, Charles Manson vuelve a ser tema de conversación.

Antes de Tarantino: lo que hay que saber sobre la muerte de Sharon Tate

Antes de Tarantino: lo que hay que saber sobre la muerte de Sharon Tate

Por: Leon Valle

La fascinación de la sociedad con los asesinos seriales nunca caduca, y la proliferación de las producciones del género true crime, que exploran en formato documental (a través de películas, miniseries o podcasts) algunas de las masacres más importantes de la historia —y a los hombres y mujeres detrás de ellas-, han puesto a figuras como Ted Bundy y Charles Manson nuevamente en el centro de la escena. 

Desde el anuncio que Había una vez en Hollywood ("Once Upon A Time in Hollywood"), la nueva última película de Quentin Tarantino, tendría vínculos con la masacre de Cielo Drive perpetrada por miembros de la Familia Manson que se cobró las vidas de la actriz Sharon Tate y otras cuatro personas, el mito de uno de los grandes manipuladores de nuestra era vio un resurgimiento e inspiró varias obras contemporáneas que, de una forma u otra, se montaron a la tendencia. 

Charles Manson, su séquito y la motivación detrás de los asesinatos, identificados desde un primer momento como parte de un rito satánico que alimentó los temores de la norteamérica de la década del setenta, han sido objeto de análisis desde entonces, y varias lecturas demuestran que lo que se presentó inicialmente como un movimiento dedicado a un ocultismo casi sobrenatural fue en realidad el resultado de la influencia de un narcisista que, a través de la manipulación, indujo a sus seguidores al homicidio. 

La historia de Manson y su relación con la mansión ubicada en el número 10500 de la calle Cielo Drive en Beverly Hill comienza mucho antes de los eventos de aquella fatídica noche de agosto de 1968. Charles Manson no tenía una fijación con Sharon Tate o alguna de las víctimas de ese día (Jay Sebring, Abigail Folger, Wojciech Frykowski y Steven Parent), y ni siquiera mantenía una relación, vínculo o conflicto con el director, marido de Tate y padre del bebé que llevaba en el vientre, Roman Polanski. 

El objetivo era en realidad la mansión de Cielo Drive, que ese mismo año había sido testigo del final de uno de los sueños del líder de la Familia.

Charles Manson llegó a la ciudad de San Francisco en 1967 a la edad de 34 años, tras dos décadas que lo vieron entrando y saliendo de reformatorios en su Ohio natal y de la prisión federal de Los Ángeles, donde se mudó a los 19 años. Durante sus varios encierros estudio Cienciología, en particular las técnicas de Ron Hubbard, pero fue “Cómo ganar amigos e influenciar a la gente” ( “How to Win Friends and Influence People”), el libro de técnicas de manipulación escrito por el vendedor Dan Carnegie y publicado en 1936, el que cambió su vida. 

“Muchos de sus conocidos recuerdan que Manson usaba esas técnicas en las jóvenes de su ‘Familia’,” escribió el biógrafo Jeff Guinn en el libro Mansons: The Life of Times and Charles Manson.

Su carisma, sus estudios de manipulación y el oportunismo del movimiento contracultural de la década del sesenta le permitieron introducirse en una comunidad cuyos valores no compartía pero que se adecuaba a sus necesidades. Manson soñaba con el estrellato, y el machismo y misoginia de la época eran terreno fértil para que el hombre que en el pasado había regenteado trabajadoras sexuales (y aprendido de “colegas” como mantenerlas a raya) explotara a las jóvenes que atraía a su familia para obtener lo que quería.

Su influencia creciente y los contactos generados lo llevaron a conocer a Dennis Wilson, miembro del grupo Beach Boys, cuya fascinación con la figura de Manson (además de los favores sexuales de sus seguidoras) lo motivó a invitar al culto a vivir en su casa y darle al líder miles de dólares para que cumpliera su sueño de grabar un disco. Cuando el manager de Wilson echó a Manson y su séquito de la casa del músico, el grupo se instaló en el hoy mítico Spahn Movie Ranch, uno de los sets más populares de la ciudad y el escenario de incontables westerns de la época, utilizando nuevamente a las jóvenes de la familia como herramienta de negociación con el dueño.

Wilson, todavía atrapado en las redes de Manson, continuó impulsando su carrera musical y accedió a grabar uno de sus temas con los Beach Boys, además de presentarle a Terry Melcher, productor musical e hijo de una de las actrices ícono de la era dorada de Hollywood: Doris Day. Melcher y su pareja de ese momento, la actriz Candice Bergen, alquilaban la mansión de Cielo Drive que Manson visitó varias veces durante los últimos meses de 1968.

El problema es que si bien Manson había tomado clases de guitarra y componía, como músico era un gran manipulador. Por esa razón Melcher continuaba encontrando razones para retrasar la firma del contrato, lo que impacientó a Manson y afectó su relación con Wilson. El vínculo se rompió definitivamente en diciembre de ese año cuando los Beach Boys grabaron la canción de Manson como habían prometido, pero cambiando el título de “Cease to Exist” (“Dejar de existir”) a “Never Learn Not to Love” (“Nunca aprendas a no amar”), reemplazando la lúgubre melodía por una más acorde al estilo de la banda y negándole al autor derechos como compositor.

Manson consideró esa humillación la gota que rebalsó el vaso y amenazó de muerte a Wilson. Como respuesta Melcher decidió cortar toda relación con la Familia y, por consejo de su madre, abandonó la mansión de Cielo Drive un mes después, en enero de 1969. Cuando en junio de ese año el productor le confirmó que no firmarían contrato, para Charles Manson esa casa se convirtió en el símbolo de todo lo que por derecho era suyo y Hollywood le había negado.

El rancho Spahn | Imagen: Cielodrive.com

La carrera delictiva de la Familia Manson continuó su curso durante las siguientes semanas hasta que en julio Gary Hinman terminó muerto a manos de Bobby Beausoleil, uno de los miembros, después de haber sido torturado durante tres días. Manson, un racista furioso que anticipaba y promovía una guerra de razas (el movimiento bautizado "Helter Skelter"intentó responsabilizar al grupo radical Panteras Negras por el asesinato escribiendo “Cerdito Político” (“Political Piggie”) con sangre en las paredes de la casa de Hinman, pero aún así Beausoleil fue detenido días después.

Temiendo que el joven confesase y vinculase a la Familia con ese y otros casos sin resolver, Manson ordenó una serie de asesinatos con mensajes similares para alejar la atención de Beausoleil. El primer objetivo fue la mansión de Cielo Drive, que había sido alquilada meses atrás por el director Roman Polanski y su esposa Sharon Tate. Charles “Tex” Watson, la mano derecha de Manson, aseguró durante el juicio que el líder le dijo que fuera a la casa y “destruyera completamente” a todos los habitantes.

En la noche del 8 de agosto Watson, Linda Kasabian, Susan Atkins y Patricia Krenwinkel irrumpieron en la mansión y asesinaron a Abigail Folger (26) y Wojciech Frykowski (33), un matrimonio amigo de la pareja; Steven Parent (18), un joven que se encontraba de casualidad vendiendo relojes en la zona; y Jay Sebring (35) el estilista favorito de las celebridades de la época, que había tenido una corta relación con Tate que luego de terminar se convirtió en amistad.

Sharon Tate, oriunda de Texas, había comenzado su carrera como modelo antes de dar el salto a la pantalla grande como actriz de comedia. Aunque ya se había hecho una reputación fue su interpretación de Jennifer North en su cuarta película, El Valle de las Muñecas (“Valley of the Dolls”, 1967), la que le valió el reconocimiento y una nominación al Globo de Oro — aunque los medios continuaran enfocados en su imagen por sobre su capacidad actoral-. Al momento de su muerte la joven de 26 años estaba embarazada de ocho meses y medio.

Después de llevar a cabo la orden de Manson, sus seguidores escribieron “Cerdo” (“Pig”) con sangre en la puerta de la casa y volvieron al rancho Spahn, donde se planearon los asesinatos de Leno y Rosemary LaBianca perpetrados la noche del 10 de agosto. Aunque no fue el autor material de los crímenes, esta vez Manson estuvo en el lugar de los hechos comandando a sus seguidores, mientras un segundo grupo llevaba a cabo una tercera matanza en otro punto de la ciudad — que sería saboteada por Linda Kasabian, quien shockeada por los eventos se limitó a hacer de campana durante la primera noche y declaró como arrepentida durante el juicio.

Sorprendentemente la policía tardó mucho más tiempo del esperado en vincular los crímenes de Hinman, Cielo Drive y los LaBianca, aún cuando los seguidores de Manson se habían asegurado de dejar mensajes amenazantes escritos con sangre en todos los casos. De hecho miembros de la Familia Manson fueron arrestados en el rancho Spahn durante un allanamiento por el robo de un auto a días de los hechos, pero fueron liberados poco después. 

Recién en octubre de ese año, cuando el grupo se había instalado en el rancho Barker después de matar a un empleado de Spahn (que sospechaban era quien los había delatado), Manson y varios seguidores fueron arrestados por robar equipos de una casa rodante y investigadores vincularon el clan con los asesinatos.

La influencia de Charles Manson sobre sus seguidores no terminó ni siquiera después del arresto y la condena a varias cadenas perpétuas. El clan continuó reclutando miembros por años y varios homicidios y atentados están vinculados a ese grupo: uno de los hechos más reconocidos fue el intento de asesinato al presidente Gerald Ford en 1975 por parte de Lynette Fromme, quien culpaba a Nixon por la posición que tomó durante el juicio pero después de la renuncia del expresidente decidió enfocar su sed de venganza en su sucesor.

Charles Manson falleció en noviembre de 2017. Dos años después (y en el aniversario cincuenta de la masacre que lo volvió un infame celebridad) su nombre vuelve a estar en todos los titulares.
 

Comentarios