No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series Efecto coronavirus

Casi la mitad de los cines de China podrían cerrar por la pandemia

Un nuevo reporte informa que cerca del 40% de las salas de cine chinas podrían cerrar de forma permanente.

Los cines de China cerraron sus puertas en febrero a causa del COVID-19

Los cines de China cerraron sus puertas en febrero a causa del COVID-19

Por: Ana Manson

Según una encuesta publicada ayer por la China Film Association, el cierre prolongado por la cuarentena impuesta a causa del COVID-19 en ese país podría resultar en un cierre permanente para un 40% de las salas. China es el segundo mercado audiovisual más grande del mundo, y había estado sin actividades durante tres meses debido a las medidas impuestas para cuidar la salud de la población y evitar que el virus se siga transmitiendo.

A mediados de mayo, el gobierno permitió la reapertura de las salas en algunas regiones del territorio chino, implementando los protocolos de seguridad y prevención correspondientes al caso. Sin embargo, las pérdidas ya se calculaban en un total anual de más de 4 mil millones de dólares para la industria cinematográfica de ese país. A pesar de las medidas de excepción de impuestos y otros incentivos, el impacto económico podría resultar en el cierre de casi la mitad de las salas de todo el país.

Una de las tantas salas de cine cerradas por la pandemia

Casi 70 mil salas se encontraban funcionando a fines de 2019 en más de 12 mil complejos en el país, por lo que el 40% pronosticado de cierres podría reducir ese número en casi 28 mil pantallas. Los analistas también están evaluando el impacto que este cierre masivo tendría en el resto del mundo, especialmente en Hollywood. Además de las incontables pérdidas de puestos de trabajo, la desaparición de todas estas salas podría desequilibrar por completo la industria, ya que China es uno de los principales mercados para las grandes producciones hollywoodenses.

Entre los grandes lanzamientos postergados, Disney iba a estrenar para la temporada de primavera china su tanque live-action Mulan, ahora reprogramado para julio. La película tuvo un presupuesto de más de 200 millones de dólares, una enorme apuesta que el estudio esperaba recuperar con la recaudación en la taquilla de ese país. El año pasado, Frozen 2 recaudó 11,4 millones de dólares en su primer día en la cartelera local china, convirtiéndose en el mejor estreno de Disney hasta la fecha. Y lideró la taquilla hasta varias semanas después de su estreno, recaudando 118 millones de dólares en total solo en territorio chino, un récord que ayudó a convertir a Frozen 2 en la película animada más exitosa de todos los tiempos.

Los especialistas están preocupados de que esta drástica reducción de las salas chinas pueda afectar los modelos de producción y distribución de la industria cinematográfica, que ya está atravesando una difícil situación en todo el mundo. En Estados Unidos, la continuidad de las salas independientes también está en jaque, a pesar de las campañas para recaudar fondos y de las expectativas para reabrir los cines en julio con el estreno de Tenet, el nuevo film de Christopher Nolan. Las ciudades de Los Angeles y New York, principales puntos de exhibición en el país, son dos de las más afectadas por la pandemia y podrían permanecer con sus salas cerradas durante más tiempo del previsto.

En esta nota:

Comentarios