No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Chegusan La máquina de hacer tragos... en cápsulas

La máquina de hacer tragos... en cápsulas

Un nuevo lanzamiento estadounidense promete preparar cócteles como el Old Fashioned o el Mojito con solo apretar un botón. ¿Civilización o barbarie?

La máquina de hacer tragos... en cápsulas(Drinkworks)

La máquina de hacer tragos... en cápsulas | Drinkworks

"Stop mixing drinks. Start making memories" ("Dejá de hacer tragos. Empezá a generar recuerdos"). Este es uno de los slogans de Drinkworks, el nuevo producto de Keurig, una empresada fundada en 1990 en Massachusetts, EE.UU., que se especializa en la fabricación de máquinas y bebidas en cápsulas. Su último lanzamiento, que ya está en preventa en internet, apunta a ofrecer el mismo sistema que se usa en el café, pero aplicado a la coctelería hogareña.

Básicamente, gracias a una cápsula y un botón, Drinkworks facilita la preparación de 15 tragos distintos, entre los que figuran algunos clásicos internacionales como Old Fashioned, Gin & Tonic, Mojito, Daiquiri, White Russian, Margarita, Cosmopolitan y Mai Tai, además de cervezas y sidras. La máquina enfría y gasifica la bebida cuando es necesario y la clave de sus cápsulas es, según aseguran sus creadores, que incorporan "espirituosas premium", siempre respetando la esencia de cada receta: por ejemplo, "bourbon de Kentucky para el Old Fashioned" o "tequila de México para el Margarita". 

Los precios, para quienes consigan viajar a Estados Unidos y pretendan adquirir el chiche, son algo elevados: la máquina arranca en 300 dólares y los paquetes de cápsulas cuestan de 16 dólares para arriba (rinden cuatro tragos). 

En nuestro país, lo más similar que existe a un bartender robotizado es SmartDrink, la marca de cocktails en cápsula que se pueden consumir sin ayuda de ninguna máquina. Basta con tener un vaso especial al que se le enroscan las cápsulas en la base, que luego se llena de agua y hielo y se bate. La meta es hacer un cóctel en apenas diez segundos.

Nosotros nos preguntamos: ¿quién está tan apurado?

Comentarios