Ir al contenido
Logo
Comida

Tefi Russo, la "cocinera caradura" que invita a cocinar sin prejuicios

"No enseño a cocinar. Animo a que la gente cocine", dice la creadora del blog Inutilísimas, que defiende la comida casera y difunde en sus redes sociales recetas como "las de la abuela".

Tefi Russo, la "cocinera caradura" que invita a cocinar sin prejuicios
Tefi Russo, la "cocinera caradura" que invita a cocinar sin prejuicios

Tefi Russo se autodefine como una "cocinera caradura". Es que la misión que se propone la dueña del blog Inustilísimas, es animar a que la gente cocine, sin importar qué conocimiento tengan ni con cuántos ingredientes o utensillos cuenten.

"Animo al que le tiene terror a la cocina, al que quiere cocinar casero o le quiere cocinar a una novia, a sus amigos. Al que quiere dejar de pedir delivery pero no encuentra ese cocinero que le guiñe el ojo y le diga: '¡Mandate! Hacelo mal, hacelo con trampa, hacelo mejor, hacelo como quieras, pero hacé'", dice Russo en diálogo con Filo.News.

Con la filosofía de proponerle recetas sencillas a todos aquellos que tengan ganas de hacer un rico plato, Teffi, que hizo su primer curso de cocina a los 6 años, decidió abrir su propio blog en 2010, recopilando todas las recetas que venía juntando. Doce años después, está a punto de estrenar su programa Aventura Gastronómica Argentina, en el que a través de la cocina, permitirá conocer los destinos más interesantes de la provincia de Buenos Aires.

Tefi Russo estrenará Aventura Gastronómica Argentina, un programa en el que a través de la cocina permitirá conocer los destinos más interesantes de la provincia de Buenos Aires. Foto: prensa Sonny Channel

En la nueva producción de Sony Channel, que se estrenará en octubre próximo, Russo estará acompañada por seis reconocidos chefs invitados que propondrán una aventura nueva en cada capítulo, donde mostrarán paisajes y contarán historias alerdedor de cada plato. "El programa tiene la intención de despertar inquietud en la cocina, ya sea para hacer platos tradicionales, platos reversionados o para salir a comer y comprar a productores directos. Todo eso suma mucho para la gastronomía local", asegura la conductora.

- ¿Cómo empezó tu vínculo con la cocina?

- Empezó de muy chiquita. Mucho por mis abuelas y sus pastas, por mi viejo que era una bestia cocinando, mi mamá que hacía las mejores milanesas y que siempre le dio importancia a la comida casera, las compras, la materia prima. Y como familia era muy importante la juntada los domingos. Todo eso, sin dudas, es una identidad que se va armando tipo rompecabezas. Aunque haya sido de manera muy amateur, todos estamos armados por esa nostalgia de lo que comimos en casa de chicos, los recuerdos y las tradiciones.

-¿Cuándo decidiste empezar con Inutilísimas?

-Fue en los primeros años de maternidad, cuando recién llegaba al país y estaba reacomodándome a ver para dónde arrancaba. La gastronomía era seguro el camino que quería tomar, pero... ¿De qué manera? Un libro era imposible porque no me conocía nadie. Un restaurante me aterraba, ni tenía el suficiente conocimiento. Un programa de TV de cocina no era ni una opción. Y el laburo gastronómico en redes todavía no existía, pero yo no podía dejar de cocinar y de compartir recetas. También tenía muy en claro que la carrera de chef no me terminaba de seducir, lo sentía lejano, con una técnica más perfecta y dura. No era la cocina que quería, la de la abuela. Así que dije, "bueno, mientras me decido, abro un blog que me va a ayudar a recopilar todas las recetas que fui juntando y veo'. Ese veo duró 12 años y contando.

-No te definís como chef, sino como una cocinera caradura. ¿A qué cocina y a qué público apuntas?

-Al que le tiene terror a la cocina, al que quiere cocinar casero o le quiere cocinar a una novia, a sus amigos. Al que quiere dejar de pedir delivery pero no encuentra ese cocinero que le guiñe el ojo y le diga: "¡Mandate! Hacelo mal, hacelo con trampa, hacelo mejor, hacelo como quieras, pero hacé". Ese fue siempre el motor, que la gente cocine más. Que del error siempre se aprende y que la cocina casera va evolucionando si te animas a meter las manos en la masa, literalmente. Digo burradas, algunas porque no las sé realmente. Otras veces las digo a propósito, porque siento que el que no sabe cocinar, con alguien hablandole como par, baja la guardia, se relaja un poco más y se anima. El público siempre fue claro para mí. Por eso en cada ocasión que tengo aclaro que la profesión es muy sacrificada, de mucho conocimiento, de mucha experiencia y que nada tiene que ver con lo que hago yo o con cocinar en casa para uno o para tus cercanos.

-¿Qué es la cocina para vos?

-Un punto de encuentro siempre. Recuerdos, nostalgia, y básicamente el motor para viajar, salir, planificar: dónde se come cuando nos vamos de viaje, qué comemos el sábado, con quién nos juntamos el domingo y qué lleva cada uno, quién hace la compra, cómo preparamos la sopita cuando nos sentimos mal o quién te la lleva a la cama. Es disfrute absoluto. Es jefa de la agenda. Tantas cosas pasan alrededor de la comida... El otro día veía un meme que decía: "Una pareja son dos personas preguntandose '¿Qué comemos?' hasta que uno de los dos se muere" (se rie). Es un meme, claro, pero no está tan lejos.

-¿Tenés chefs como referentes?

-Jamie Oliver me vuelve loca porque de chica, cuando era sólo foodie que iba a ferias, me compraba libros y consumía canales de cocina, no estaba el cocinero relajado. Y Jamie te cocina con el pibito en patas en la mesada. Te cocina recetas de todo el mundo sin miedo a que los tradicionales se infarten si cambia algunas cosas de la receta. Te cocina en camisa abierta y anillos. Y de eso, hizo un imperio. Libros, restaurantes, food trucks, bazar, condimentos, programas. Y del ambiente local, Dolli (Irigoyen) es mi numero uno.

-Tus recetas apuntan a lo sencillo y también a lo casero, que a veces lleva bastante elaboración. ¿Qué consejo le darías a una persona que sale tarde de trabajar o por falta de tiempo se le complica cocinar todos los días?

-Pasaron varios años, al menos más de lo que me imaginé, y me fui animando a agregar más ingredientes o pasos un poquito más complejos pero siempre llevado a lo terrenal para que todas las recetas sean super viables. Sin embargo, si podés invertir unas horas por semana al amigazo del freezer, es un gran aliado para organizar y ahorrar tiempo en el día a día. Picar, racionar, dejar carnes condimentadas en bolsas herméticas, verduras y arroces cocidos. Entonces después solo te queda ensamblar los pasos ya adelantados. Ver videos en YouTube de meal crep debería ser materia en el colegio.