No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Chegusan Viral

Una mujer dejó 5000 dólares de propina como parte de una insólita venganza

Después de una pelea acalorada, decidió dejar una generosísima propina en un bar usando la tarjeta de crédito de su novio. Una forma poco sutil de desquitarse.

Una mujer dejó 5000 dólares de propina como parte de una insólita venganza

Una mujer dejó 5000 dólares de propina como parte de una insólita venganza

Avatar del

Por: Redacción Chegusan

Imaginate esto: estás de vacaciones con tu pareja en la costa oeste de Estados Unidos y se pelean más que de costumbre, así que querés irte a tu casa pero no tenés plata para el pasaje. Le pedís a tu novio que te lo pague, se niega, te enojás y, como venganza, agregás 5.000 dólares de propina en la cuenta de un bar que tu novio paga con su tarjeta de crédito sin fijarse. 

¿Improbable? Pasó en la vida real. Serina Wolfe, una mujer de 24 años de la ciudad de Búfalo (estado de Nueva York), se lo hizo a su novio Michael Crane después de discutir en Clearwater, Florida. Allá, dejar propina escrita en el ticket para luego abonar con tarjeta es algo común (ojalá empiece a ser un hábito acá también), así que no fue una hazaña, pero sí una forma de canalizar el enojo bastante exagerada. O, mejor dicho, criminal. 

Cuando se dio cuenta del oneroso cargo en el resumen, Crane denunció el hecho a la tarjeta de crédito, donde le llevaron el apunte y definieron a la transacción como fraudulenta. Pero ya era tarde: el restaurante le había pagado esos miles de dólares a la mesera que los atendió y no lo pensaba reponer de su bolsillo. ¿Lo más increíble de todo? Lo que consumieron había costado solo 55.37 dólares, así que la propina fue exactamente 100 veces el monto de la cuenta. 

De acuerdo a varios medios estadounidenses, Wolfe fue arrestada el primero de julio y confesó a las autoridades su rol en el delito. Como consecuencia, la metieron presa y fijaron una fianza de 2.000 dólares. Al menos hasta este 3 de julio, no se registra que nadie la haya pagado, por lo que Wolfe sigue en la cárcel.

La única ganadora de este embrollo es la mesera, de quien solo se conoce su primer nombre, Ryan. Un dato gracioso: al principio, las noticias informaron que se trataba de un caso alegre, protagonizado por un cliente amoroso y una empleada que había tenido una mala semana (la mujer había tenido que sacrificar a su perro justo en esos días). ¡Lo que es tener fe en la humanidad!

En esta nota:

Comentarios