Deportes HISTORIA DE VIDA

Fue trasplantado, venció al cáncer y correrá por cuarta vez la maratón 42K de Buenos Aires

Te contamos la historia de Gabriel Montesco, quien participará el próximo domingo 23 de septiembre de uno de los eventos más importantes en el mundo del deporte argentino
Gabriel Montesco, un atleta fuera de límites |

Gabriel Montesco, un atleta fuera de límites |

Por: Antonella Morello

Gabriel Montesco recibió un trasplante de médula, venció al cáncer, correrá por cuarta vez consecutiva la maratón 42K de Buenos Aires. Así lo anunció a través de sus redes sociales donde compartió con sus seguidores la trascendencia del momento.

"Este año, el 23 de septiembre voy a estar corriendo mi 4ta Maratón '42K Bs As' consecutiva, teniendo un significado muy especial para mí, ya que se cumplen 10 años de mi trasplante de médula y remisión total de la enfermedad", escribió el maratonista de 42 años.

"Puedo perder la vida, pero la vida no me la pierdo", sostiene Montesco

Su historia

"Todo empezó en el mes de julio de 2007, con un dolor intenso en la pierna, no había mucho más que eso pero el dolor era intenso. Decidí ir a la guardia del Hospital Italiano, me hice estudios y volví a casa. Pasó un tiempo, y el dolor se intensificaba, esta vez en la columna", cuenta Montesco en declaraciones recopiladas por la agencia de noticias NA.

Ante la magnitud del dolor y "tras una noche sin poder dormir, fui a realizarme una resonancia magnética y comenzó todo", menciona.

Luego de someterse a una centellograma y, posteriormente a la biopsia, los médicos realizaron su diagnóstico. "Determinaron que no tenía cáncer de hueso, que la molestia era un Linfoma no hodgkiniano", explicará con sus palabras 10 años después. 

El atleta paciente del equipo que entonces lideraba Guadalupe Pallotta (MN 40428), creadora del Servicio de Oncología Clínica del Hospital Italiano de Buenos Aires y actual presidenta de la Fundación.  Su médico fue Sergio Specterman.

Gabriel Montesco | Foto: Instagram @ivanuma2013

Para hacerle frente a lo que tenía por delante, fue esencial la presencia de sus hijos. "El tratamiento fue duro pero siempre estuve convencido que nunca bajaría los brazos y el "motor de todo" fue mi familia, principalmente mis hijos (Iván tenía 3 y Uma 1 año y medio). Por eso empecé con quimioterapia, y me realizaron una criopreservación de células madres", cuenta Montesco.

Septiembre de 2008. Llegó la etapa final de su tratamiento: el trasplante de médula ósea. "Después de casi un mes de internación aislado, recibí el alta. Empecé mi camino de recuperación que llevó alrededor de dos años, al principio caminaba una cuadra y me cansaba. Después me fui recuperando", reconoce.

Descubrir una pasión

Si bien Gabriel siempre hizo deportes -practicaba tenis y fútbol- "nunca me hubiera imaginado que iba a correr"

"Empecé con Coco (Cristian Monteiro), él me insistía y yo decía no, que era aburrido, pero un día salimos y corrimos dos kilómetros, después cinco y no paré. Empecé a correr todos los días un poco más, así hasta correr mi primera maratón en el año 2015", cuenta el atleta.

Gabriel Montesco es embajador deportivo y representa a la Fundación Tiempo de Vivir, quienes se definen a través de su página como "Médicos Oncólogos Clínicos asistencialistas con interés en investigar, divulgar, todos los aspectos relacionados con la lucha contra el cáncer".

Este 23 de septiembre, el atleta correrá por cuarta vez consecutiva la maratón 42K de Buenos Aires y agradece a los especialistas que salvaron su vida. "Gracias Totales: Dra, Guadalupe, Pallotta, Dr. Sergio, Specterman, Dr. José Lastiri, cuerpo médico y enfermeras del Hospital Italiano", finaliza.

En esta nota:
  • atleta
  • maratón
  • 42K Buenos Aires
  • superación
  • historia
  • deportista
  • Linfoma no hodgkiniano

Comentarios