No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Deportes BOXEO

Maravilla Martínez: "Voy al título mundial y me retiro, mi objetivo está ahí"

El argentino se presenta por primera vez en 2021 y sueña con la disputa del título mundial. En entrevista con Filo.news habló de su preparación a los 46 años, el choque con Brian Rose y sus motivaciones.

Sergio "Maravilla" Martínez vuelve a pelear y enfrenta a Brian Rose(Foto: Twitter)

Sergio "Maravilla" Martínez vuelve a pelear y enfrenta a Brian Rose | Foto: Twitter

Por: Rodrigo Polanco

Sergio "Maravilla" Martínez descolgó los guantes luego de seis años de ausencia y en 2020 inició su nuevo recorrido en el boxeo profesional. Sus peleas con Fandiño y Koivula (ambas con victorias) lo pusieron nuevamente en el camino de soñar con un título mundial y por eso va.

Sin mirar los logros del pasado y con la mente puesta en lo que vendrá, el quilmeño vuelve a subirse al ring para enfrentar al británico Brian Rose en una velada se muda a la Plaza de Toros de Valdemoro (Madrid), que desde hace 20 años es la casa del argentino, y en donde buscará avanzar en camino a su triunfo.

Con 46 años, "Maravilla" adelanta que se encuentra "físicamente estupendo" y pisa fuerte para volver a levantar un cinturón en una lucha que se dará este sábado 25 de septiembre desde las 18 y que será televisada por TNT Sports para toda la Argentina.

"Es la mejor preparación que podía haber hecho en toda mi carrera, por lejos. Es una preparación increíble. David Navarro hace una bestia y un animal de mi en todo el cuerpo. Estoy muy rápido, muy potente con elasticidad y con reacción y mentalmente estoy increíble, bien enfocado y tengo a Rose entre ceja y ceja", anticipa.

En su entrevista con Filo.news, Martínez deja en claro que nada se compara con sus primeros combates de regreso y es de temer. "Tengo un año y medio con mi preparador y se está notando, voy viendo y notando un fortalecimiento que antes no tenía, una velocidad que antes no tenía y todo es constante evolución. Voy mejorando y así mismo voy buscando rivales más complicados para exigirme más".

Brian Rose llega con un récord de 32-6-1 (8 nocauts) y una diferencia de una década en relación a "Maravilla", algo que ya no parece pesar pero para lo que ha trabajado. "A los que menos les quito son 10 años. Estoy entrenando totalmente distinto, la alimentación es diferente, el enfoque es distinto y la preparación es distinta. Soy otra persona, porque si sería el mismo cometería los mismos errores y sería catastrófico".

En cuanto a Rose, lo define simple: "Es un boxeador de combate largo". "Viene de competir con el título mundial y si bien perdió, viene de competir con un gran campeón como Demetrius Andrade". Además, la relación de ambos va más allá de un combate ya que comparten memes y chistes, además de alguna que otra amenaza.

"Nos cagamos de risa, pero el sábado nos decimos que nos cortamos la cabeza. Somos dos profesionales que vamos a tratar de machacarnos", relata y agrega el plan de pelea. "Se que voy a necesitar uno o dos asaltos para encontrar tiempo y distancia por que hace 10 meses que no combato, pero vamos".

"Yo siempre voy por el nocaut y tengo que ir por el nocaut. Si mis intencions y objetivos son de ir por el título mundial a Rose tengo que noquearlo. Mi trabajo es que no puedo perder tiempo y tengo que ganarle a Rose, está buena esa presión. No digo que debo ganar por nocaut en el primer asalto sino que tengo que hacerlo si mis intenciones son ir por el Mundial", cierra.

Ya son 58 peleas las que lleva Maravilla en el lomo y dejó en claro que una derrota sería el punto final. Pero mientras esta no llegue, el objetivo es claro: "Apunto a disputar el título Mundial, después que sea lo que Dios quiera". "Voy al mundial y me retiro porque mi objetivo está ahí. Mi objetivo está en ir y ganar el mundial, por lo menos así lo pienso yo y es algo que más me motiva".

Otros aspectos de su vida los mira desde otro lado. La vuelta a Madrid tras 14 años, a pesar de haber peleado en España en sus últimos combates, no le hacen sentir presión, pero si mucha sorpresa. "Voy por la calle, la gente me saluda y la verdad que me sorprende. Antes pensaba en que era un anónimo total y está bueno el volver a pelear acá porque es un contacto con un sitio que siento de pertenencia, soy parte de Madrid y llevo 20 años. Madrid es mi primera casa, cuando voy a Argentina o a Estados Unidos extraño Madrid pero soy argentino y amor Argentina".

Sin embargo, el arraigo con su país natal sigue y revive uno de sus momentos deportivos que marcaron a los argentinos. Su combate con Martin Murray en Vélez es algo que le quedará siempre y lo recuerda con mucho cariño. "Fue una cuestión rarísima, atípica, con 50.000 personas y que yo haya sido el epicentro de eso. A veces pienso en qué tengo yo que fueron 50.000 personas a verme al estadio y me parece algo fantástico". Así y todo aclara: "No llegué a pensar de vuelta en pelear en Argentina.

Para muchos la carrera de Martínez se resume en ese combate, en la victoria y consagración ante Julio César Chávez Jr. o el nocaut del año a Paul Williams. Sin embargo, el no elige esa foto... en realidad no elige ninguna de las que podría tener cualquier fanático en un poster de su casa, local o guradada en un cajón.

"Yo tengo una fotografía diaria. Una cosa es el triunfo existencial, el interno y después el que ve el público, y para mí lo importante es lo que pase aquí adentro, en mi cabeza, en mi corazón, y tengo un montón de fotografías a diario que grabo en mi retina. Después lo que la gente ve es otra historia. La gente se va a acordar del combate con Chávez y no del combate más importante de mi carrera, que fue en Inglaterra en 2003".

"Estoy muy contento y conforme con lo que logré pero todos los días quiero más, todos los días, y soy insoportable. Todos los días quiero algo mejor y mejorar lo que hice como en el teatro, como hice una película, una serie, apariciones en televisión... y la clave de la felicidad para mi está en mejorar", agrega.

"El cambio es automático, pero trabajó para mejorar lo que yo hice y si se puede o no, el tiempo lo dirá y a mi me gusta trabajar y exigirme al máximo para dar lo máximo de mí, acercarme a esa posibilidad y conseguir ese logro personal", sentencia al respecto de lo que se viene tras su retiro definitivo, que llegará cuando tenga que ser.

Sin embargo, adelanta que lo que se viene está en un punto central de su mente y con la mirada perdida hacía allí. "Yo voy por el Mundial. Llegaré o no llegaré, voy a dar lo mejor de mi y pase lo que pase más adelante tendré las actuaciones, las charlas, escribir, el teatro, de todo. Lo bueno es que se abre un abanico tremendo y muy grande", cierra.

Comentarios