No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Espectáculos HISTORIA DE VIDA

La historia de la modelo que tiene fobia a los botones: "Sólo a los de cuatro agujeritos"

Giuliana Caramuto cuenta en esta nota cómo es vivir con koumpounofobia, el miedo irracional y persistente a los botones. 

La historia de la modelo que tiene fobia a los botones │Foto: Instagram @giulicaramuto

La historia de la modelo que tiene fobia a los botones │Foto: Instagram @giulicaramuto

Por: Stefanía Dommarco

Es cierto, miedos tenemos todos. Pero cuando los miedos son irracionales o desproporcionados hacia una persona, situación o cosa que los provoca, se denominan fobias. 

Entre las más extrañas están las fobias a nombres propios, a texturas, a algún color o, como es el caso de Giuliana Caramuto a los botones. 

Su problema con este objeto pequeño -generalmente circular- data de cuando era bebé pero su primer recuerdo es de cuando tenía 4 años: "Mi madrina me regaló para mi cumpleaños un buzo que tenía botones y yo me puse a llorar. Le dije a mi mamá que no me gustaba y que quería cambiarlo porque tenía botones", cuenta la protagonista en diálogo con Filo.News.

"Ya de bebé reaccionaba raro ante los botones pero con ese episodio fue que empezamos a relacionar que tenía algún trauma con eso. Mi mamá me contó, por ejemplo, que cuando me daba la teta si ella tenía puesta una camisa con botones yo lloraba y no quería tomar y ella no entendía por qué", relata Giuliana. 

"Cuando tenía 6 años estaba en la casa de mi abuela y se me cayó un costurero lleno de botones viejos y empecé a llorar desesperada, como si fueran ratas o cucharachas" recuerda Giuliana. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

@hm #campaign #fw2019 #southamerica #hm ❣️

Una publicación compartida de Giuliana Caramuto (@giulicaramuto) el

Quienes padecen fobias con intensidad lo ven reflejado en la vida cotidiana, su día a día se ve totalmente condicionado por este miedo persistente, excesivo y desproporcionado.

Cuando era chiquita Giuliana evitaba usar ropa con botones y optaba por atuendos con cierre o velcro. Con el paso del tiempo fue trabajando sobre su fobia y logró dejar de sentir miedo ante los botones de dos agujeritos: "Mi mamá tenía que cambiarme los botones de la camisa del uniforme del colegio por botones con dos agujeritos y de esa forma ya estaba tranquila", recuerda la joven y enfatiza que hoy en día su problema sigue con "los botones de cuatro agujeritos". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

@elcamarin ��

Una publicación compartida de Giuliana Caramuto (@giulicaramuto) el

Explicar lo inexplicable no resulta sencillo pero Giuliana se tuvo que adaptar a hablar sobre su fobia desde muy chica, pues tiene 26 años y hace 10 que trabaja como modelo por lo que durante todos estos años se convirtió en la "percha" perfecta para miles de prendas con botones y no solo en Argentina sino también en París, Nueva York, Milán y Londres, por nombrar algunas ciudades.  

"No me quedó otra que adaptarme. En el trabajo le pido al estilista que está conmigo que por favor me los abroche, contándole mi situación aunque me muera del asco. Lo que no puedo hacer de ninguna manera es pasar el ojal con mi mano, por el contacto directo con mi piel. Lo que hago es pedirle a alguien que lo abroche por mí o hacerlo con una tela de por medio", relata Caramuto que de solo imaginarse esta situación le da "náuseas".

Sólo verlos, hablar sobre ellos o incluso imaginarlos puede desencadenar numerosos síntomas que repercuten tanto a nivel emocional como físico. 

Muchas veces, las fobias específicas se explican por experiencias negativas ocurridas durante la infancia pero Giuliana aún no lo sabe con exactitud porque la acarrea desde que nació...aunque sí tiene una teoría al respecto: "Creo en las vidas pasadas y estoy segura que está relacionado con algún hecho traumático. Cuando conocí a mi novio y le conté sobre mi fobia a los botones, él no podía creerlo porque su madre tiene la misma fobia de toda la vida, entonces llegue a la conclusión de que quizás en mi vida pasada era una costurera con mi suegra y que me explotaban cosiendo botones y hoy en día no podemos ni verlos", confiesa entre risas.

Por último en cuanto a su tratamiento la modelo aclaró que acudió a muchos psicólogos a lo largo de su vida pero no por este tema. "No lo trato mucho porque verdaderamente es muy difícil de analizarlo, ya que empezó siendo bebé. Sí, algunos profesionales me han pedido que lleve botones para hacer la prueba de tocarlos con mis manos y explicar la sensación que me genera pero la verdad es que siempre lo evité...algún día tendré que tocar a fondo ese tema aunque no me guste".

Mientras tanto Giuliana Caramuto encontró apoyo emocional en un grupo de Facebook que conforman miles de personas que padecen la misma fobia que ella y espera, en pleno confinamiento, que la pandemia de coronavirus pase rápido para poder volver a viajar y trabajar.

En esta nota:

Comentarios