No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Espectáculos

Miriam Lanzoni contó cómo fue el accidente doméstico con su gato: "Creí que perdía el ojo"

La actriz brindó una entrevista y mostró las lesiones que tuvo y contó la peculiar forma en la que se curó.

Miriam Lanzoni contó cómo fue el accidente doméstico con su gato: "Creí que perdía el ojo"

Miriam Lanzoni contó cómo fue el accidente doméstico con su gato: "Creí que perdía el ojo"

Hace algunos días Mirian Lanzoni contaba que sufrió un ataque por parte de su gato, por lo cual necesitó recibir atención médica urgente, ya que la mascota le daño parte del ojo. Ya recuperada, y pasado el susto, la actriz estuvo en el piso de LAM y dio detalles de lo que pasó.

"Tengo un gatito que se llama Mimí y lo adopté hace tres años. Hace dos domingos adoptamos a otra gata. Y él se puso muy extraño, con una actitud rara, muy violento. Y no es así, porque súper dulce, es un amor, jamás en la vida sacó garritas ni nada”, comenzó contando acerca del incidente.

Luego describió: "La nueva gata que iba a estar de tránsito y si se adaptaba, se iba a quedar en casa. Pero Mimí se puso muy celoso y mi novio lo tenía a upa, paradito, mientras la otra gata caminaba por ahí. Yo lo estaba besando, habré estado un rato largo como para generar una cercanía y de repente me hace grrhh”, gesticuló al tiempo que se podían ver las fotos de cómo le quedó el ojo después de la lesión.

“Se me prendió, me agarró con las dos garras y las patas de atrás, como abrazándome. Y la cabeza de él, acá, mordiéndome”, describió mientras se señalaba la frente. “En un momento yo siento la pata de él adentro del ojo, la garra. Y sentía en la cara un ardor enorme. Tuve un atisbo de lucidez, de no moverme y le dije a mi novio: ‘No te muevas’. Al gato yo le decía: ‘Mimí, soltame’, y ahí empiezo a ver sangre que caía así... ¡un espanto!”, aseguró.

Al tiempo que relató qué hizo una vez que logró que la mascota quitara la garra: "Fui corriendo al baño para ver cómo estaba todo. No veía nada, solo que me sangraba. Del ojo izquierdo, con lo cual me llevé un susto muy grande, porque no veía. Y con este otro ojo veía que tenía arañones y me sangraba, me sangraba... no paraba la sangre”, manifestó.

Continuando su relato, recordó que al llegar a la clínica, producto de la desesperación, subió 10 pisos por escalera para que la atendieran más rápido: ”Subí corriendo los 10 pisos hasta la guardia oftalmológica, llorando, porque pensé que perdía el ojo”, advirtió.

Tras ser atendida, contó cómo fueron los días subsiguientes: "Veía borroso, pero es como que se te hincha... Estuve con antibióticos, los médicos estaban evaluando coser, pero como es una herida por dentro del ojo, no tuvieron que coserme nada. Me hizo un corte muy profundo que me abrió y por eso fue que el ojo se me cayó. Lo tuve un día caído y pensé que me quedaba así”, dijo Lanzoni. “Me asusté mucho. Yo laburo con mi cara, y teniendo la cicatriz y el ojo así, me asusté porque por ahí no me puedo recuperar fácil. Fue hace 10 días y tenía una cicatriz muy fea”, puntualizó.

Ante el miedo de que le quedara una cicatriz en su cara, Miriam reveló que llamó a una señora para que le realice una "curación", ya que ella es creyente en estos métodos: “Llamé a una señora que es una sanadora y le dije: ‘Te pido que por favor me ayudes’. Me hizo una curación a distancia. Y yo creo en esas cosas”, añadió.

"La llamé por este episodio, porque la cicatriz de la cara era como un siete, y era profunda. Fui al médico pero me querían hacer unos puntos en la guardia y eso era más para un tema de salud que estético", diferenció.

Ya para cerrar mostró que tras la intervención de la "sanadora" la herida se curó rápidamente y casi no se percibe: “Ahora estoy maquillada y todo, pero se puso muy rápido muy bien y el ojo también me mejoró mucho. Pero sí tiene su proceso: está todavía abierto, me tengo que cuidar, estoy con antibióticos, unas gotas, unos lubricantes”, concluyó.

Comentarios