No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Género #8M

2019: Tercer Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans

Por tercer año consecutivo mujeres y disidencias organizaron un nuevo paro internacional para visibilizar las violencias y discriminaciones sufridas, devolviéndole al 8 de marzo su sentido de protesta y movilización.

lavaca.org

lavaca.org

Por: Candelaria Botto y Paula Gimenez

En Argentina desde el primer paro nacional (2016), a través de asambleas multitudinarias y diversas, distintos espacios políticos y femeneidades interesadas en la causa se unen bajo un espíritu: juntas somos poderosas.

Este 8 de marzo no fue la excepción y los 4 viernes previos a la gran marcha se juntaron para su organización en la ciudad de Buenos Aires cientos de mujeres, lesbianas, travestis y trans en la Mutual Sarmiento, en el barrio de Chacarita. Se suman las asambleas que se organizaron en todo el país. 

Además de coordinar los detalles como hora de encuentro o dirección de la marcha, que será a las 17 hs desde Congreso a Plaza de Mayo, se pusieron sobre la mesa las distintas perspectivas de un movimiento que es heterogéneo pero comparte banderas.

De cara a un año electoral, dentro del movimiento feminista y de mujeres hay distintas posturas que en dichas asambleas salieron a la luz: una izquierda no dispuesta a ceder el aborto legal como reclamo principal frente a un peronismo que enfatiza la importancia estratégica de ganar estas elecciones. La figura de Grabois dentro de las filas kirchneristas trajo aparejada una tensión que se expresaba en los cantos por la separación de la iglesia y el estado.

Ya fuera del eje de campaña, los debates giraron en torno a, por un lado, si la prostitución es o no es un trabajo y, por el otro y con más énfasis e importancia, sobre la inclusión o exclusión de las personas trans en este tipo de espacios. Un pequeño grupo de feministas autoproclamadas radicales intentaron instalar una falsa problemática planteando que, este 8 de marzo, sólo debían marchar las mujeres con vulva.

Tanto desde la organización como fuera de ella, las reglas quedaron claras: “Al clóset, al calabozo y al biologicismo no volvemos nunca más”. Los nombres de las activistas travestis Diana Sacayán y Lohana Berkins, claves dentro de la lucha del colectivo y la conquista de derechos, fueron parte constante y sonante de una asamblea que tuvo sus picos álgidos y también sus momentos de emoción y efusividad.

Cabe destacar que las asambleas son plurales y no sólo participan quienes militan en alguna agrupación, sino que cientos de mujeres y disidencias autoconvocadas también fueron y son parte de estos debates claves previos al tercer paro internacional.

Pese a las tensiones y las problemáticas que parecieran fraccionar el movimiento, en estos 4 años las mujeres y disidencias argentinas supieron y saben poner el foco donde se debe: parar los femicidios, los transfemicidios, luchar por el aborto legal y terminar de lleno con el patriarcado. 

La realidad apura, cada 32 horas perdemos una compañera más y no queremos ni una menos.

Volver a la línea de tiempo del #8M

En esta nota:

Comentarios