No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Género EN TV

Cinthia Fernández contó episodios de violencia de Defederico: "Gracias que salí de esa cárcel"

La bailarina y panelista respondió a las declaraciones de su ex pareja y reconoció las situaciones, amenazazs y manipulación que sufrió durante su realción y el nacimiento de sus hijas.

Cinthia Fernández contó episodios de violencia de Defederico: "Gracias que salí de esa cárcel"

Cinthia Fernández contó episodios de violencia de Defederico: "Gracias que salí de esa cárcel"

Cinthia Fernández contó por primera vez numerosos episodios de violencia de género que sufrió de parte de Matías Defederico, su ex pareja y padre de sus hijas, Charis, Bella y Francesca.

Todo comenzó por la reciente entrevista que el futbolista dio con Intrusos donde sostuvo que "hace tres años" se "podría haber hecho un picnic, agarrarme de cualquier cosa y entrar a todos los programas. Pero la verdad es que no lo hice. Trato de cuidar a mis hijas que son lo más importante".

Palabras que fueron retomadas y desmentidas por la bailarina y panelista este martes en Los Ángeles de la Mañana, donde relató amenazas y situaciones de violencia que padeció mientras duró su relación y el nacimiento de sus hijas. Además del incumplimiento de la cuota alimentaria, por parte de él. "No dio de baja la obra social, pero pone el importe que se le canta", comenzó diciendo.

 

Respondiendo a la pregunta de Adrián Pallares, que indagó si ella seguía enamorada de Defederico, Cinthia continuó: "Me parece un argumento básico, no me podría enamorar de un tipo que no cumple con los derechos de sus hijas, que es malpadre, vago, cínico, violento. A veces lo miro y no entiendo cómo tuve tres hijas con él. Me corre mucho el peso de romper una familia, tenía ese mambo, pero hoy lo veo normal. En ese momento, para mí fue el fin del mundo. Yo las noches me las pasaba sola porque el estaba en un boliche, enfiestado, con alguna amante".

"Fui a parir sola, él apareció en el último minuto se puso la cofia cuando me estaban anestesiando. Eso no se lo voy a perdonar nunca en mi vida. Estaba a punto de reventar el útero y lo estaba buscando para que alguien se quedara cuidando a mis hijas. Él estaba en una fiesta mientras yo estaba descompuesta. Tiene que agradecer que soy buena madre y cubro todos los baches que él no cumple",  relató.

"En Chile la pasé muy mal y le di otra oportunidad y la pasé muy mal en Ecuador. Hubo un click, seguí muy poco tiempo y ahí entendí que ya no podía seguir porque era una falta de respeto a mí y a mi hijas. Fue muy feo", continuó y relató su imposibilidad de terminar el vínculo debido a los mandatos sociales con los que muchas veces cargan las mujeres, que infundan tempores personales.

 

Cinthia afirmó que realizó denuncias en la comisaría, y que incluso llegó a recibir mensajes de las mujeres que estaban con Defederico, y hasta "las fotos de él entrando a los edificios". 

"Hubo una noche en donde estábamos cenando en el casino y me maltrató muy mal. El se va al boliche con la empleada, Carmen, y desparece con una chica que yo le hacía los canjes. El se va, yo agarro mi teléfono, y como el estaba celoso de una persona porque estaba mucho conmigo por cuestiones laborales, le mando a esa persona a propósito un mensaje preguntándole como estaba. 'Le puse que ganas de estar ahí y darte un beso’, a propósito. Lo dejé en la cama y el cuando lo ve, me dice de todo. Me dice: ´tus hijas el día de mañana van a saber que rompiste una familia'. El argumento básico es que yo soy la puta y la trola”, detalló. Y agregó: “Todo el tiempo me dice que va a contar cosas y que mis hijas van a tener vergüenza de mí porque ‘su mamá es una trol...'. Y no fue la única violencia. Me tiene amenazada con que yo le había metido los cuernos. No lo hice, ojalá lo hubiera hecho", mencionó.

 

"No mejora y no quiero volver a eso. Gracias a Dios salí de esa cárcel", continuó. Hacia al final de su testimonio, con lágrimas en los ojos, cerró: "No sé por qué tardé tanto tiempo en decirlo. Nunca cagué a un tipo. Pero me liberé con un montón de cosas porque realmente la pasé mal y nunca hablé. Yo me fui a Chile, que hay un solo hospital en Arica, y me fui hace muchísimos años...y después me pasó con mis hijas. Y no sabén lo que fue, estuve sola, no tenía un mando para ir a la agencia de viajes y poder volverme sola. A mi mamá tardé tres años en decírselo. Me angustia lo que viví. Tengo fotos, de todo".

En esta nota:

Comentarios