No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Género Repudio

Clarín, Navila Garay y otra víctima "fanática de los boliches"

El diario publicó este martes una nota en la que detalla la dura vida de Navila. Así como sucedió con el femicidio de Melina Romero, el medio hace foco en la pobreza y los pocos recursos, el abandono de su madre y de sus estudios. Clarin vuelve a poner la lupa en la víctima con una nota irresponsable que desde Filo.News repudiamos enérgicamente. 

Clarín, Navila Garay y otra víctima "fanática de los boliches"

Clarín, Navila Garay y otra víctima "fanática de los boliches"

Por: Paula Gimenez

Cuando asesinaron a Melina Romero, el diario Clarín sacó un artículo que sería luego repudiado por el movimiento de mujeres, por el feminismo y por muchísimos medios de comunicación. El título de la nota es (y digo "es" y no "era" porque la nota continúa en el portal): "Una fanática de los boliches que abandonó el secundario". 

En dicha publicación se hacía hincapié en la vida de la víctima, quien fue asesinada luego de una larga noche de abusos y drogas y poco se hablaba de sus posibles asesinos. Además del repudio de todo el arco de comunicación, el titular se transformó en remera y hasta en banderas en las marchas del Movimiento de Mujeres. 

Que el patriarcado nos enseña a nosotras a cuidarnos y no a ellos a no matarnos, es algo que se repite desde hace décadas dentro del feminismo pero más específicamente en nuestro país, desde el 2015, cuando el Ni una menos rompió con el paradigma machista a la hora de comunicar. 

Pero Clarín no aprendió y este martes realizó una nota muy similar pero con la historia de otra víctima. Navila Garay era de Chascomus y tenía 15 años cuando fue brutalmente asesinada por 17 mazazos en la cabeza por Néstor Garay, quien se encuentra detenido por su femicidio

En la nota, su autor, remarca la historia de vida de la víctima. Lo hace en forma de recorrido, como si ella, como si Navila, se hubiera dirigido, con su consentimiento, hacia su propio crimen. De esta manera muestra y cuenta Clarín cómo se gestan los femicidios que suceden en nuestro país cada 27 horas. 

Así como sucedió con Melina, Navila también dejó el secundario y llevó una vida difícil. Las dos historias parecen planteadas con la necesidad de encontrar un patrón, algo que se repita o que justifique su siniestro final. Pero el foco, en vez de ponerlo en los asesinos, el gran diario argentino lo vuelve a poner en las mujeres asesinadas. 

En el artículo, en el único momento en el que se nombra al acusado del asesinato de Navila, se lo nombra con una declaración en la que también se culpabiliza a la víctima con el argumento de que, en realidad, él la mató porque ella lo extorsionaba

Además, se remarca varias veces cómo el vínculo trunco que Navila tuvo con su madre la llevó a donde está. Ergo, es, su madre, tal vez, la principal culpable del asesinato de la joven de 15 años. ¿Y sobre la ausencia de su padre? No. En la nota ni aparece. 

El artículo cierra con este párrafo en el que podemos leer dos cosas. La primera: si tenía el celular con carga, podría haberse salvado. Shame. La segunda: al igual que Melina Romero que, según Clarín, tenía cinco perfiles de Facebook, Navila tenía muchas cuentas en las redes sociales. Lo cual parece un dato relevante aunque, spoiler alert: NO LO ES. 

¿Querías un patrón? Acá está

En lo que va del 2019, hubo 233 femicidios. El 63% de esos asesinatos fueron cometidos por parejas o ex parejas de las víctimas. El 27% de las mujeres ya habían realizado la denuncia y el 10% de los femicidas tenía medidas dictadas por la Justicia. 

Este fin de semana en nuestro país (y sólo apoyándonos en las noticias que divulgaron los medios de comunicación) murieron cuatro mujeres en manos de un varón violento. Una mujer asesinada cada diez horas. 

La figura "femicidio" no tiene larga data en la Justicia pero existe desde el 2012 dando por tierra al resto de los conceptos con los que se retrataban este tipo de asesinatos en los medios de comunicación. "Crímen pasional" o "matar por amor", ya no corren porque la violencia de género no son casos aislados ni historias sueltas: la violencia que viven todas las feminidades es un genocidio por goteo. 

La Ley Micaela establece la capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación.

Si bien los medios de comunicación no pertenecen al aparato estatal, deben ser responsables al tratar este tipo de casos y en el 2019 no puede haber lecturas en donde la principal responsabilidad le cabe a la víctima y no al victimario ni al Estado que es, en definitiva, el primer responsable. 

Comentarios