No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Género

Recordamos a Marsha P. Johnson la mujer que inspiró el movimiento LGBT+

Mujer, travesti, afroamericana, VHI+, modelo, Drag Queen, activista, pobre, madre de las minorías, amiga, única y fabulosa. Repasamos la vida de esta mujer que vivió en las calles y lucho por todos en el mes del orgullo gay.

Recordamos a Marsha P. Johnson la mujer que inspiró el movimiento LGBT+

Recordamos a Marsha P. Johnson la mujer que inspiró el movimiento LGBT+

Marsha P. Johnson nació en 1945 un 24 de agosto, fue el quinto de 7 hermanos de una familia con un padre obrero y una madre ama de casa.

A los 5 años comenzó a utilizar vestidos, pero las constantes agresiones de los niños hicieron que dejara de ponérselos. A los 13 años fue abusado sexualmente por parte de otro adolescente.

Cuando terminó la preparatoria se mudo a Nueva York con tan solo US$ 15 en el bolsillo, corrían los años 60.  Ahí alternó entre Malcom, su nombre de nacimiento, y Black Marshall para luego decidirse por Marshal P. Johnson.

Cuando en una de las tantas detenciones que tuvo, por ser trabajadora sexual, a lo largo de su corta vida (Fueron más de 100) fue llevada a juicio, el juez le preguntó: ¿a qué se debe la sigla P. de tu nombre? ella con su característico humor le dijo: “Pay it no mind” (No le prestes atención) refiriéndose a los que se preguntaban acerca de su sexualidad, ya que  odiaba  tener que contestar si era hombre o mujer. Y esa respuesta prontamente  se convirtió en su lema.

Marsha P. Johnson.

Marsha vivió en las calles, en lo que fue toda  su estadía en la ciudad de los rascacielos, no tenía plata para ser una “Drag Queen” y así fue ,como creó su propio estilo utilizando flores, frutas y hasta luces navideñas como arreglos para su cabello, como también  ropa y vestidos que le donaban o encontraba en las calles.

Fue una de las primeras en “Draguearse” para ir al bar Stonewall  a lo cual se refería como: “mi propia pequeña revolución”. El  Stonewall era un bar, propiedad de un mafioso genovés, exclusivo para gays,  como era usual la redada en los bares para arrestar a todo aquel que “infringiera las normas vigentes”, el bar clandestino,  contaba con el privilegio de anticiparse a  dichas redadas, y así proteger a sus clientes. Pero un día, más precisamente un 28 de junio de 1969, nadie avisó a los jefes del bar y la policía entro con todas sus fuerzas y atropelló cualquier tipo de derecho humano. Esa noche, sería la cual despertara la movilización encabezada por Marsha por los derechos de toda la comunidad, y también es la fecha que se toma para conmemorar “El día internacional del orgullo LGBT+

Fue la primera vez que la comunidad se enfrentó a la policía para luchar contra el sistema y para pedir que se le otorgaran derechos.  Marsha estuvo a la cabeza y  se convirtió en una de las activistas más representativas de la lucha social y la voz de las minorías, no solo de los gays.

Luego de los disturbios se formaron dos organizaciones, Gay Liberation Front y Gay Activist Alliance, y se instauró, al año siguiente, la marcha del Orgullo, que rápidamente se extendió a nivel global.

Un año después de lo acontecido en Stonewall, Marsha creó junto a su amiga Silvia Rivera la fundación S.T.A.R., (Street Transvestite Action Revolutionaries). Esta organización política se encargaba de proveer comida, techo, ropa, entre otros, a la población más vulnerable de Nueva York. Las dos fundadoras, Johnson y Rivera, pagaban con su propio dinero, fruto de trabajo sexual, los gastos en los que incurría S.T.A.R. House.

Marsha y Silvya

Por su lucha y su entrega los amigos y allegados a Marsha la describían como una persona extra educada, sumamente religiosa, amable, con gran corazón y solían llamarla “Santa Marsha” por su devoción y dedicación para los más necesitados.

También trabajaba como Drag Queen, realizando performances con el grupo “Hot Peaches”, una compañía de teatro neoyorquina que actuaban una vez por semana durante el período de 1970 a 1990. En 1974 fue la musa en una colección de fotografías polaroid del artista plástico Andy Warhol llamada “Damas & Caballeros”. La idea del artista era revalorizar el trabajo de las drag queen tomándolas como la verdadera realeza en vez de unas simples imitadoras.

Foto tomada por Andy Warhol.

También lucho contra la guerra de Vietnam,los derechos de los afroamericanos, los derechos civiles y los derechos de las feministas. Sufrió varios ataques de ansiedad, lo cual la llevaron a estar internadas en varias instituciones psiquiátricas y una Sífilis detectada tardíamente lo cual le provocaba alucinaciones.

En los últimos años de su vida se unió a la fundación ACT UP, organización de defensa de víctimas de SIDA. En junio de 1992, declaró en una entrevista que ella había estado viviendo con VIH positivo por los últimos dos años.

Tras una vida de activismo a los 46 años de edad su cuerpo fue encontrado sin vida en el río Hudson cerca del muelle de West Village el 6 de julio de 1992. La policía cerró el caso como suicidio y negó la posibilidad de ver el cuerpo a la familia, quienes, junto a miembros del movimiento LGTB, realizaron numerosas manifestaciones para que se investigara a fondo lo ocurrido.

Luego de una larga lucha por parte de la activista Mariah López, en 2012 el caso se reabrió cambiando la caratula a posible homicidio, pero aún al día de hoy sigue sin esclarecerse.

La vida de Marsha inspiró a varios, la banda Anthony and the Johnsons fue nombrada en honor a ella y le dedicó un tema en conmemoración

 Por su lado Netflix tiene disponible también un documental llamado “vida y muerte de Marsha P. Johnson” dirigido por David France.

Y en youtube se pude ver “Pay it No Mind: The Life and Times of Marsha P. Johnson, dirigido por Michael Kasino y Richard Morrison.

En esta nota:

Comentarios