No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Género

¿Sabías que hace 35 años tus hijos, en los papeles, eran sólo de su padre?

Un 24 de septiembre pero de 1985 se consiguió la aprobación de la Ley 23.264 de patria potestad compartida. Hoy, esa potestad se llama responsabilidad parental y fue un logro de los movimientos feministas. Hablamos con una de las abogadas protagonistas que llevó adelante la lucha.  

¿Sabías que hace 35 años tus hijos, en los papeles, eran sólo de su padre?

¿Sabías que hace 35 años tus hijos, en los papeles, eran sólo de su padre?

Por: Paula Gimenez

Hace 74 años las mujeres no podíamos elegir representantes. No podíamos votar y no éramos consideradas sujetas de derecho. Tu abuela, si tiene más de 74 años, nació en una sociedad que creía que no éramos capaces de casi nada. Criar y cuidar, sí, decidir y elegir, no tanto. 

Si pensamos en la dimensión de los derechos conseguidos durante estas últimas décadas, el avance de los movimientos feministas respecto a las libertades son enormes. Quienes nacen hoy en nuestro país, encuentran un paquete de leyes que parecen dadas casi de forma natural y eso, tal vez, genera distracciones y confusiones respecto a la ampliación de derechos que supimos conseguir. 

En el año 1985, o sea hace treinta y cinco años, se creó la ley de la patria potestad compartida o la "responsabilidad parental", nombre adquirido en la última modificación del Código Civil.Nombre de la institución jurídica que reconoce la igualdad de hombres y mujeres en la tutela de los, las y les hijes. Este derecho que tiene solo tres décadas en nuestra historia, es uno de los pilares constitutivos en el camino de ser sujetas plenas de derecho que recorrieron muchísimas mujeres a lo largo de la historia. 

O sea, hace menos de cuarenta años, en nuestro país, el poder de tomar decisiones sobre los hijos e hijas menores de edad era potestad únicamente del padre, constituyendo así uno de los pilares fundamentales del patriarcado. Y aunque el triunfo fue a medias porque se pedía que la potestad sea indistinta y no compartida, se consiguió luego de mucha resistencia. 

¿Pero cómo cambió todo en tan poco tiempo? ¿Quiénes fueron las responsables de estas modificaciones estructurales? Para tratar de entender a dónde vamos es importante saber de dónde venimos, por eso Filo.news entrevistó a una abogada clave en la conquista de esta y de muchas otras leyes, la abogada Nelly Minsherky

Nelly Minyersky, pionera de La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito
Nelly Minyersky, pionera de La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

"Como muchos derechos que tiene que ver con la familia, seguían con un modelo totalmente piramidal. El padre determinaba el domicilio, el nombre de los hijos y tenía la plenitud del ejercicio de la responsabilidad parental. No es que las mujeres no teníamos ningún derecho sino que no podíamos ejercerlo", explica la abogada y agrega: "En ese momento la ley se modificó después de mucha lucha y es conocida por uno de sus artículos que es que antes las mujeres no podían viajar con sus hijos o hijas sin la autorización sólo del padre, hoy es compartida. Pero eso no es lo único que la ley indica, es mucho más amplia y habla de derechos ganados para todas las mujeres". 

La importancia del Encuentro

Los Encuentros Nacionales de Mujeres fueron (y son, aunque por la pandemia hubo una pausa) espacios claves a la hora de organizarse y entender las prioridades de los movimientos feministas. Pero cuando hablamos de movimientos feministas, hablamos de feminidades. Feminidades que viven en todas las provincias de nuestro país, que tienen conflictos distintos y angustias pero con un denominador en común: no ser varones cisgénero.

Cuando estos encuentros empezaron, eran sólo 43 las organizadoras de distintos partidos políticos y de distintos sectores sociales y las cumbres eran importantísimas para entender qué pasaba en otros lugares. Hoy asisten más de 200 mil personas. 

"En ese momento recién terminaba la dictadura, era tiempos difíciles y raros para la ampliación de derechos. Pero la modificación de esta ley la planeamos en el Encuentro del 83. Esos espacios son muy importantes porque ahí se genera la unidad necesaria para llevar adelante las distintas luchas. Ahí te vas unificando, te sentás a tomar un café y al lado tuyo hay una compañera obrera. Del otro lado, una profesora, al lado una campesina, una mujer de pueblos originarios. Se generan redes de solidaridad muy importantes", sostiene Nelly que asiste a los Encuentros todos los años.

Lo que viene y lo que falta 

"El último derecho conquistado fue el aborto. Hoy creo que la juventud toma estos temas, está más empapada de lo que hay que modificar. Ahora hay que lograr que se cumpla la Educación Sexual Integral y que la Justicia deje de ser patriarcal", sostiene Nelly, quien fue una de las pioneras de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Hoy muchos y muchas jóvenes nacen en un país con una base de derechos adquiridos que parecieran naturalizados. Pero todas esas cosas que hoy podemos hacer siendo feminidades, hace sólo 80 años era impensadas y conseguirlo no fue nada fácil. El sufragio femenino como un lugar de partida para los derechos civiles de las mujeres y la lucha de los movimientos feministas en el medio de contextos políticos difíciles

La ley de responsabilidad parental recibió varias modificaciones y la última actualización (2015) nos da también la posibilidad de poder poner nuestro apellido en el DNI de nuestros hijos e hijas. Si hablamos de cambios lentos, hablamos de las dificultades que tenemos las feminidades para acceder a ser sujetas plenas de derecho.  

"Después de lo que hicieron las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo y de los Encuentros, la unidad como eje para la conquista de libertades fue muy necesaria. Hacíamos sentadas frente al Congreso, manifestándonos en contra. Queríamos que las mujeres sean también titulares y responsables de sus hijos e hijas. Lo curioso es la continuidad ideológica de quienes se oponían, porque son las mismas personas que se resisten a los derechos sexuales y reproductivos, por ejemplo", recuerda la especialista.

Como bien sostiene Nelly, la perspectiva de género se ausenta en el Poder Judicial y es ese sistema el padre (y no la madre) de la ley y el orden en nuestro país. Que exista hoy la responsabilidad parental es gracias a la lucha de miles de mujeres durante décadas, pero falta muchísimo ya que las responsabilidades a la hora de paternar y de maternar, no son igualitarias. Desde las licencias hasta la cuota alimentaria, todavía ser madre en este país, es mucho más complejo que ser padre. Pero de eso, hablaremos más adelante. Por lo pronto, se festeja este día y este derecho adquirido, ¿nocierto?

En esta nota:

Comentarios