No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Música

Melanie Anton, la directora de arte que eligen los artistas

En una charla con Filo.news, la joven de 27 años, que trabajó en los videoclips de músicos como Duki, Cazzu, Tini, Paulo Londra, Bizarrap, María Becerra, Nicky Nicole, C.Tangana, Rauw Alejandro, habló sobre sus inicios, su ingreso al ámbito musical y el rol de las mujeres en proyectos audiovisuales.

Melanie Anton, la directora de arte que eligen los artistas

Melanie Anton, la directora de arte que eligen los artistas

Por: Franco De Winne

Los videos musicales han tomado un rol importante en los últimos años, ya que son una forma de plasmar en imágenes el concepto de un tema. Para llevar a cabo un proyecto audiovisual, se requiere a varios profesionales entre los que se destaca el director de arte, responsable del aspecto estético y los códigos visuales.

En este rol, una de las personas que se destaca a nivel nacional es Melanie Anton, la encargada de darle una identidad visual a los videoclips de artistas como Rombai, Duki, Cazzu, Tini, Paulo Londra, Bizarrap, María Becerra, Nicky Nicole, Jimena Barón, L-Gante y Abel Pintos, entre otros.

La joven de 27 años estaba estudiando diseño de Imagen y Sonido en la Universidad de Buenos Aires cuando comenzó a trabajar en el área de arte, ambientando y creando escenografías para videoclips de Rombai.

A partir de ese momento, dio el puntapié para involucrarse en videos musicales, publicidades e incluso en películas tanto por su cuenta como en conjunto, ya que también creó junto a su pareja, Agustín Jauregui, Dajaus, un estudio de realizaciones escenográficas.

Como si fuera poco, la artista también conformó junto a Sol Schostik la productora audiovisual BEBAS, que busca fomentar la inclusión de mujeres en el mundo audiovisual.

En una charla con Filo.news, Melanie nos contó sobre sus comienzos en la realización de videoclips, sus proyectos y su identidad visual.

-¿Cómo te metiste en el ambiente de los videoclips?

Al principio, yo estaba en la facultad estudiando Imagen y Sonido y trabajando a la vez en proyectos chicos que eran ad honorem. En un momento, me metí a laburar como asistente en un par de videos junto a una directora de arte de Marama y Rombai. A partir de ahí, me inserte en ese mundo de los videoclips. En un momento, apareció un director llamado Juan Chappa, que lo conocí por un video muy chico que hicimos. Me dijo que quería que yo y mi novio trabajemos en un video de Rombai. Este fue el primer proyecto que encaramos por nuestra cuenta con Agus. Fue algo groso, ya que había que construir escenografías. Terminamos el video y quedaron contentos con el trabajo. Eso generó que nos llamaran para hacer algo con Jimena Barón, que estaba empezando a hacerse conocida en la industria musical. Nos pidieron que hagamos la dirección de arte de tres videos de ella. En el primero, nos pidieron que armemos una pileta de seis metros de largo y seis de ancho para poner en un estudio. Esto fue para el tema “La Cobra”, que de golpe estalló. El video este se pegó tanto y nos volvieron a convocar para hacer otro clip de ella, pero en colaboración con Cazzu. A todo esto, Dajaus no había surgido oficialmente, pero ya habíamos creado algo.

-¿Hubo algún video que haya sido un punto de inflexión en tu carrera como directora de arte?

Cuando empecé a trabajar con Facu Ballve conocimos a muchos artistas del trap. En un momento, Diego Peskins, un director que le hace los videos a Tini, lo llama a Facu para dirigir en conjunto el video de “Ya no me llames más” de Tini con Ovy on the drums.  Facu accede, pero dijo que quería que Agus (Jauregui) y yo estemos encargados de la dirección de arte. Esa fue como nuestra entrada para trabajar con Tini. Hicimos ese video y el equipo quedó contento. Después de ese laburo, nos volvieron a llamar para participar de varios proyectos de ella. En un momento, Diego nos convoca para participar de “Duele”, en un momento donde empezaban a aflojar las restricciones por la pandemia. En ese video, Diego Peskins decide llamarlo a Eduardo Casanova para que se encargue de la dirección.  Si bien ya había conformado Dajaus con Agus y estuvmos involucrados en proyectos junto a Anestesia Audiovisual, el video de “Duele” fue como entrar en otra liga por así decirlo, ya que lo dirigía un director a distancia, había que conseguir muchas cosas en medio de la pandemia y fueron muchos días de rodaje. Este video hizo una diferencia para Dajaus, porque nos dimos cuenta que necesitábamos una determinada cantidad de personas para el equipo y que teníamos que buscar otro tipo de herramientas para armar las escenografías. Fue como un video grande en relación a lo que veníamos haciendo.

Cada persona tiene una identidad o impronta a la hora de llevar a cabo su trabajo, ¿cómo describirías la tuya al momento de encargarte de la realización de escenografías?

En parte, el uso del color para mí es fundamental. La simetría o la cuestión de colocar los elementos de una manera en la que se vean de forma armónica. También me gusta usar los colores pasteles, claros o brillosos. A su vez, me resulta interesante ir por lo fantasioso o por algo que rompe con lo cotidiano. Muchas veces uno no puede ir a ese lado. Más que nada cuando hay ficción realista. Sin embargo, cuando puedo crear algo que a mí me interesa apunto a lo fantasioso y a crear universos. De hecho, nadie apunta a confeccionar algo de este estilo. Obviamente, eso tiene su costo y si te fijas en la Argentina no suele haber muchos recursos. Entonces, suelen apuntar a ambientes más cotidianos y más comunes, porque producir cosas más fantasiosas requiere más dinero y recursos. Entonces, siempre caemos en las telenovelas que transcurren en una casa o en un ambiente clásico.

-¿Es complicado dedicarse a la dirección de arte en la Argentina?

Hay menos recursos de algunas cosas. Sin embargo, siento que hay un diferencial que tenemos los argentinos y los sudamericanos. La falta de recursos o presupuesto a la hora de salir a filmar hace que uno se las arregle con lo que tiene. Me ha pasado de ir a videos donde no había ni un peso y yo tuve que poner la lámpara de mi escritorio para iluminar a la actriz. Creo que hay que rebuscársela y eso te permite pensar varias opciones para realizar diversas cosas. En la dirección de arte, cada video es un mundo completamente nuevo porque tenés que armar cosas completamente distintas.

Actualmente te estas dedicando a otros proyectos por fuera de lo que son los videos musicales, ¿qué podés contar sobre eso?

El año pasado empezamos a sentir con Agus que había como un techo en algunas cuestiones, ya que ya habíamos trabajado con muchos artistas. Entonces, nos planteamos para dónde íbamos a encarar. Nos fuimos de viaje para ver cómo trabajaban en otros lugares. Cuando volvimos, hicimos unos diseños de escenografía desde acá para videos de Nati Natasha y Rauw Alejandro. En un momento, recibimos el llamado de Eduardo, el director de “Duele”, para hacer la dirección de arte de una película suya, que es una locura, ya que transcurre casi toda en sets y decorados. Fue una locura también porque los que trabajaban con nosotros en el área de arte venían de estar en La Casa de Papel o en los videos de Rosalía.

En cuanto a la productora Bebas, que creaste junto a Sol Schostik para darle más chances a mujeres en el mundo audiovisual, ¿cómo surgió la idea?

En los rodajes se ve muchas veces que el porcentaje entre hombres y mujeres es muy diferente. Las mujeres muchas veces están asociadas a roles de asistentes de arte, en el área de vestuario y maquillaje. En los roles de mayor jerarquía como productor ejecutivo o director no se ven a tantas mujeres. Entonces, un poco fue ver eso en algunos rodajes y también ver que en los videoclips las mujeres aparecen como decoración y soporte solo para mover el culo. No hay un mensaje que se quiera contar, pero si lo hay atrasa más que adelantar. Creo que fue una sumatoria entre los que Sol y yo veíamos en los rodajes. Esto generó que decidamos hacer algo y en ese momento apareció Mechi Pieretti, una cantante que se estaba lanzando, y me pidió que esté a cargo de la dirección del videoclip de “Solita”. La misma artista pidió si se podía armar un equipo que en su mayoría este integrado por mujeres. Ese video fue producido por Sol y yo lo dirigí, que no era algo que solía hacer. Salió todo tan lindo que dijimos de repetir esto. Incentivar a que más mujeres se involucren en proyectos audiovisuales e intentar contar más historias con perspectivas de género o de una mujer fueron los principales objetivos que nos planteamos con Sol. Entonces, para el estreno del videoclip de Mechi, decidimos darle forma a la productora. Fue muy loco como varias personas empezaron a querer que hagamos sus videos con esa perspectiva. De hecho, no solo a mujeres, ya que le hicimos videos a Santi Celli. Creo que así como surgió Bebas también aparecieron varias directoras y productoras que hasta ese momento no habían aparecido. Creo que esto se traduce a que cambie el discurso en los videoclips. A que los videos tengan otro enfoque y otra mirada. No somos la productora más grande de Buenos Aires, pero nos gusta aportar nuestro granito de arena para que muchas mujeres se involucren en proyectos.

-¿Qué proyectos se vienen a futuro?

Se vienen cosas. Estuve trabajando con Agus en videos de Juan Ingaramo, Rosario Ortega. También nos pidieron hacer la puesta en escena del show de Ysy A, grabar algo con Lali y Abel Pintos, pero tenemos que ver si nos dan los tiempos, ya que existe la chance de grabar una publicidad en Madrid con Eduardo Casanova que trata sobre la comunidad LGBT.

En esta nota:

Comentarios