Logo Rusia

Argentina juega en..
0 días
0 horas
0 minutos
0 segundos
Rusia 2018 Mundial Rusia 2018

Rusia 2018 | Los nueve meses de ensueños de Zlatko Dalic: de asumir como DT con Croacia afuera del Mundial a llegar a la final

Llegó al seleccionado para la última fecha de las Eliminatorias Europeas. A partir de allí, ganó todo lo que se propuso y, ahora, está ante la gran chance de su vida

Por: Hugo Ávalos

Zlatko Dalic hizo un milagro con la Selección de Croacia |

Zlatko Dalic hizo un milagro con la Selección de Croacia | Foto: EFE

Podrán existir evidentes comparaciones con respecto sobre este proceso. Lo cierto es que el bosnio Zlatko Dalic está ante la chance que nunca pensó cuando asumió el rol de entrenador de la Selección de Croacia. Asumió en octubre de 2017 para la última fecha de las Eliminatorias Europeas, con el equipo al borde de quedar afuera del Mundial de Rusia, y hoy logró la clasificación a la final. Todo en tan sólo nueve meses.

En la penúltima fecha de las Eliminatorias Europeas, Croacia igualó ante Finlandia 1 a 1 y la Federación decidió echar a Ante Calic para darle el cargo a Dalic. ¿Su misión? Lograr la clasificación del equipo al repechaje para ingresar a la Copa del Mundo, aunque tenía un duro compromiso como visitante ante Ucrania. Una derrota lo dejaba afuera. Sin embargo, consiguió un triunfo por 2 a 0 que le dio la chance de jugar la repesca.

Confiaron en ese milagro de ganar en tierras ucranianas y decidieron mantenerlo para lograr la clasificación ante Grecia. Lo hizo con contundencia: en el partido de ida, liquidó la serie con una goleada 4 a 1, mientras que en la revancha, el empate sin goles los catapultó hacia el Mundial.

 

Antes de su llegada al seleccionado croata, no tuvo un recorrido rutilante. Dirigió algunos equipos croatas en sus inicios como técnico, pero lo que le dio la chance fueron sus buenos años en los países árabes. Dirigió al Al-Hilal y al Al-Ain, donde consiguió resultados respetables, pero pasando desapercibido. La Federación de Fútbol de Croacia sorprendió con el desesperado cambio de timón, pero dio sus frutos.

Con la clasificación en el bolsillo y a sabiendas del grupo que le tocaría en el Mundial, Dalic trabajó para encontrarle la vuelta a un seleccionado con muy buenas individualidades, pero que estaba en deuda con el juego. Tuvo poco menos de nueve meses de trabajo y, aún así, potenció lo que no pudo lograr su antecesor.

 

Pudo recomponer el mediocampo, indispensable para el equipo teniendo como figuras a Modric y Rakitic. Quizás, la mayor aparición sea la de Rebic jugando por la banda y no como lo ha hecho con el Eintracht Frankfurt donde se ha destacado como el delantero de área. Confío en Mandzukic y le pagó con goles. Perisic también aportó con la cuota goleadora. La defensa también sufrió modificaciones. Necesarias modificaciones, pero que le dieron solidez.

Y lo más determinante, quizás, en cuanto a su trabajo como entrenador, más allá de los nombres propios y la idea de juego, es lo mental. Este equipo, como se dijo, ha tenido la fortaleza y la cabeza fría para enfrentar los duelos claves. Lo ha hecho con altibajos en cuanto a rendimiento, pero siempre dejando todo. ¿La gran prueba? La segunda parte del Mundial. Salvaguardando las distancias con respecto a los buenos rendimientos mostrados en la fase de grupos -el mejor ejemplo, la victoria ante Argentina-, no cualquiera llega a instancias decisivas jugando tres partidos consecutivos de 120 minutos -en la suma, serían cuatro encuentros-, incluso con 22 jugadores, por la expulsión de uno de sus futbolistas.

 

Dalic, más allá de las figuras, ha sido el gran artífice de un milagro que comenzó en octubre y que, el próximo domingo, puede quedar en la historia. Croacia está ante su momento de gloria.

Leé También

Comentarios

Newsletter

No te pierdas lo mejor de Filo

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones