No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Salud

¿Asado sin sal? Claves para no resignar sabor

El médico Joaquín Tartaglione brinda pautas para disfrutar de una exquisita carne a la parrilla pero baja en sodio.

¿Asado sin sal? Claves para no resignar sabor

¿Asado sin sal? Claves para no resignar sabor

Avatar del

Por: Revolución Saludable

La elección de la carne adecuada y las especias a utilizar resulta clave a la hora de disfrutar de un asado más saludable. Esto es especialmente importante para las personas que padecen hipertensión arterial y otras enfermedades que exigen limitar la ingesta de sodio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los adultos sanos consumir menos de 5 gramos de sal por día, lo que equivale a un poco menos que una cuchara de té. Y esta cantidad comprende no solamente la que se agrega al cocinar o al comer en la mesa, sino la que ya está incluida en muchos de los alimentos procesados que ingerimos a diario.

Es fundamental tener en cuenta que el sodio se encuentra en estado natural en diversos alimentos, como la leche, la carne y los crustáceos. También suele estar presente en grandes cantidades en los alimentos elaborados, como el pan, los productos cárnicos procesados y los snacks, así como en ciertos condimentos, como la salsa de soja o de pescado.

La reducción de la ingesta de sal es una de las principales medidas para prevenir y controlar la presión arterial elevada, el riesgo de enfermedad cardiovascular, el accidente cerebrovascular y el infarto de miocardio.

En la Argentina se estima que el consumo promedio de sal por día alcanza los 12 gramos, es decir más del doble que lo recomendado. Este consumo excesivo quedó evidenciado en la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, que reveló que la hipertensión afecta al 34,6% de la población adulta.

Recordá que comer con menos sal no tiene por qué implicar que los alimentos pierdan su atractivo y dejen de ser sabrosos.

En esta nota:

Comentarios