No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Salud

Cigarrillo electrónico, una moda que está lejos de ser saludable

Día Mundial sin Tabaco: su consumo masivo en jóvenes y adolescentes genera alerta mundial por los dramáticos efectos tempranos que provoca sobre la salud.

El uso de estos dispositivos se popularizó rápidamente y en nuestro país.

El uso de estos dispositivos se popularizó rápidamente y en nuestro país.

Avatar del

Por: Revolución Saludable

Aunque se los ha publicitado como una “alternativa saludable” al consumo tradicional de tabaco, los cigarrillos electrónicos por parte de adolescentes y adultos jóvenes constituye hoy una nueva preocupación a nivel mundial.

El uso de estos dispositivos se popularizó rápidamente y en nuestro país el 1,1% de la población manifiesta haber sido usuario de cigarrillo electrónico al menos una vez en su vida, según datos de la cuarta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo. "El dato va mucho más allá de la cifra,

Dado que por primera vez en la Argentina se contempló al cigarrillo electrónico como un factor de riesgo

al igual que la hipertensión arterial, el sedentarismo, el tabaco, el sobrepeso y la obesidad, entre otros",  subrayaron los doctores Francisco Toscano Quilon y Carlos González Malla, miembros de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), en el marco del Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra hoy.

El cigarrillo electrónico es tendencia entre los jóvenes. En Estados Unidos, su consumo desde 2014 es mayor al del cigarrillo industrial en estudiantes secundarios y universitarios; y en 2018 más de 3,6 millones de estudiantes refirieron se usuarios de cigarrillos electrónicos.

En nuestro país, datos epidemiológicos aportados por el sexto Estudio Nacional Sobre Consumo de Sustancias Psicoactivas en población de 12 a 65 años, realizado en 2017 por la Sedronar, determinaron que el 4,5% de los encuestados ha usado cigarrillo electrónico alguna vez en su vida.

Las empresas fabricantes de los cigarrillos electrónicos despliegan las más amplias estrategias para llegar a su público objetivo

una de ellas es contratar influencers para que realicen promoción de sus productos en las distintas redes sociales. Pero también, tal como lo detalla un reciente artículo de The New York Times, sus negociados llegan hasta las más altas esferas del poder y en muchos estados de EEUU han llegado a negociar con los representantes de la misma manera que sucedió en su momento con el cigarrillo industrial”, enfatizaron los especialistas de la FCA.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Revolución Saludable (@resaludable) el

SUS EFECTOS

“Para entender de qué estamos hablando, el 'repuesto' del cigarrillo electrónico más vendido en Estados Unidos

Tiene la misma cantidad de nicotina que un paquete de cigarrillos industriales

Estos dispositivos son capaces de liberarla mucho más rápidamente, lográndose un pico precoz de la nicotina en el organismo”, advirtieron Toscano Quilon y González Malla.

En la Argentina la venta de los cigarrillos electrónicos y sus accesorios está prohibida por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) desde 2011 y dicha prohibición fue confirmada en 2016. Mientras que en Estados Unidos la Food and Drugs Administration (FDA) está en una firme campaña para limitar la promoción y la venta de estos productos a los menores.

El vapeo en jóvenes rápidamente se está convirtiendo en un problema de salud mental

y está siendo analizado por especialistas psiquiátricos. En la Universidad del Sur de California los especialistas hablan de cambios adictivos y de alteraciones en el funcionamiento cerebral”, apuntaron los expertos.

Según detallaron, el cerebro del adolescente es mucho más vulnerable a los efectos adictivos de la nicotina. Los circuitos del placer y la búsqueda de nuevas experiencias se desarrollan más rápidamente que los circuitos que promueven las decisiones, el control de los impulsos y el pensamiento racional.

El cerebro del adolescente es mucho más vulnerable a los efectos adictivos de la nicotina.

“Un reciente comunicado de la FDA informó que dado el gran daño que produce la nicotina ningún joven o adulto joven debería consumirla en ninguna de sus formas. Aún para los adultos, el cigarrillo electrónico no se considera una alternativa 'saludable' al cigarrillo industrial. Es claro el potencial efecto cancerígeno para los pulmones y toda la vía aérea, y también podría producir convulsiones”, enfatizaron.

La FDA comenzó en Julio de 2018 un plan para intentar limitar e incluso evitar la utilización de cualquier producto de los llamados sistemas liberadores de nicotina en cualquiera de sus formas, especialmente el cigarrillo electrónico conocido como JUUL. Una de las medidas más importantes es prohibir la venta de estos productos a menores (también las ventas online). Se han iniciado más de 17.000 juicios civiles por venta de productos relacionados al tabaco a menores. Se han puesto en contacto con las empresas de venta online para que limiten sus catálogos y sus ventas a los menores.

“La FDA se ha contactado con las empresas fabricantes para hacerles saber estas medidas y solicitar información sobre toxicidad y efectos de sus productos. De la misma manera, se intimará a aquellas empresas que estén engañando con sus estrategias de consumo y marketing a los jóvenes”, añadieron los expertos de la FCA.

“Se entiende la posibilidad de utilización de los cigarrillos electrónicos en los tratamientos de cesación tabáquica, como ha demostrado el grupo de la University College de Londres. Pero, combatimos enérgicamente el acceso de los adolescentes y adultos jóvenes a estos productos como primer contacto con derivados del tabaco”, finalizaron.

En la Argentina la venta de los cigarrillos electrónicos y sus accesorios está prohibida por la ANMAT.

REVERTIR EL DAÑO

Es importante destacar que nunca es tarde para dejar de fumar.

"Los beneficios de hacerlo se empiezan a ver tan solo 20 minutos después de apagar el último cigarrillo"

Remarca el doctor Jorge Tartaglione, presidente de la FCA.

"A los 15 años de haber dejado de fumar, desaparece el riesgo de cáncer de pulmón, como si nunca se hubiera fumado", concluye Tartaglione.

En esta nota:

Comentarios