No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Viral INTERNACIONAL

La historia del perro que esperó más de tres meses a su dueño en un hospital

El animal esperó por más de tres meses a su dueño en la entrada del hospital Wuhan Taikang, de la provincia china de Hubei. Sin embargo, el hombre había muerto por coronavirus.

La historia del perro que esperó más de tres meses a su dueño en un hospital

La historia del perro que esperó más de tres meses a su dueño en un hospital

Xiao Bao, un perro de Wuhan, conmovió a todos en las redes sociales. El animal esperó por más de tres meses a su dueño en la entrada del hospital Wuhan Taikang, de la provincia china de Hubei. Sin embargo, el hombre había muerto por coronavirus.

El perro de 7 años, de raza mestiza, llegó al hospital con su dueño. Cinco días después el jubilado murió por COVID-19. No obstante, el peludo se mantuvo firme en la entrada del nosocomio esperando reencontrarse con su cuidador. 

 Al verlo todos los días deambulando por los mismos lugares, los trabajadores de la clínica empezaron a alimentarlo al igual que Wu Cuifen, una mujer que dirige un supermercado en el primer piso del edificio donde se encuentra el hospital. 

Según publicó el medio, Daily Mail, la comerciante reveló a la prensa que cuando se enteró de que el dueño del perro había muerto, trató de llevarlo lejos del hospital, pero fue en vano. Él siempre volvía a la clínica para reencontrarse con su dueño.

Wu se encargó temporalmente del animal, al que pasó a llamar Xiǎo Bǎo ("pequeño tesoro"). "Me dijeron que el dueño de Xiǎo Bǎo, un pensionista, fue ingresado (al hospital) por coronavirus. Luego falleció, pero Xiǎo bǎo no lo sabía y se quedó en el hospital esperándolo. Nunca se fue. Fue increíblemente conmovedor, y muy leal".

"Me familiaricé con el perro y más tarde lo traje a la tienda. Cada mañana cuando abría, Xiǎo Bǎo estaba allí" agregó. 

Sin embargo personal del hospital Taikang comenzó a recibir quejas de los pacientes por la presencia del can caminando por los pasillos y ante esa situación, las enfermeras se pusieron en contacto con la Asociación de Protección de Pequeños Animales de Wuhan, cuyos miembros recibieron a Xiǎo Bǎo y fue reubicado con otra familia. 

En esta nota:

Comentarios