No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad efemérides

14 de octubre: ¿Sabés por qué hoy es el Día Mundial de la Costurera?

Hoy se conmemora en todo el mundo el trabajo de los y las diseñadores de moda, costureras y modistas que crean y confeccionan prendas con sus manos

14 de octubre: ¿Sabés por qué hoy es el Día Mundial de la Costurera?

14 de octubre: ¿Sabés por qué hoy es el Día Mundial de la Costurera?

Hoy, como cada 14 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Costurera. No es fácil rastrear el origen de la celebración debido a la falta de fuentes oficiales sin embargo se celebra en varias partes del mundo.

Su objetivo es agradecer a las personas que se dedican a crear y confeccionar prendas con sus manos: diseñadores de moda, costureras y modistas son aplaudidos hoy por sus creaciones y arduos trabajos.

Históricamente se trató de un trabajo feminizado y realizado, en su mayoría, por mujeres, por eso es que se menciona a las costureras pero, es una celebración destinada a cualquiera que ejerza este oficio.

Las celebraciones son llevadas a cabo por empresas de la industria textil, sindicatos o costureras particulares que trabajan desde sus viviendas particulares.

Historia de la celebración

Se cree que en 1675, Luis XIV estableció un gremio de costureras de París, debido a que existía una gran demanda de artesanos especializados en este oficio.

Luego, la burguesía aumentó la demanda de moda en todo Europa incrementando así la demanda en la confección de prendas lujosas lo que posibilitó que las costureras trabajaran por cuenta propia.

Más adelante, con la Revolución Industrial y el avance de la industria textil, la oferta de tejidos se diversificó y abarató, aumentando las confecciones manuales.

A principios del siglo XX, era común que las mujeres se abocaran a la costura, sobre todo en las clases menos adineradas. De hecho, desde pequeñas muchas niñas se veían obligadas a confeccionar no solo vestimentas, sino también artículos para el hogar.

De esta manera, trabajaban largas horas en talleres; algunas lograban abrir su propio comercio, pero otras sufrían explotación laboral. Con el tiempo, la situación de las costureras comenzó a cambiar, gracias a una larga historia de luchas y protestas.

Hoy, en pleno siglo XXI, es usual que algunas personas lleven a cabo este oficio como una expresión artística que les permita crear sus propias prendas y para eventos puntuales en los que necesitan un diseño específico que no se consigue en tiendas comerciales.

Comentarios