No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad

Brasil: hubo cacerolazos en las principales ciudades en contra de Bolsonaro por el incendio en el Amazonas

Las ciudades más grandes de Brasil se hicieron oir este viernes por la noche tras las declaraciones del presidente respecto al desastre ambiental.

Desesperación por el Amazonas│Foto: Twitter

Desesperación por el Amazonas│Foto: Twitter

Una noche ruidosa en Brasil: hubo cacerolazos y bocinazos contra el presidente Jair Bolsonaro. Se hicieron oir en todas las ciudades brasileñas donde repudiaron al mandatario luego de que emitiera un mensaje por cadena nacional para explicar sus medidas de contención al incendio de la selva amazónica.

En San Pablo, la ciudad más grande del país, se escucharon cacerolazos en barrios de clase baja y media, como Santa Cecilia, Consolacao, Vila Madalena, en un barrio rico como Higienópolis y en las dos favelas más grandes, Heliópolis y Paraisópolis, según reportaron medios locales.

En Río de Janeiro, los cacerolazos se concentraron en la zona sur y en la zona oeste, sobre todo en Barra de Tijuca, el barrio de clase alta donde vive Bolsonaro.

"Cacerolazos se registraron con fuerza", tituló TV Bahía, en Salvador y en el estado de Bahía, gobernado por Partido de los Trabajadores. En ciudades del nordeste como Fortaleza, Natal, Joao Pessoa, Recife y Maceió también hubo fuertes sonidos de rechazo.

Los cacerolazos también fueron reportados en el Asa Norte de la capital federal, Brasilia, y en Belo Horizonte.

Son los primeros cacerolazos contra Bolsonaro desde los que se registraron en Brasil en 2013, para repudiar a la entonces presidenta Dilma Rousseff, destituida en 2016. Para destacar: Bolsonaro basó su ascenso político en los cacerolazos de las clases acomodadas contra Rousseff y el PT.

El ex capitán fue repudiado en manifestaciones en San Pablo y Río de Janeiro convocadas por movimientos sociales y ambientales que reclamaban su renuncia al gobierno y la protección de la selva amazónica.

Comentarios