No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Dos ataques de sicarios a restaurantes abiertos en Rosario generaron pánico

En una escalada de la violencia registrada hasta el momento, sicarios atacaron a tiros lugares donde comían familias. Tres heridos, por suerte, todos fuera de peligro.

Dos ataques de sicarios a restaurantes abiertos en Rosario generaron pánico

Dos ataques de sicarios a restaurantes abiertos en Rosario generaron pánico

Dos hechos de violencia este domingo por la noche en la víspera de feriado generaron pánico en la zona comercial de Rosario, azotada por enfrentamientos entre bandas rivales.

En la noche del domingo fueron heridos un empleado y dos comensales en dos ataques a dos locales distintos de comida.

Uno de los hechos ocurrió en el restaurante "El Establo", ubicado en Pellegrini e Italia, y el otro fue cometido contra el carro de comidas "Jorgito Juniors", situado en 27 de Febrero y Laprida.

Los ataques tuvieron únicamente cinco minutos de diferencia entre sí, por lo que la Justicia sospecha que se trató de la misma banda en ambos ataques.

En "Jorgito Juniors" un adolescente de 16 años fue alcanzado por un disparo que le rozó el brazo derecho, mientras que un joven de 18 fue baleado en la espalda. Ambos se encuentran fuera de peligro.

En tanto, en "El Establo", adonde también balearon el frente del lugar, un mozo de 49 años recibió un tiro en la zona lumbar derecha, por lo que debió ser trasladado de emergencia en un automóvil particular a un centro asistencial.

Los últimos días en la ciudad estuvieron marcados por la violencia entre hinchas de Rosario Central y Newell's a partir del ataque de los primeros al busto de Isaac Newell, fundador del club del Parque de Independencia. 

En represalia, primero atacaron con bombas molotov una de las sedes del club pero luego, en un hecho de mayor gravedad, la subsede de Central fue quemada, produciendo importantes quemaduras en un empleado de seguridad.

Comentarios