No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad FILO.ELECCIONES

Filo.elecciones | Adolfo Rubinstein: "El radicalismo está resurgiendo muy fuerte"

El precandidato a diputado nacional de Juntos por el Cambio pasó por Filo.elecciones y analizó el papel del radicalismo en la coalición opositora, se pronunció acerca de una reforma sanitaria e imaginó cómo hubiese sido la gestión de la pandemia con él como ministro de Salud.

Adolfo Rubinstein fue el cuarto invitado de Filo.elecciones, el ciclo de entrevistas a los principales precandidatos y precandidatas del AMBA para las próximas elecciones legislativas conducido por Julio Leiva.

En diálogo con Filo.News, el precandidato a diputado nacional de Juntos por el Cambio por la Ciudad de Buenos Aires planteó cuáles serían el proyecto de ley más urgente que impulsaría en el Congreso en caso de asumir. Uno de ellos es la reforma sanitaria.

"Tenemos que ver el escenario pospandemia, que ha desnudado y visibilizado los enormes problemas del sistema de salud, en cuanto a las desigualdades que hoy vemos entre las provincias más ricas y las provincias más pobres, las obras sociales más ricas y las más pobres. Vemos diferencias que son inadmisibles: dos o tres veces más mortalidad infantil, más mortalidad materna, más embarazo adolescente, más mortalidad por cáncer, por enfermedad cardiovascular, entre provincias del norte y las provincias más ricas, o la Ciudad de Buenos Aires. Estos cambios han sido ya sugeridos o presentados por el oficialismo, por Cristina, de que hay que repensar el sistema. Yo creo que hay una oportunidad para una reforma sanitaria en este momento, está en la agenda política y social. Por supuesto que no es una cuestión del qué, es una cuestión del cómo y qué es lo que queremos hacer, y seguramente vamos a diferir muchísimo con el oficialismo. Pero es un asunto que hay que tocar y hay que abordar".

Pese a coincidir con la necesidad de tratar una reforma, Rubinstein se diferenció de la vicepresidenta y afirmó que lo que hay que hacer "no es unificar", sino "articular e integrarlos mejor".

"Tenemos tres subsectores que están muy divorciados y, por lo tanto, hay muchísima ineficiencia y redundancia", indicó, y planteó: "Tenemos más de 300 obras sociales, de las cuales el 70% tienen menos de 30.000 beneficiarios, el número mínimo para tener un fondo que permite equilibrar riesgos. Son inviables, desde el punto de vista financiero y prestacional. No puede haber 300 obras sociales con 300 sistemas administrativos, porque en realidad son cajas políticas de los sindicatos". "Hay que hacer un sistema mejor que brinde mejor calidad, más eficiente y que amplíe la cobertura", subrayó.

Siguiendo con las comparaciones entre su proyecto y el del oficialismo, dijo que lo que hay que buscar son "acuerdos políticos", pero aclaró que, para eso, "primero hay que tener un equilibrio de fuerzas en el Congreso" porque "no puede haber alguien que domine absolutamente la agenda y venga a por todo".

El manejo de la pandemia

Rubinstein sostuvo que hubiera manejado "mucho mejor" la pandemia y marcó los principales errores del Gobierno a lo largo de este año y medio: afirmó que el Ejecutivo "se mostró muy atado a inclinaciones ideológicas y geopolíticas en la gesttión de las vacunas" y lo acusó de "explotar la grieta" desde el punto de vista sanitario.

"Creo que la mayor equivocación del Gobierno en la gestión de la pandemia, sobre todo el año pasado, fue la cuarentena prolongada, plana, sin segmentar, durante ocho meses y sin ningún tipo de calibración"

Para el ex secretario de Salud, la duración de la cuarentena fue lo que provocó que "se rompiera en mil pedazos". Señaló, además, la "dicotomía" que se planteó entre "salud y economía" y los escándalos por el vacunatorio VIP y la fiesta en la Quinta de Olivos.

"Suponete que empieza a pegar más fuerte la variante delta, cosa que probablemente ocurra, va a haber un rebote. ¿Cuál es el capital político que tiene el Presidente en este momento para poder impulsar medidas de aislamiento o nuevas restricciones, cosa que puede ser que sea necesario?", planteó.

"Hubiera actuado de otra manera, mucho menos prejuiciosa, mucho más abiertamente y basandome más en evidencias científicas y empíricas de cómo trabajaron la mayoría de los países la gestión de la pandemia", concluyó.

Críticas a su gestión

En septiembre de 2018, luego de un fin de semana de incertidumbre y reuniones en la Quinta presidencial, el entonces presidente Mauricio Macri anunciaba una reducción de ministerios. Entre los cambios que se producían, el ministerio de Salud, a cargo de Rubinstein, pasaba a ser secretaría y quedaba bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social.

"Yo en el momento en que pasó de ministerio a secretaría, expresé mi desacuerdo. No me fui porque me parecía irresponsable. Estábamos en plena crisis financiera. Todas las prioridades pasaron en ese momento de estar puestas en enfrentar la crisis económica, todo lo demás pasó a segundo plano. Pero en ese momento, si yo me iba, me parecía una absoluta irresponsabilidad. Sobre todo porque más allá de una decisión simbólica desacertada -remarcó esta palabra- no hubo cambios ni en el presupuesto ni en las políticas sanitarias. A mí me pareció que no era el momento y no estaba bien", explicó el precandidato.

"La salud pública, lamentablemente, no fue nunca prioridad, pero no de este gobierno, del anterior o del anterior... nunca, siempre figuró entre el octavo y el décimo lugar en la agenda social o política", remarcó, pero consideró que la pandemia da la oportunidad "para replantear los cambios profundos que necesita el sistema de salud, que invierte mucho, pero no obtiene los resultados acorde a la magnitud de esa inversión".

"Durante el gobierno de Cambiemos, el radicalismo fue una suerte de actor de reparto"

Otra de las críticas contra su administración fueron por el brote de sarampión, después de casi 20 años, y el vencimiento de las vacunas que denunció el ex ministro de Salud, Ginés González García.

Rubinstein recordó que en 2018 hubo "una pandemia": se registraron más de medio millón de casos de sarampión en todo el mundo. En ese marco, explicó que cuando vieron venir la pandemia, ante el avance de la enfermedad en Brasil, hicieron una campaña de refuerzo de sarampión, llegando al 92% de cobertura.

"Esa es la razón por la cual tuvimos en mi gestión 100 casos, y después hubo otros 100 casos en la de Ginés, y no tuvimos 10.000. Hicimos una campaña de refuerzo, de las más exitosas que se recuerden. El sarampión volvió al mundo. Estados Undios tuvo brote de sarampión,  todos los países europeos tuvieron un brote de sarampión, mucho vinculado, no en la Argentina, a los movimientos antivacunas", precisó.

Con respecto a los vencimientos, explicó que lo que encontró González García fueron "tres millones y medio de vacunas, de los cuales había dos millones y medio que eran vacunas antigripales de la campaña anterior", que si no se aplican ya no se pueden volver a usar, y dijo que esto ocurre "porque habitualmente se compran (vacunas) de más, y se compran por cuenta y orden de las provincias".

"Fue una operación política de Ginés para ganar protagonismo, para esmerilarme. La verdad es que a mí me disgustó muchísimo en su momento, pero creo que di las explicaciones del caso, que son bastante contundentes", indicó.

Macri, Larreta y el papel del radicalismo dentro de Juntos por el Cambio

En el plano político, a días de las PASO, dijo que ni el ex presidente ni el jefe de Gobierno son sus líderes políticos y destacó, en ese sentido, otros nombres dentro de su partido, la UCR, como Facundo Manes, Gerardo Morales o Martín Lousteau. "El espacio tiene hoy muchos líderes que deberán converger cuando sea el momento de elecciones presidenciales".

Asimismo, sostuvo que el radicalismo fue "una suerte de actor de reparto" durante el Gobierno de Cambiemos y aseguró que "ahora, el radicalismo está resurgiendo muy fuerte".

El "trauma" por no haber ingresado al Nacional Buenos Aires

Toda la familia de Rubinstein fue al Colegio Nacional de Buenos Aires. Sin embargo, él no ingresó. "No entré, por esas cosas de la vida. Lo viví muy mal, fue un trauma terrible, tenía 12 años, fue terrible. Me sobrepusé, pero fue una de esas encrucijadas que te marcan la vida", recuerda. Y cuenta que uno de sus amigos le decía: "Mirá, todo lo que vos hiciste fue porque no entraste al Buenos Aires".

Es que luego de completar sus estudios, ya recibido y trabajando, Rubinstein hizo la Maestría en Salud Pública en Harvard. "Fue una hermosa experiencia, una experiencia fenomenal, y obviamente me abrió la cabeza y me abrió muchísimas oportunidades".

La marihuana

Rubinstein consideró que el debate por la legalización del uso recreativo de la marihuana "ya no se puede esquivar" y se pronunció a favor de su sanción. "Creo que tiene que estar regulado, pero definir muy bien cuál es el marco regulatorio. Muchos países ya lo están haciendo, no tenemos que reinventar la rueda. Hay que ver cómo les ha ido a esos países, qué cosas se pueden mejorar", expresó.

Economía digital

Sobre este punto, Rubinstein dijo que "hay que considerar" a la moneda digital, pero reconoció que no se siente "cómodo" con la idea de dejar al Estado fuera de la regulación de estas transacciones. 

"El Estado tiene que seguir existiendo para poder regular de algún modo esas transacciones, asignar de manera equitativa, o lo más equitativamente posible, para no dejar grupos detrás", sostuvo.

Medio ambiente

"No hay una agenda verde, son todas cosas que me parece que todavía le falta integración y articulación. No es que haya un proyecto medio ambiental claro, en ningún partido, ni en el Gobierno", alertó el precandidato porteño.

Agregó que se debe apuntar a un equilibrio entre la protección del medio ambiente y el desarrollo industrial e inmobiliario e insistió: "No hay en la Argentina todavía una agenda medioambiental clara".

Plan contra los femicidios

"Es algo intolerable, inadmisible. No es que haya un plan, no se puede tolerar. No hay mucha, mucha vuelta al respecto", afirmó, tajante. Luego, indicó: "No es solamente una cuestión del femicidio. Yo creo que esto tiene que ver con promover una agenda de género que, por un lado, amplíe los derechos de todos los géneros, y que verdaderamente se traduzca en igualdad de oportunidades".

En ese punto, recordó que, durante su gestión al frente de Salud, su área era la única que tenía un 50% de funcionarios políticos hombres y un 50% de funcionarias políticas mujeres. 

Cinco posibles proyectos de ley

  • Baja de edad de imputabilidad

- "No. En principio, no".

  • Eutanasia 

- "Sí. Justamente el encarnizamiento terapéutico, cuando ya no hay ninguna chance de soporte vital sustentable, me parece que es indigno para la persona. Y ni siquiera te estoy hablando de los recursos, es indigno para las personas".

  • Reducción de la jornada laboral

- "En este contexto, lo veo como un proyecto medio fantasioso. En este momento, lo que plantearía es cómo mejorar la calidad del trabajo, lo que necesitamos es trabajo de calidad. Yo creo que ahí es donde hay que poner el sesgo".

  • Ampliación de la licencia por paternidad

- "Sí, me parece que corresponde".

  • Ley de Humedales

- "Sí, también".

En esta nota:

Comentarios