No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad CAJA NEGRA

Flor Jazmín Peña: "Es importante moldear las creencias para que jueguen a favor"

Sí, la bailarina y campeona del Bailando es la nueva invitada al segmento de entrevistas de Filo.News  y se anima a hablar de todo cara a cara con Julio Leiva: el amor, sus sueños, el paso por el reality, y a descubrir qué hay en su Caja Negra.

"Me salva, aunque suene cliché. Soy muy intensa y necesito de alguna manera canalizar esa intensidad". Carismática y talentosa. Cosecha más de un millón de seguidores en Instagram y se consagró en la pantalla chica tras ganar la última edición del Bailando.

Flor Jazmín Peña es la nueva invitada al ciclo de entrevistas exclusivo de Filo.News. Cara a cara con el periodista Julio Leiva, la bailarina se anima a una nota a fondo, en la que conversa sobre sus sueños, cómo comenzó su camino en la profesión y se anima a descubrir qué hay en su Caja Negra.

"En la cuarentena me pasa que cuando dejo de bailar, no llego a deprimirme, pero la paso mal, lo necesito. Es
tremendo cuando arranco a bailar hasta bostezo, cambio muchísimo mi energía cuando lo hago", asegura. Cumpliendo con el aislamiento pero abocada a su arte, la bailarina recuerda sus inicios en una pasión que es ahora su medio de vida.

"Miro para atrás y hay cosas que no puedo creer que hice. Terminé el colegio y me daba mucha vergüenza hacerme cargo de que quería bailar y que quería hacer algo artístico, porque me parecía que valía menos que el resto. Pensé en entrar en psicología, asistencia social y relaciones laborales, terminé anotándome en el profesorado de educación física como para ver de meter lo físico también, con el afán de poder meter un poco la danza en esas clases de educación física que diera en un hipotético futuro. Hice 2 años de carrera, hice amigos, pero si algo no me convence y no va conmigo, no subsiste demasiado tiempo", cuenta.

"En algunos grupos te cuesta, cuando sos medio ‘el raro’. En el colegio mis amigas capaz ya estaban como mirando varones y a mí me divertía más jugar a las escondidas, como que siempre fui más aniñada en algunas cosas. Si me preguntabas cuál era mi mayor miedo de chica, era crecer porque era como hacerme cargo y tomar mis propias decisiones. Tomar ese paso de tomar una decisión que va al revés de lo que quiere todo el resto, porque a mi familia, me apoyaban y vivía con ellos, pero no les copaba. Querían que siguiera otra carrera, fue un paso fuerte. La mayoría de las decisiones que después fui tomando, iban al contrario de todo el resto", añade.

Flor Jazmín Peña en Caja Negra

"No había tanta salida laboral porque era difícil imaginarte trabajando como bailarín, no había tanto cantante local que te diera la oportunidad de subirte al escenario con él. El bailarín tiene mucho de eso, del momento de acompañar, pero bueno, había algo en mí que me pedía, me pedía… pasaba muchísimas horas fuera de mi casa, hacía el profesorado a la mañana, muchas horas de profe, iba a capital a la tarde a entrenar, esperar el bondi sola a las 11 de la noche en Pompeya, buscando una pizzería con luz, rogando por la salud de mi
trasero y volver a mi casa. Fue una cosa de ir postergando que me quería dedicar a esto, hasta que lo blanqueé. Pero cuando tenés algo que te convence, hay que destinar la total energía ahí porque si no es difícil que las cosas funcionen, al menos en mi experiencia y porque también sé que cuando voy con algo, voy con todo", recuerda.

Pasó por múltiples trabajos. Desde entregar panfletos, oficiar de moza y en boliches. "Trabajé de
todo. Un día llegué a trabajar 22 horas seguidas. He llegado a competir en una competencia de baile con mi grupo con 36 horas sin dormir, porque trabajaba a la noche como moza en salones de 15 y ahí eran 12 horas parada, para después volver, maquillarme, salir con el micro a las competencias, a Lanús todo le queda lejos. Miro eso y digo ‘qué bueno’”, expresa.

“Arranqué dando clases, me di cuenta que me encantaba. Amé mucho dar clases. Fui a un casting entre muchas personas para irme de gira como bailarina por 3 meses a Europa, que era algo impensado. Terminamos quedando solo 6, y yo dije no voy a ser la que se quede afuera y me quedé afuera. Ese fue un momento en que se rompió el corazón. Me dije de invertir toda esa energía y dolor en algo productivo y le empecé a meter a las redes, porque si no soy la mejor bailarina, por lo menos voy a ser una bailarina que
quizás con seguidores la terminan contratando. Empecé a hacer contenido, subí videos y así empezó a crecer y diferentes cantantes como Nicky Jam. J Balvin, un montón empezaron a repostear mis videos y lo que hacía era que tuviera un público relacionado siempre a lo artístico y a la danza. Me gusta mucho el humor y empecé a animarme, siempre subí historias haciendo el ridículo, y combiné eso. Una vez hice un video fusionando humor y danza con ‘La casa de papel’ y explotó y de ahí empezó a crecer la cuenta. Ahí me termina viendo Nico Occhiato que es productor además de conductor y dijo ‘voy al Bailando pero con esta bailarina’. Y así surgió la locura del año pasado que estuvo hermosa”, asegura.

“Cuando miro atrás y veo todo lo que hice en pos de una independencia, porque nunca dije que buscaba la fama o quiero ser reconocida o que me admiren. Mi sueño es vivir siempre de algo que ame y me apasione, estoy convencida de que eso quizás no sea siempre bailar. De hecho, hoy por hoy estoy mirando otras materias porque me encantan y encierran un todo que puedo hacer y desde las redes y la tele está esa oportunidad. Pobre mi madre porque tuvo que aprender y aceptar un montón de cosas. Empecé a hablar con una chica que me gustaba un montón y fue como cuando decís ‘es acá y no me voy a perder de vivir esto’. Tuvimos una charla con mi vieja, nunca se lo conté, ella es bruja, me ve y me lee, no se puede tener muchos secretos con mi madre. Viene y me plantea que no sabe si esa chica era mi amiga o no, y ahí en un arrebato, no sé quién habló por mí, pero le dije ‘te soy sincera, la estoy conociendo, pero no es mi amiga’ y sentí que descendían 50 kilos de peso que no sabía que cargaba. La vida es un pasaje y uno se va conociendo en diferentes momentos y partes y cada momento te va formando. Tengo el recuerdo vívido de ese momento y no lo puedo creer”, expresa en uno de los momentos más destacados de la entrevista.

Flor Jazmín Peña en Caja Negra

La Flor de chiquita ni loca se imaginaba poder vivir de lo que le gustaba, bailar. Creo que viene ese lado, de esas creencias conscientes e inconscientes que vas heredando familiarmente. Hoy por hoy te rodeás de
un ambiente donde toda la gente generalmente hace lo que le gusta, pero cuando sos más chico te comés el cuento de que es difícil, imposible, solo para unos pocos. No quiero caer o hablar de meritocracia, pero sí es
importante rever esas creencias que sin darte cuenta te limitan y te ponen un techo super bajo cuando sos capaz de muchas otras cosas y lo digo porque miro atrás y cuando me fui de la casa de mis viejos no tenía un mango, pagaba un alquiler a medias con una amiga promotora. Miro atrás y realmente hice muchas cosas para conseguir otras y qué bueno poder ser independiente hoy por hoy”, agrega.

Sobre Magalí Tajes

Flor y Magalí formaron una de las parejas con fuerte difusión en redes. Sus seguidores acompañaron pasos de la relación, crecieron y se emocionaron con ellas. “Es una historia hermosa, porque Maga fue como el
principio, me ayudó muchísimo a confiar en mí, fue un antes y un después para las dos, nos retroalimentamos muy bien. Maga es familia hoy por hoy, la amo, no es más mi pareja, pero fue esa persona que está ahí, te impulsa y te dice que confíes en vos. Para mí fue clave”, afirma.

Tenemos como mucho amor romántico seteado en la cabeza, entonces a veces uno hace cosas tratando de seguir el modelo y quizás eso no va con tu naturaleza y no te preguntaste a vos mismo cuál es tu propia definición de amor, de vínculo, de pareja”, reflexiona.

Flor Jazmín Peña en Caja Negra

“Creo que el amor es eso que respeta las condiciones del otro entendiendo que su naturaleza puede ser muy diferente a la tuya. Creo que es entendimiento, no quiero llevarlo al lado de que es paciencia, desde el lado del amor garrón que estás sosteniendo. Pero creo que es sinceridad, no quiero sonar cliché, pero hay algo que trasciende a la forma. Puedo hoy no estar hablando con Maga y no tener una relación monogámica, ya no somos novias y no nos seguimos en Instagram, y aun así trasciende todo eso. Yo creo que eso es el amor, es algo que no podés controlar”, asegura.

"El humor porque fue una manera de canalizar absolutamente todo con mi familia"

“Mi click fue mi hermana, porque esa algo que me hizo madurar muy rápido, desde entender lo que era la discapacidad. Todo el tiempo voy en pos de una independencia y no me parece casualidad, como que tengo el contraste en mi hermana. Traté de verlo desde un lugar para honrar la vida, no me pongo a llorar desde un lugar de víctima ni loca, sino todo lo contrario, significa tanto para mí que, si a veces estoy mal, es un gran motor, es como que veo la salud y la posibilidad que tengo de poder pensar, subir una escalera. Es un mensaje que está bueno dar, me cambió la visión. Me pasó con mi hermana que estuve estudiando una carrera que no me gustaba, le pasa a la mayoría de los hermanos de discapacitados, y desligo a mis viejos, porque ellos fueron de siempre estar ahí para el día de mañana apoyar, pero es como que yo me convencí de la idea de que el día de mañana, aunque no tenga hijos, tengo una responsabilidad, no estoy sola, tengo alguien a mi cargo, a mi responsabilidad. Era preocupación, a los 15 años iba a la psicóloga a plantear cómo hacer el día de mañana para mantener a mi hermana si no estaban mis viejos, pero era un laberinto mental que no te lleva a ningún lado porque no tenemos idea de qué va a pasar”, cuenta.

"Me gusta mucho el humor porque fue una manera de canalizar absolutamente todo con mi familia. A mi hermana la amo, pero es complicado, me han enseñado mucho mis viejos de ese lado. El humor es tragedia más tiempo. Es importante moldear las creencias para que jueguen a favor de uno y no en contra", señala.

Hacia el final de la entrevista se abre la caja. Comienza un desafío inesperado. Semana a semana una figura se someterá al living para dialogar y reflexionar. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

En esta nota:

Comentarios