No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad

Hoy cumpliría 91 años Osamu Tezuka, el Walt Disney japonés

Este año se cumplieron 30 años de la muerte del hombre que definió el manga contemporáneo.

Un joven Osamu Tezuka junto a su primera gran creación

Un joven Osamu Tezuka junto a su primera gran creación

Por: Leon Valle

Un día como hoy en 1928 nacía en Osaka el hombre que cambiaría el mundo con su arte y marcaría la vida de millones alrededor del mundo durante décadas. Es común hablar de ciertos creativos como parte fundamental la historia o como figuras influyentes que redefinieron un género, un arte o una disciplina. El legado de Osamu Tezuka va más allá. Tezuka fue un pionero de la talla de Walt Disney, que marcó el camino para su generación y las que lo sucedieron, el responsable de convertir el manga en una forma de arte en sí misma y darle la estética que lo convirtió en uno de los productos culturales de exportación por excelencia.

Aunque fue uno de los artistas japoneses más prolíficos de la historia, con más de 700 volúmenes publicados compuestos por más de 150 mil páginas dibujadas a mano en sus 44 años de carrera, fue Tetsuwan Atom (conocido para nosotros como Astro Boy) la serie que lo convirtió en un fenómeno internacional. Astro Boy se extendió por 23 volúmenes durante 16 años y la serie, compuesta por 104 episodios, se convirtió en el primer programa de animación japonesa en ser transmitido en los Estados Unidos — aunque por cuestiones que tenían que ver con las secuelas de la Segunda Guerra Mundial su origen nipón fue mantenido en secreto para la mayoría.

La obra de Tezuka mantiene vigente, a punto tal que una película animada de Astro Boy se estrenó en 2009 con moderado éxito.

El “Dios del Manga”, como se lo conoce en Japón, comenzó a dibujar en sus primeros años de secundaria, intentando replicar las películas de Disney, de las cuales se había vuelto un obsesivo fanático. Una de las grandes anécdotas del autor cuenta que cuando se mudó a su primer departamento en Tokio, ya trabajando como un dibujante profesional (y estudiante de medicina continuando con el legado de su familia), hizo tiempo entre las dos profesiones para ver Bambi, la película de 1942 que se estrenó en Japón en 1951, más de 80 veces.

New Treasure Island (1946) y Mickey Mouse (1941)

El “Walt Disney japonés” no solo era admirador de la obra animada, sino que también introdujo la estructura de tres viñetas que utilizaba Walt Disney en sus cómics en el manga. Se pueden ver muchas similitudes entre una de sus grandes primeras obras, New Treasure Island (de 1946), y Mickey Mouse Outwits the Phantom Blot, dibujada por Floyd Gottfredson en 1941.

De todas formas podemos decir que Tezuka devolvió el favor cuando creó Kimba the White Lion en 1950, un manga que se convertiría en serie (la primera a color creada en Japón) entre 1965 y 1966. Seguramente hayan visto las incontables similitudes entre la obra de Tezuka y El Rey León, la película animada de Disney estrenada cinco años después de la muerte del mangaka, en 1994 — de hecho la película comenzó la producción en aquel fatídico 1989 para Japón.

Con todos su éxitos a cuestas, el autor nunca abandonó la medicina. Si bien no practicó activamente, ya de adulto se recibió y utilizó todos sus conocimientos para darle vida a Black Jack, la serie de 1973 que cuenta la historia de un cirujano que opera de manera ilegal utilizando técnicas sobrenaturales para tratar enfermedades extrañas. Casi veinte años después del final del manga (en 1983) varias películas y una nueva serie animada fueron producidas, trayendo el personaje a las nuevas generaciones.

Como la mayoría de los mangakas de su era (y de la actualidad también), Tezuka era un adicto al trabajo que dedicó gran parte de su adultez a trabajar, estudiar y crear casi sin pausa. Era normal durante la década del 50 y el 60 que los artistas trabajaran bajo una enorme presión y estrés, pero cuando Eiichi Fukui, otro gran artista de la época, murió por el cansancio generado por el exceso de trabajo, Tezuka decidió bajar un poco el ritmo después de cumplir su sueño de fundar su propio estudio de animación Mushi Productions, a través del cual produjo todas las adaptaciones de su obra.

Aún así siguió generando nuevo contenido y creando nuevos personajes hasta que perdió la batalla contra un cáncer de estómago a los 60 años, luchando contra la censura y la demanda de sus editores por adecuarse a las nuevas tendencias.

The Osamu Tezuka Story

La historia del “Dios del manga” ha sido recopilada en “La Historia de Osamu Tezuka - Una vida en el manga y el anime”, un libro que es mucho más que una biografía y es un estudio del Japón pre y post guerra enfocado en la figura del autor. El libro es gigante porque la historia está contada en formato de manga y narrada por Shunsuke Ban, uno de los personajes creado por el autor que apareció en Astro Boy y Metropolis. Por desgracia el libro no está traducido al español, pero quien lo busque encontrará las versiones en inglés por varios miles de pesos, pero es una lectura fundamental para quien quiera introducirse en los comienzos del arte del manga como lo conocemos hoy.

En esta nota:
  • osamu tezuka

Comentarios