No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Actualidad

José Luis Espert, el candidato "antisistema" que apunta al voto joven

Eligió como rival directo a Roberto Lavagna y busca en millennials y centennials su pase a las elecciones generales de octubre. Perfil de un economista que le escapa a la grieta y al pasar desapercibido.

José Luis Espert, precandidato a presidente.

José Luis Espert, precandidato a presidente.

José Luis Espert nació en la ciudad de Pergamino el 21 de noviembre de 1961. A pesar de sus 57 años, el nombre del economista le es familiar a muchos jóvenes que aún no pisan los 30. Este es el perfil de un precandidato a presidente nacido en tiempos de política tradicional y que hoy busca sumar votos entre birras, "pubertarios" y redes sociales.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tierno

Una publicación compartida de Jose Luis Espert (@joseluisespert) el

Licenciado en Economía por la UBA, con un máster de la UCEMA en ese área y otro en estadística de la Universidad Nacional de Tucumán, Espert se desempeñó principalmente como economista en varios estudios hasta que abrió su propia consultora en el año 2000. También ejerció como docente en la UBA y en la UCEMA.

De talante liberal, es socio de la Asociación Argentina de Economía Política y autor de los libros "La Argentina Devorada" (2017) y "La sociedad cómplice" (2019). En 2018 anunció su intención de candidatearse a la Presidencia y, a pesar de algunos traspiés (negociaciones a último minuto e impugnación), continúa en carrera. 

José Luis Espert junto a su compañero de fórmula, Luis Rosales.

Hasta aquí todo aquello que hace a cualquier figura con aspiraciones políticas. Sin embargo, lo que llama la atención de este pergaminense es su forma de hacer campaña y, sobre todo, su público.

En 2016 inauguró su canal en YouTube y ya tiene más de 72.000 suscriptores, superando al propio Macri (con poco menos de 32.000) aunque debajo de Cristina (con 118.000). En esa plataforma sube cada una de sus apariciones públicas, ya sea en medios de comunicación o eventos pensados para encontrarse con simpatizantes.

Aggionardo a los tiempos que corren -y asesorado por Dick Morris, ex consultor estrella de Bill Clinton, Fernando De la Rúa y Macri, entre otros- Espert organizó un hackatón en el que invitó a sus seguidores a viralizar sus ideas a través de las redes. Lo bautizó #Espertón2019 y fue una de las acciones en las que logró interpelar a las generaciones más jóvenes, cuyos adeptos se hacen llamar "pubertarios" (resultado de la unión de las palabras 'púberes' y 'libertarios').

Para Morris, son ellos quienes con su voto posicionarán al precandidato en el tercer puesto, debajo de Macri y Cristina -en ese orden. Su rival directo, Roberto Lavagna, quedaría en cuarto lugar en el escenario que se imagina su asesor político.

Los spots de campaña de Espert también son todo un tema de conversación: ya sea por consumo irónico o porque efectivamente se comparte la ideología que se plasmó allí, sus videos proselitistas insisten en esquivarle a la grieta Macri-Cristina y destacar que "no es corrupto".

Adiós a los "privilegios por ser mujer" (sic), al unicato sindical y a "la excusa de los Derechos Humanos para robarse millones de pesos": eso es lo que propone el economista en estos breves clips.

Con estas premisas -sumado a su intención de bajar el gasto público, los impuestos y achicar el Estado- Espert conquista a millennials y centennials de clase media alta y alta que creen no necesitar del Estado y se anotan a su filosofía "antisistema".

Sus promesas electorales incluyen una reforma laboral integral que toma como ejemplo la instalada por Jair Bolsonaro en Brasil, la prohibición de las huelgas docentes y la triplicación del presupuesto para las Fuerzas Armadas. Incluso, pocos días atrás, en un evento en Córdoba aventuró la posibilidad de impulsar "algo parecido, no igual, a la Convertibilidad".

Al parecer, su palabra predilecta para reflejar sus convicciones es "dinamitar". En repetidas ocasiones se lo escucha pronunciarla para referirse a aspectos económicos de la actualidad argentina y utilizarla en frases como "hay que dinamitar todo lo que estamos haciendo y eso incluye las leyes laborales".

Habrá que ver si tanta exposición en redes y encuentros en bares con las y los "pubertarios" lograrán llevarlo al ansiado tercer puesto electoral.

En esta nota:

Comentarios