No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad CAJA NEGRA

Pimpeano: "Llegamos a ser el pilar de nuestras familias"

El streamer de 22 años es el nuevo invitado del ciclo de entrevistas conducido por Julio Leiva. Familia, adolescencia y presente.

Tras el paso de Joaco por Caja Negra -el ciclo de entrevistas de Filo.News conducido por Julio Leiva- llega Pimpeano. Nacido Galo Blasco, el streamer se sometió al clásico reportaje y contó desde anécdotas a historias de su infancia y adolescencia, y muchas cosas más.

"Me defino como un pibe re piola que encajaría en cualquier parte. Soy humorista, no streamer, porque me gusta cambiarle el humor a la gente, hacer reír a las personas que quiero y amo. Desde chiquito siempre me gustó transmitir felicidad, hacer reír y cambiar el ánimo. En las juntadas familiares hacía chistes, bailaba, hacía el ridículo, subía el ánimo en el lugar", cuenta.

"¿Por qué Pimpe? Nunca lo conté en stream como te lo voy a contar ahora. Cuando era chico mi tío me cuidaba todos los días: me buscaba en el colegio, me daba la comida, todo, y mirábamos Panam en la tele. En ese momento mi familia me decía ‘Chiquitín’ porque era muy chiquito. Cuando empezamos a ver Panam, con la canción, esa ‘chiqui tin pin pam, chiqui tin pin pam’, me dejaron de decir chiquitín y me empezaron a decir ‘Pin Pam’", confiesa.

Y sigue: "Después, ya de más grande empezamos a jugar al ping pong todo el día en lo de mi abuela y entonces me empezaron a decir ‘Pin Pon’. Después me quedó el ‘Pimpu’ como diminutivo. Después me decían ‘Pimpunazo’ y llegó el ‘Pimpe’. Cuando me tuve que crear el nombre en Twitch, al principio me llamaba Galo Blasco, después me puse ‘Pimpunazi’ y me daba miedo que me banee Twitch, entonces le saqué el ‘nazi’ y me puse Pimpeano".

Ahondando en el ambiente familiar, Pimpe cuenta: "Nací en 1998 y en el 2001 mi viejo se fue a Italia. Él trabajaba en un banco, creo que lo rajaron y se fue para allá con una novia que tenía, y yo me quedo con mi vieja que me cría hasta los 15 años. Después volvió, pero yo seguí viviendo con mi familia en mi casa, en Parque Chacabuco, y él se fue a vivir a La Plata".

"Mi vieja nos crió, nos cría y nos ama a mí y a mi hermano. Se dedica mucho a mi hermanito porque tiene una discapacidad y mi vieja está a full con él, de chico tenía TGD (trastorno general del desarrollo). Él quizás no te puede decir ‘hola hermano, quiero que vayamos al kiosco a comprar un alfajor’, él te dice ‘quiero comer un alfajor’. Tiene 12 años y tenemos una relación re piola, nos cagamos de risa. Él me mira, pero tiene dificultad en el contacto visual".

En cuanto a sus aspiraciones personales, revela: "De chico siempre quise ser feliz, no importaba qué ser, pero feliz. Es el día de hoy que sigo pensando así. Más de guachín, tipo a los 13 años me dije que iba a hacer lo que me haga feliz. Cuando era más chico quería ser veterinario o jugar a la pelota".

Comienzos como streamer

“A fines de 2017 prendo mi primer stream y estuve todo el stream con el micrófono muteado, hice dos horas y persona que entraba, se iba, porque no estaba escuchando nada. Seguí stremeando y ahí es cuando me doy cuenta que eso me gustaba, pero lo tenía como algo paralelo porque yo trabajaba en callcenter, en un hotel y otros laburos. Lo empecé a tomar como un hobbie, para joder con amigos, para cagarme de risa y después me di cuenta que quería eso para mi vida", dice.

Y agrega: "Trabajé en varios callcenters, vendía seguros de hogar y teléfonos celulares. Hice el click cuando dejé el callcenter y pasé a trabajar en un hotel como encargado de depósito y mercadería. Trabajaba 9 o 10 horas por día y solo pensaba en llegar a mi casa y streamear, todos los días, durante 3 meses. Miraba streams en el laburo, me sentaba en la compu del laburo a llenar remitos o stock y estaba mirando stream. Me di cuenta que para qué iba a ahí si estaba 10 horas pensando en stremear, ¿por qué no me dedico a eso? Y me tiré a la pileta. Y estaba llena".

"Cuando dejo el laburo del hotel, tenía en Twitch dos mil seguidores, 2500. Ahí renuncié. Ese mes sabía que tenía que llegar a fin de mes o volver a trabajar. Ese mes hice los primeros U$S90 y viví con eso, el segundo mes con U$S130, que era nada, como $4000, y el Internet me salía $2000. Fue así. Después me mudé y ahí pude empezar a ganar un poco más de plata porque ya no dependía de mi vieja y podía stremear de noche y esas cosas", añade.

Vínculo con Joaco

“A Juanjo lo conocí en el colegio en 2011" -dice- "Nunca le digo ‘Joaco’, no hay chance. Al principio yo era un guachín detestable. Si me tengo que juntar con ese Pimpe, le digo que es un pelotudo. Era muy pibito que todo era como yo quería. Yo era muy canchero, discutía. Fuimos toda la secundaria juntos, pero nos empezamos a llevar mejor en segundo o tercero, que nos sentábamos juntos".

“Éramos quilomberos, en contra de todos. No nos importaba nada. Una vez estábamos yendo a gimnasia, a dos cuadras del colegio, y solíamos pasar por un kiosco a comprar algo para tomar o comer. Ese día teníamos solo para tomar y en una esquina paramos por el semáforo. Al otro lado de la esquina, había una mina con una bolsa de madera con empanadas, la mina empieza a cruzar y se le desfonda la bolsa, y caen las empanadas y nos miró a nosotros, que estábamos como diciéndole ‘no las agarres’. Ella caminó y Joaco ya estaba en el piso, soplando las empanadas. Rescatamos una sola y se la comió Juanjo”.

Y asegura: "Así como nos ves a través de la pantalla, así somos. Estamos todo el tiempo siendo nosotros mismos, los dos pibes que se sientan a charlar en la vereda o se cagan de risa yendo a comer. Somos dos pibes que te transmiten que son dos pibes, que están ahí, son transparentes, no hacemos personajes, somos nosotros mismos. Nos arrancamos a contar nuestro día en stream y eso no lo podés fingir. Estamos, debatimos, nos cagamos de risa, hinchamos las bolas, contamos cosas graciosas, que no sé por qué razón nos pasan cosas graciosas todo el tiempo, o será la manera de contarlas. Todo el tiempo tenemos una vida social de amigos con una cámara adelante y eso es muy transparente".

Altibajos y actualidad streamer

“Mi momento más abajo fue a fines de mayo, que toqué fondo zarpado. Tuve un problema personal, bastante grave y toqué fondo a full. Era el síndrome del payaso, prendía la cámara, hacer reír a 20 mil personas y después apagaba y era pollo. Sentí que me perdí en mí mismo, estaba muy triste, no podía ni trabajar, me era muy difícil sentirme yo al 100%, estaba fatal, estirado, mal psicológicamente. Me levanté con mis amigos y mi pareja, mi familia, con ellos me levanté del piso, porque estaba tirado mal”.

En cuanto a la actualidad streamer, dice: "Lo que nos está pasando… tenés que ser muy fuerte, con los pies en la tierra, no comerte nada, estar ahí, tranquilo. Como somos dos, yo lo traigo a él y él a mí, no nos comemos la peli, pero es difícil, complejo de entender y ponerse en el lugar de. Tratamos de dar un mensaje piola, enseñar valores y seguir haciendo lo nuestro y hacerlo como cuando tenía mil seguidores. Los números no te tienen que cambiar”.

Sobre su inspiración, cuenta: "A quien más respeto y de quien más me nutro es de Coscu. Ojo, no le doy la mano a cualquiera. Yo le apostaría a Kleos, pongo mi fichín ahí”.

Y cierra: "Llegamos a ser el pilar de nuestras familias, pude decirle a mi vieja que no vaya más a laburar y que ella pueda hacerse cargo de mi hermanito tranquila".

Cada semana se publicarán nuevos episodios de Caja Negra, en el cual diferentes figuras se someterán a las preguntas del periodista Julio Leiva. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

En esta nota:

Comentarios