No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad Economía

Radiografía de la conferencia de Guzmán: ¿Cuáles son los ejes de la gestión económica?

El ministro de Economía dio su primera conferencia de prensa donde presentó los lineamientos de lo que será su mandato y en esta nota te explicamos cada punto. 

Radiografía de la conferencia de Guzmán: ¿Cuáles son los ejes de la gestión económica?

Radiografía de la conferencia de Guzmán: ¿Cuáles son los ejes de la gestión económica?

Por: Candelaria Botto

Este miércoles, en el microcine del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán, en un tono pausado, seguro y tranquilo, delineó las bases de su programa macroeconómico: redefinir las prioridades para poner en el centro de escena la cuestión social y productiva, siendo consistentes con los desequilibrios heredados.

Frenar la crisis económica y social

Guzmán presentó los cambios que traerá su gestión, que parte de la necesidad de frenar la caída en la que se encuentra Argentina actualmente y de poner el foco en quienes están en una situación de mayor vulnerabilidad. 

En este sentido, criticó las recetas mágicas y las consignas "rimbonbantes" que nos llevaron a donde estamos hoy. El modelo de Cambiemos fracasó, pero no sólo por su gestión, el ministro remarcó que este tipo de recetas "en el mundo en general no han funcionado".

"Venimos a revertir esta situación" enfatizó el ministro de Economía.  

En nuestro país los resultados están a la vista: tasa de desempleo en más de dos dígitos, incremento de la pobreza y la indigencia, emergencia alimentaria y una inflación que será la más alta desde la salida de la hiperinflación en 1991. 

Situación de extrema fragilidad

Ahora bien hay que frenar la caída pero en una situación económica muy compleja, donde tenemos muchos desequilibrios que están conectados entre sí. Un hilo durante la conferencia del ministro, y que se corresponde con su formación académica, fue la visión integral tanto en el diagnóstico como en la propuesta del programa.

"Venimos a hacer las cosas con seriedad, con responsabilidad y sin creer en dogmas" dijo Guzmán. 

En este sentido, no se puede desconocer el desequilibrio fiscal, donde la carga de intereses es muy grande y aún no se consiguió el objetivo de déficit primario cero que tenía como objetivo la gestión anterior. Sin embargo, el ministro aseguró que, si únicamente quisiéramos conseguir el equilibrio fiscal, deberíamos realizar "un ajuste fiscal brutal que profundizaría esta situación de caída en la que esta Argentina".

Desequilibrio fiscal 

De esta forma, se reconoció el problema en las cuentas públicas y la necesidad de ir hacia el superávit fiscal (recaudar más de lo que se gasta) para poder hacer frente a los compromisos de deuda pública que tenemos. 

Sin embargo, en esto el ministro fue categórico: "en el 2020 no se puede hacer una contracción fiscal sin que se profundice la caída". Para evitar el circulo vicioso (ajuste fiscal --> mayor recesión y menor recaudación --> necesidad de mayor ajuste) es "necesario tener aire", sostuvo.

"Lo mejor que podemos hacer es detener la contracción, entendiendo que no tenemos los recursos para hacer un impulso fiscal fuerte" manifestó el economista.

Así como expuso la imposibilidad de que el año que viene se profundice el ajuste, también marcó la imposibilidad de generar un shock de expansión fiscal, ya que no se cuentan con recursos para solventar ese gasto. Según Guzmán, no hay acceso al mercado de crédito por el nivel de endeudamiento y financiarlo con emisión sería "desestabilizante". 

Reducir la inflación de forma paulatina y constante

En este sentido, es necesario pensar integralmente la política fiscal y monetaria. Con los niveles actuales de inflación (que se estima que rondará el 55% en 2019) debemos comenzar un proceso de desaceleración, sabiendo que no se resolverá de la noche a la mañana. Recordemos que este tipo de experiencias terminaron muy mal en nuestro país. 

"La inflación es mala para el sistema económico, distorsiona las decisiones, pero no se debe atacar sólo con política monetaria sino con una política macroeconómica integral" declaró Guzmán.

De esta forma, el titular de la cartera económica, piensa una forma de resolver el fuerte y sistemático incremento de precios de una manera radicalmente diferente a la gestión pasada. De hecho, en la conferencia aclaró que "el modelo anterior no entendió la transmisión entre la política monetaria y la formación de precios". 

El dólar y los controles cambiarios

Si bien no fue tema en sus declaraciones, en las preguntas posteriores fue consultado respecto a cómo continuarán los controles de cambios y la cotización verde. El ministro expuso que el gobierno anterior tuvo que implementar los cepos ante una situación de extrema ansiedad y que para poder sacarlos la economía argentina se debe tranquilizar. 

"Se esta viendo a que modelos cambiarios podemos ir" dijo el ministro. 

Según indica su formación teórica, aunque no lo dijo en la conferencia de ayer, el economista no ve con buenos ojos estos tipos de medidas. Sin embargo, fue claro en anunciar que mientras no haya mayores certezas no se levantará el cepo actual y que las futuras modificaciones, que deberían tender a sacarlo, se verán según la evolución de la economía. 

Insostenibilidad de la deuda

El fuerte nivel de endeudamiento argentino no es sostenible. Como expuso el economista, gran parte de esa deuda, que fue tomada en moneda extranjera, no se usó para generar una mayor capacidad productiva que sentará las bases para poder pagar luego el capital incrementado. 

"Nosotros venimos a resolver el problema de virtual default que dejo la gestión anterior" clarificó el economista.

El ministro fue claro en que los problemas económicos son reconocidos tanto por lo acreedores privados y los mercados (lo que se evidencia en un riesgo país arriba de los 2 mil puntos) como por el propio Fondo Monetario Internacional, con quienes ya inició conversaciones y aseguró que reconocen el fracasó de su programa de stand by que comenzó en 2018. 

En este sentido, Guzmán fue enfático en la posición constructiva a la hora de renegociar la deuda (en lugar de confrontativa) pero también en la importancia de que las decisiones que se tomen sean soberanas y se vayan a adecuar al programa económico integral.  

"No es un programa diseñado por el FMI, es un programa diseñado por nosotros, por eso estamos buscando adecuar el acuerdo con los objetivos macroeconomicos que se establecen en este programa" afirmó el economista. 

Programa macroeconómico integral

La respuesta del actual ministro es presentar un programa que ordene todos estos desequilibrios de una manera consistente para poder sentar las bases para el crecimiento económico, es decir, no resolver un desequilibrio generando otro. 

"No venimos a hacer promesas rimbombantes, eso no funciona", expuso el economista.

Esto requiere un pensamiento a mediano y largo plazo, donde los problemas no se resolverán de un día para otro sino que tenderán hacía eso. Lento pero seguro, sin patear la pelota. La clave será la transparencia en las comunicaciones para evitar incertidumbres y tranquilizar la ansiosa economía argentina. 

"Debemos ser flexibles porque vivimos en un mundo de alta incertidumbre, hay que estar preparados para lidiar con las posibles contingencias", afirmo Guzmán. 

El ministro habló de trabajar en un sendero de crecimiento, que conduzca a superavit fiscales y comerciales que puedan hacer frente a los compromisos de deuda que se renegocien. Esta será la base sobre la cual se establecerán las consultas con los acreedores y el FMI, pensando el problema de la deuda como una arista del plan macroeconómico. 

En el mismo sentido, se piensa la política monetaria como otra de las aristas del programa donde se espera comenzar un camino de desaceleración de la inflación a partir de 2020, paulatino y constante que nos conduzca a incrementos de precios anuales de un dígito (algo que hoy solo logramos mensualmente).

Una argentina que produce, que aprende y que trabaja

El flamante ministro expuso "trabajar para frenar la caída, tranquilizar la economía argentina y sentar las bases de un crecimiento económico que sea sostenible y con inclusión social". La clave será lo productivo, la creación de empleo en una Argentina más dinámica, con prioridades organizadas en base a quienes están en peores condiciones y dejando en claro el rol del Estado en el desarrollo nacional.

De esta manera, Guzmán anunció que enviará un proyecto de ley de solidaridad y reactivación productiva a las sesiones extraordinarias del Congreso que contendrá "medidas orientadas para lidiar con esta crisis económica".

"La reputación hay que construirla con un plan económico consistente", afirmó el ministro.

Si bien lo primero que se necesita es tranquilizar la economía y frenar la caída, el ministro no dejó de mencionar la importancia de la creatividad y la generación de conocimiento para pensar en el desarrollo en el mundo actual.

En esta nota:

Comentarios