No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Reabrió "La Giralda", un bar histórico de la calle Corrientes

El lugar volvió a abrir sus puertas luego de permanecer cerrado casi tres años.

Reabrió "La Giralda", un bar histórico de la calle Corrientes

Reabrió "La Giralda", un bar histórico de la calle Corrientes

El histórico bar "La Giralda", que se encuentra en la avenida Corrientes, en el centro porteño, reabrió hoy sus puertas a las siete de la mañana tras casi tres años desde su cierre. El lugar volvió a funcionar bajo una nueva administración, que remodeló su interior, aunque conservó su fachada.

La apertura del bar contó con la presencia de decenas de clientes que pidieron chocolate con churros, el icónico menú por el que es reconocido el sitio. El local había sido inaugurado en 1930, pero cerró en 2018 por problemas económicos.


Gabriel García y Nicolás Marques, quienes compraron el lugar a la familia Nodrid, antiguos propietarios del lugar, expresaron que la intención era abrir a mediados de 2020, pero la pandemia frenó los planes.


"El icónico chocolate con churros no lo vamos a modificar pero sí abarcamos una oferta gastronómica más amplia y variada que antes, con almuerzo, cena, y barra de tragos. Vamos por ese público también" expresó Marques a la agencia de noticias Télam.

Además, los nuevos dueños comentaron que conservaron el frente de la cafetería y recuperaron las maderas con los espejos tallados al ácido que están en todo el perímetro del lugar. También replicaron el cartel de neón que dice "chocolate con churros", de la antigua Giralda, las mesas de mármol y sillas estilo thonet.

"La Giralda" nació en 1930 como lechería, de la mano del andaluz Francisco Garrido, pero fue recién en 1951 que se convirtió en un símbolo de la calle Corrientes. Ese año fue adquirida por Antonio Nodrid, quien conservó el nombre, la marca de chocolate de su primer dueño y la tradición de los churros.Su bisnieto fue el último Nodrid que estuvo a cargo del bar hasta que los problemas económicos lo obligaron a cerrar en 2018.

 

 

 

Comentarios