No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad DESCUBRIENDO PUERTO MADRYN

Recupera pantalones y camisas de jean y los transforma en ballenas y ballenatos

Luciana Retomal tiene 48 años y con este emprendimiento que tiene base en Puerto Madryn evita que las piezas de denim que cumplieron su vida útil terminen como residuos en la basura.

Luciana Retomal tiene un emprendimiento de productos regionales y sustentables en Puerto Madryn

Luciana Retomal tiene un emprendimiento de productos regionales y sustentables en Puerto Madryn

Por: Stefanía Dommarco

Luciana Retomal tiene 48 años vive en Puerto Madryn y confecciona productos regionales con conciencia ambiental. A diferencia de cualquier otra tienda de recuerdos de la ciudad ella ofrece ballenas y ballenatos sustentables que están confeccionados a partir de prendas de jean que estaban a punto de convertirse en basura.

Recupera pantalones y camisas de jean y los transforma en ballenas y ballenatos

Cuando un pantalón o una camisa de denim cumplió su ciclo de vida útil ella lo recupera y acondiciona para utilizarlo como materia prima para su producción. Hay que tener en cuenta que cuando una prenda es descartada (y no reciclada) desperdiciamos también los recursos que fueron utilizados para elaborar aquella prenda como agua y energía. Para hacer un jean se gastan 7.500 litros de agua, el equivalente a lo que consume una persona en siete años.

Además la industria textil es la segunda más contaminante, provoca al menos un 20% de la contaminación acuífera con los productos tóxicos derivados del teñido (natural o sintético) que van directo al agua.

Recupera pantalones y camisas de jean y los transforma en ballenas y ballenatos
Recupera pantalones y camisas de jean y los transforma en ballenas y ballenatos

Teniendo en cuenta estos datos podemos resaltar el gran impacto ambiental del emprendimiento de Luciana, Titina Tomatina: “Recupero el 70% de la prenda. De un pantalón recto y grande, salen un promedio de 5 ballenas, 2 grandes y 3 ballenatos. De un chupín, entre tres y cuatro. Lo que queda al final (el 30%) son las costuras de los costados, la cintura y los bolsillos que ya no se puede encimar”, explicó la mujer en una visita que Filo.News realizó a su taller ubicado en “La Casa” un showroom que contribuye a la identidad regional con arte y diseño de productores locales.

Recupera pantalones y camisas de jean y los transforma en ballenas y ballenatos
Recupera pantalones y camisas de jean y los transforma en ballenas y ballenatos

No solo las ballenas y ballenatos que confecciona Retomal contribuyen a mitigar la huella de carbono también el resto de los artículos y juguetes infantiles que ofrece porque están hechos a mano con descartes de tela, rezagos industriales que si no se convertían en pingüinos o caballitos hubieran sido incinerados (lo que se traduce como dióxido de carbono a la atmósfera) o hubieran terminado como desechos, dispersos por el planeta.

Hoy, en temporada de ballenas y sintiendo en la ciudad la reactivación del turismo, Luciana vende 250 ballenas por mes. Hay dos tamaños, la ballena grande que cuesta $1700 y la pequeña o ballenato que vale $1200. Para poder responder a la demanda tuvo que crear una red para conseguir pantalones y camisas de jean que estuvieran rotos o en desuso. Primero recibía piezas solo de familiares, conocidos y amigos, hoy esa red se extendió y ahora la gente directamente le acerca la ropa al showroom.

Recupera pantalones y camisas de jean y los transforma en ballenas y ballenatos

“Todo pantalón que no tenga otro fin a mí me sirve”, concluyó Luciana quien sobre el final deslizó que su fue su papá quien le heredó su amor por la costura. “Él era maestro rural (ahora se jubiló) y por necesidad cuando estaba en escuela pupilo en Entre Ríos aprendió a coser, a cortar el pelo a cocinar. Nos hacía los juguetes y hasta una campera de jean me hizo que no era muy común en esa época”, cerró.  

Comentarios