Actualidad Salud

Tres errores que cometemos los mendocinos a la hora de la cena

La falta de tiempo, el cansancio o algunas costumbres que se hacen hábitos pueden complicar nuestra salud general y hasta el descanso nocturno.

La cena de viernes. Gentileza Unsplash

La cena de viernes. Gentileza Unsplash

Por: Morena Esquivel

Llega el viernes. Día largamente esperado para cortar con la rutina, despejar los problemas del trabajo, encontrarse con amigos y familia. Se sabe: en Argentina -y Mendoza no es excepción- la comida es la excusa perfecta para sentarse a la mesa a ponerse al día. 

Sin embargo, algunas de las situaciones que se suelen dar en la cena pueden resultar nocivas en el largo plazo. No se trata de prohibir rituales, sí, de sacar el máximo provecho de lo que se pueda disfrutar en el momento de corte del día. 

En diálogo con profesionales y con visita a sitios especializados FiloNews recopiló los siguientes errores a tener en cuenta. 

Beber alcohol en exceso

Luego de una semana atareada una copa de vino o alguna cerveza compartida es tentadora. Inclusive es posible que te duermas más rápido luego de un par de copas, pero el exceso de alcohol afecta el descanso durante toda la noche. La sustancia altera el flujo natural a través de las distintas fases del sueño. Esto provoca una noche de sueño ligero y menos profundo que hace que te sientas cansado al día siguiente.

Con moderación.
Con moderación.

Comer justo antes de ir a la cama

Puede suceder que la semana haya estado tan cargada que solo quieras comer e "ir al sobre derecho." Esta no es una buena idea. Los expertos indican que cenar demasiado tarde -y acostarse inmediatamente- puede causar niveles de azúcar en sangre que tu cuerpo no puede asimilar. A la larga, puede resultar en acumulación de grasa, resistencia a la insulina, aumento de peso y trastornos metabólicos.  Se aconseja que la última comida sea 2 o 3 horas antes de dormir. 

Hacer de la cena la comida más importante del día

El dicho popular reza: "Desayuna como rey, almuerza como príncipe, cena como mendigo." Dejando el análisis de clase de lado, hay algo de sabiduría en la expresión. Si estás intentando perder peso, es mejor que la comida más abundante no se dé por la noche. Se sabe que comer más temprano y, más veces durante el día, provoca cambios hormonales que te mantienen con la sensación de saciedad durante más tiempo. 

Mejor para un almuerzo.
Mejor para un almuerzo.

 Fuente: Runtastic.

Comentarios