No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Movilidad

A un McLaren de alto rendimiento lo quieren convertir en chatarra

Fue importado de manera ilegal en Filipinas y, teniendo en cuenta los antecedentes en aquél país, terminar aplastado es una opción.

A un McLaren de alto rendimiento lo quieren convertir en chatarra

A un McLaren de alto rendimiento lo quieren convertir en chatarra

Los apasionados por los fierros conocen a Filipinas como un país en el que no se tiene piedad con decenas y decenas de vehículos. Las autoridades están alertas a las importaciones y evasión de impuestos, con medidas que pueden llevar a la destrucción de los autos.

El país gobernado por Rodrigo Duterte no se anda con muchas vueltas y toma duros castigos con la delincuencia. En este caso la Oficina de Aduanas avisó sobre la interceptación e incautación de un contenedor que recientemente llegó al puerto de Manila. E

Los hechos tuvieron lugar el pasado 16 de julio, cuando el McLaren 620R llegó al puerto de manila dentro de un contenedor, aunque oficialmente figuraba como si fuera un Porsche un Cayman.

¿Por qué sucede esto? Los impuestos a pagar por importar el deportivo alemán son de un 10% menos de lo que hay que pagar por el mismo proceso con el 620R, valorado en 674.131 dólares. Importar al vehículo británico requiere del pago de 324.669 dólares en tasas.

Para el comprador implica enfrentarse a cargos por intentar evitar el pago de los impuestos, así como por importar ilegalmente un vehículo, pero la peor parte se la va a llevar el pobre McLaren 620R.

Todavía no se ha confirmado, viendo lo sucedido con otros autos exóticos de alta gamas, puede terminar aplastado convirtiéndose en chatarra.

El 620R es una edición especial con especificaciones de competición de la categoría GT4. Incluye un kit aerodinámico, un enorme alerón de fibra de carbono, asientos de carreras y un motor 3.8 V8 biturbo llevado hasta los 620 caballos de fuerza.

En esta nota:
  • McLaren

Comentarios