Autonexo

Choque frontal: qué sucede durante el tipo de impacto más común en ruta

Es el caso más utilizado en simulaciones ya que es la clase de colisión más frecuente.

Así quedó el Volkswagen Gol luego del choque cerca de Carmen de Areco.

Así quedó el Volkswagen Gol luego del choque cerca de Carmen de Areco.

Un nuevo caso con múltiples muertes ratifica la estadística. Ocho personas fallecidas es el triste pero habitual resultado de una nueva tragedia en nuestras rutas, que involucró a dos vehículos que colisionaron de frente, cerca de Carmen de Areco.

No es casualidad que todas las organizaciones del mundo dedicadas a evaluar la protección de los autos mediante pruebas de choque comiencen con un ensayo de impacto frontal.

Si bien no están esclarecidas las causas del incidente, sí se sabe el choque fue frontal. Es por eso que las pruebas de choque comienzan por simular un impacto de frente, ya que es el tipo más frecuente de colisión en rutas y porque que resultan en lesiones graves o mortales más elevadas.

En general, la prueba se realiza a 64 km/h y el auto impacta sobre el lado del conductor (en un 40% de la trompa) contra una barrera deformable, lo que termina imitando el choque entre dos vehículos de tamaño similar.

Eso mismo ocurrió en el choque de Carmen de Areco, en el que colisionaron un Volkswagen Gol y un Chevrolet Prisma, modelos que tienen una masa similar.

En los ensayos, la velocidad de 64 km/h al momento impacto representa los efectos sobre el vehículo en estudio de una colisión entre modelos en la que cada uno viaja aproximadamente a 55 km/h.

La investigación en siniestralidad ha demostrado que esta velocidad de impacto cubre una proporción significativa de las colisiones graves y fatales.

No hace falta imaginar mucho las consecuencias si el choque fuese con un vehículo viajando más rápido.

Incluso a esa velocidad de prueba, los resultados pueden ser catastróficos en algunos casos, especialmente para modelos de nuestra región, que no cuentan con una exigencia de seguridad alta, que sí se pide en otras partes del mundo.

En un choque frontal juega un papel fundamental la deformación programada del vehículo. El diseño todo lo que está detrás del paragolpes fue pensado para que se arrugue y absorba parte de la fuerza del impacto.

Pero inclusive a 64 km/h se pueden advertir intrusiones al habitáculo que pueden lesionar las piernas o inclusive hacer colapsar la estructura y provocar daños más severos sobre el pecho o la cabeza de los ocupantes.

No hay que olvidar que en un choque de tránsito son tres los impactos. El del vehículo contra otro vehículo u objeto; el del cuerpo contra algún elemento del habitáculo; y el de los órganos que terminan colisionando con alguna cavidad del cuerpo si la desaceleración es grande.

Por eso resulta vital el uso del cinturón de seguridad en todo momento, ya que es el responsable de que conservemos la posición durante el choque. Por más sistemas de seguridad que tenga un auto, sin el cinturón de seguridad correctamente ajustado, son mínimas las chances de sobrevivir a un choque.

Comentarios