No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Autonexo

La discapacidad no es impedimento para conducir vehículos

Los autos se pueden adaptar y depende de la limitación de cada persona.

La discapacidad no es impedimento para conducir vehículos

La discapacidad no es impedimento para conducir vehículos

Más de tres millones de argentinos padece alguna discapacidad y, según sea su limitación física o sensorial, no existen impedimentos para que conduzcan correctamente un vehículo.

En la primera semana de diciembre, se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. En estas fechas se propone una mayor integración en la sociedad de las personas que tienen algún tipo de invalidez.

Las discapacidades que prevalecen entre los argentinos pueden ser la motora, la visual, la auditiva y la mental-cognitiva.

Dependiendo de su limitación, pueden manejar vehículos sin inconvenientes. Algunos tipos de invalidez como la auditiva o visual son controlables y no significan un impedimento o una licencia especial, porque pueden compensarse, por ejemplo, con audífonos o lentes.

Si el conductor necesita adaptar el auto para un manejo eficiente, debe gestionar una licencia clase F, que es complementaria de la categoría que los habilite a conducir. Actualmente, 75.304 personas cuentan con la licencia clase F vigente.

Las modificaciones que se le realicen al vehículo deben permitirle a quien maneje alcanzar todos los mandos para garantizar una conducción segura y cómoda. En la instancia del examen, si el conductor necesita un vehículo adaptado, la prueba práctica debe hacerse con dicho auto para demostrar su aptitud en el manejo.

En la organización sin fines de lucro Fleni, existe desde el 2002 la Clínica de Conducción, un espacio que brinda un servicio integral para la rehabilitación e inserción de los pacientes en la conducción de un automóvil.

Además, la Ley Nacional N°19.279 facilita la adquisición de un vehículo para el uso exclusivo de personas con discapacidad. También, las instituciones sin fines de lucro u organismos estatales que se dediquen a la rehabilitación de personas con discapacidad, pueden adquirir un vehículo con una capacidad de mínima de ocho personas sentadas o transportadas en sillas de ruedas o similares.

En esta nota:
  • Discapacidad

Comentarios