Protón salud

A 52 años del primer bypass coronario realizado por Favaloro

Fue en la clínica Ohio, en Cleveland. El procedimiento salvó, desde entonces, millones de vidas.

A 52 años del primer bypass coronario realizado por Favaloro

A 52 años del primer bypass coronario realizado por Favaloro

Avatar del

Por: Leandro Slipczuk *

En el mes de mayo se cumple el aniversario de uno de los descubrimientos más importantes en cardiología: la cirugía de bypass de las arterias coronarias. Este procedimiento, se realiza cuando las arterias que proveen sangre oxigenada al corazón se encuentran obstruidas. Lo que se hace, entonces, es conectar otra arteria o una vena, lo que permite mantener la correcta irrigación sanguínea del músculo cardiaco.

La primera operación exitosa fue realizada, en verdad, el 2 de mayo de 1960 en el hospital Montefiore del Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York, por un equipo liderado por los doctores Robert Goetz y Michael Rohman. Pero el 9 de Mayo de 1967, el doctor René Favaloro realizó en la Cleveland Clinic en Ohio el primer bypass coronario usando la vena safena. Con modificaciones posteriores, esta técnica se sigue utilizando hoy en día y mantiene su valor a pesar del aumento de la angioplastía coronaria mediante uso de stents.

La enfermedad de las arterias coronarias sigue estando, sin embargo, al tope de las causas de muerte y discapacidad en el mundo, y afecta a todas las clases sociales, con un mayor impacto en las poblaciones de bajos recursos. La prevención, el tratamiento de los factores de riesgo y la revascularización apropiada son los elementos fundamentales para combatir esta enfermedad.

Causas

La acumulación de colesterol en la placa coronaria, junto con un proceso de inflamación, lleva a eventos de ruptura de esa placa, lo cual potencialmente puede obstruir las arterias y generar el infarto de miocardio en el dolor de pecho agudo o la progresión de angina de pecho en el dolor crónico.  

Los factores de riesgo tradicionales que incrementan el riesgo de enfermedad coronaria incluyen la hipertensión (presión alta), tabaquismo, enfermedad renal, colesterol alto, diabetes, historia familiar de enfermedad coronaria familiar y la obesidad. Simultáneamente, otros factores de riesgo como las enfermedades inflamatorias crónicas,  niveles altos de proteína C reactiva y lipoproteina(a) son cada vez más aceptados en la práctica clínica. Sin embargo, diferentes estudios han demostrado que inclusive en personas sin estos factores de riesgo tradicionales puede encontrarse enfermedad coronaria significativa.

El estudio de calcio coronario mediante una tomografía de corazón permite una rápida visión de las arterias coronarias y, por consiguiente, una evaluación del riesgo personalizada para el paciente. Cuando no se visualiza calcio coronario, las chances de tener un evento coronario son bajas.

Por el contrario, cuando se encuentra mucha placa en las coronarias,el riesgo puede ser tan alto como el de un paciente con historia de infarto coronario. Las nuevas guías del manejo del colesterol de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) apoyan el uso de esta tecnología en pacientes sin historia de enfermedad coronaria mayores de 40 años de edad, en los cuales el riesgo no es claro.

Diagnósticos y controles

Desde el punto de vista diagnóstico, el crecimiento del uso de diferentes modalidades de imágenes, incluyendo la angiografía por tomografía computada, test de perfusión mediante resonancia magnética nuclear, medicina nuclear o la ecocardiografía de esfuerzo permiten al cardiólogo tener una variedad de herramientas disponibles para elegir de acuerdo al paciente.

Adicionalmente, nuevas tecnologías como el uso de análisis computacional y plataformas de inteligencia artificial para el análisis de la placa coronaria y la evaluación de las obstrucciones vistas en la angiografía por tomografía computada, permiten disminuir el porcentaje de cateterismos cardiacos innecesarios y mejorar el planeamiento de los procedimientos de revascularización y/o de tratamiento con farmacéuticos.

Desde el punto de vista del tratamiento médico, en los pacientes con placa en las arterias coronarias, así como en los que han sufrido de un infarto y/o recibieron angioplastia o bypass coronario, una variedad de medicaciones permiten hoy en día el control adecuado del colesterol.

Nuevas medicaciones, como ejemplo los inhibidores de la enzima PCSK9 (medicación inyectable cada 2 o 4 semanas), permiten la disminución significativa del colesterol en pacientes con niveles niveles genéticamente muy altos de colesterol, pacientes que no toleran las medicaciones tradicionales (estatinas) o en aquellos que a pesar del uso de dosis máximas de estatinas no alcanzan los niveles bajos de colesterol deseados, disminuyendo así el riesgo de infartos recurrentes.

Otras medicaciones disponibles como el Icosapent Ethyl (ácidos grasos omega-3 con alta concentración de ácido eicosapentaenoico) han demostrado una disminución del 25% de los eventos cardiovasculares en pacientes de alto riesgo con triglicéridos altos y un colesterol “controlado”.

Desafíos

Estos avances tecnológicos permiten hoy más que nunca generar un diagnóstico más certero y un tratamiento más eficaz de la enfermedad coronaria. Sin embargo, el acceso a una nutrición adecuada, las facilidades para realizar ejercicio así como la disposición de estas tecnologías permanecen limitados a nivel internacional y en ciertas poblaciones inclusive los recursos de salud básicos pueden no encontrarse disponibles.

La educación tanto de los pacientes como de los trabajadores de la salud así como  las políticas de salud que faciliten el acceso de los más vulnerables representan pilares esenciales para disminuir la incidencia de enfermedad coronaria.


*Cardiólogo. Profesor de medicina en Sidney Kimmel Medical College, Thomas Jefferson University, Philadelphia, Estados Unidos.

Comentarios