No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

Argentinos inventaron un hidrogenerador que produce grandes cantidades de energía limpia

Tras cinco años de trabajo, finalmente culminó el proyecto de un generador de energía limpia no intermitente de alta generación.

Argentinos inventaron un hidrogenerador que produce grandes cantidades de energía limpia

Argentinos inventaron un hidrogenerador que produce grandes cantidades de energía limpia

Tras cinco años de trabajo, finalmente culminó el proyecto de Carlos Faour Lucchese, Julio Comparada, Eduardo Martino y Federico Gietz de Hydro Patagonia junto al inventor Enrique Sebök enfocado en energías renovables: el primer generador de energía limpia no intermitente de alta generación.

"Estoy muy feliz. Hacía tiempo que venía esperando este momento. El hidrogenerador estuvo en el agua cerca de seis horas y las mediciones que realizamos superaron la producción de energía que esperábamos", contó Faour Lucchese a Infobae.

El SBK1, como lo llaman ellos en honor a Sebök, arquitecto e ideólogo del hidrogenerador; mide doce por doce, genera 240 kVA y no causa efectos ambientales negativos. "No produce impacto ni en la flora ni en la fauna marina. Incluso, hasta podría incorporar oxígeno al agua. Sería una especie de probiótico", explica Sebök.

“Dentro de las energías renovables existe la fotovoltaica y la eólica. La primera, por ejemplo, genera electricidad entre el 10 y el 15% del tiempo. En el caso del hidrogenerador, como los ríos corren permanentemente, se supone que el porcentaje de generación de electricidad es cercano al 100%".

Faour Lucchese destaca, también, que los materiales los fabricaron y desarrollaron en el país. Mientras que sobre su funcionamiento sostiene que es parecido a un molino eólico: "En este caso, en vez del viento, aprovechamos la corriente del agua del río, que hace girar unos rodillos, y así generamos energía".

"El aparato es como un auto: tiene un motor, un sistema de refrigeración, un sistema de control remoto, entre otras cosas. Hasta el momento nunca lo habíamos probado en el agua. Por eso la prueba del lunes 21 fue tan importante", agrega Sebök sobre la prueba de seis horas en el delta del río Paraná.

"Este aparato, si tiene éxito, podría dar trabajo a miles de argentinos. No hace falta que lo maneje ningún Gobierno. Sí, lógicamente, tiene que conceder el recurso natural, pero también puede contratarlo una fábrica, una minera o un pueblo. Hay pueblos en el norte del país, en las zonas cercanas a la cordillera de los Andes o a la cuenca del río Pilcomayo que podrían beneficiarse con esto", finaliza Sebök.

Comentarios