No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

Coronavirus: ¿Vence la primera dosis de la vacuna?

La Dra. Lucía Cavallaro y la bióloga Soledad Gori aclaran algunas dudas respecto al esquema de vacunación contra la enfermedad de Covid-19.

Coronavirus: ¿Vence la primera dosis de la vacuna?

Coronavirus: ¿Vence la primera dosis de la vacuna?

El 25 de marzo de este año, posterior a la reunión de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (organismo técnico que asesora a las autoridades nacionales sobre aspectos relacionados con la inmunización), la médica infectóloga Nathalia Katz informaba que, en base a la evidencia disponible, la situación epidemiológica, la limitada disponibilidad de dosis a nivel mundial y las demoras en fechas y cantidades de entrega por los productores; se recomendaba aplazar las segundas dosis de cualquiera de las vacunas actualmente disponibles en nuestro país a un intervalo mínimo de 12 semanas (3 meses) desde la primera dosis con el fin de ofrecer protección al mayor número de personas lo más pronto posible.

Como describió la Sociedad Argentina de Infectología, se trata de una medida sanitaria de carácter dinámico y evaluada de manera permanente en función de la aparición de nueva evidencia; pero habiendo pasado ya cierto tiempo, empezó a surgir desconcierto entre quienes, pasados los tres meses, todavía no recibieron la segunda dosis: ¿Resulta menos efectiva la vacuna cuánto más tiempo pasa entre la primera y la segunda aplicación? ¿"Vence" la primera dosis en el cuerpo? ¿Deja de servir? 

"Primero estaba la necesidad de saber si la vacuna podía funcionar o no y la urgencia de tener una vacuna en el menor tiempo posible, entonces el tiempo entre la primera y la segunda dosis se estableció para algunas vacunas en 21 días, para otras en 28; eso funcionó y se arrancó con ese esquema. En algunas situaciones, se probaron distintas dosis (distinta cantidad del inmunógeno en la vacuna) o se probaron distintos tiempos y lo que se pudo observar es que, cuanto mayor separación había entre la primera dosis y la segunda, se lograba una mejor respuesta. De modo tal que lo que se había establecido en un principio era un plazo mínimo y no máximo", comienza explicando sobre la ventana de tres meses la Dra. Lucía Cavallaro, presidenta de la Sociedad Argentina de Virología (SAV) y profesora en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA.

De ahí que los tres meses no fueran un techo sino un piso: "Fue una decisión que se discutió a nivel global. Se consensuó entre expertos en vacunas de todo el mundo que la mejor estrategia sería vacunar con una dosis al mayor número de individuos posibles".

Sin embargo, al pasar cuatro o cinco meses entre una aplicación y otra si bien la vacuna no "vence", agrega la bióloga e investigadora del CONICET Soledad Gori, el problema será en algún momento quedar parcialmente desprotegido, "pero apenas tenés la segunda dosis, el cuerpo vuelve a activar toda esa respuesta". 

"No es que te cambia la eficacia, porque la memoria inmunológica no funciona así. Justamente, lo que hace la primera exposición al virus es dar la mayor protección, generar la primer respuesta inmune y la memoria; y lo que hace la segunda es hacer que perdure esa respuesta en el tiempo".

Cavallaro detalla ese proceso que involucra la memoria inmunológica y añade: "En la primera dosis lo que hacés es inmunizar de manera tal que el individuo quede con una memoria inmunológica tanto a nivel de células B, responsables de las síntesis de anticuerpos, como de células T, que son efectoras, destruyendo células infectadas directamente. 

"Entonces, cuando das una segunda dosis, sería como un efecto similar a si ese individuo se reinfectara con el virus: lo que se hace es mejorar la primera respuesta, se hace más específica hacia el antígeno con el cuál estás inmunizando, le da mayor duración en el tiempo, y aumenta la magnitud (mayor cantidad) y la calidad de esos anticuerpos".

La presidenta de la SAV explica, a su vez, que las células de memoria que intervienen en la protección, son células de larga vida. "En general duran años, no es que duran 90 días y a los 120 días se murieron", dice Cavallaro. "La única desventaja [con una única dosis] es que tenés un menor nivel de protección que cuando tenés la dos dosis".

En este sentido, Soledad Gori aclara —sobre lo que se venía diciendo con la aparición de la variante delta—, que no es lo mismo tener una dosis que no estar vacunados. "Si no estás vacunado no tenés ningún tipo de respuesta. En el caso de que estés vacunado, apenas te dan la segunda [dosis] ya tenés una respuesta muchísimo más rápida y más alta porque ya tenés un primer encuentro con el virus".

Asimismo, "Si no se vacuna al menos con una dosis a la mayor parte de la población por priorizar sólo esquemas completos, ponemos en riesgo a estos últimos también porque el virus sigue circulando y genera variantes nuevas, para las que quizás ni el esquema completo alcance".

Aún así, completar el esquema sigue siendo imprescindible. "Hoy, a la luz de todas las variantes de preocupación que ya tenemos identificadas, más otras variantes de interés, ya sabemos que este virus va evolucionando rápidamente. Sumado a las distintas situaciones que contribuyen a esta emergencia, la situación se plantea hoy es que debemos tener vacunada a la población con dos dosis lo antes posible. No quiere decir que tener una dosis no sirve pero tenemos que llegar a las dos", concluye Cavallaro.

Comentarios