No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

Por qué no deberías usar zapatos dentro de tu casa

¿Qué contaminantes hay en el hogar y cómo llegaron allí?

Por qué no deberías usar zapatos dentro de tu casa

Por qué no deberías usar zapatos dentro de tu casa

Es común que cuando pisamos barro o algo desagradable limpiemos nuestros zapatos, pero ¿qué pasa al llegar a casa?, ¿siempre te descalzás en la puerta? Aunque es costumbre en países asiáticos o en naciones de mayoría musulmana, mucha gente no lo hace, lo que arrastra en la parte inferior de su calzado es lo último en lo que piensa al entrar.

Pero ojo, un equipo de químicos ambientales que se pasaron una década examinando los ambientes interiores y los contaminantes a los que las personas están expuestas en sus propios hogares advierten que es mejor es dejar la suciedad fuera de la puerta.

Las personas pasamos hasta el 90 % del tiempo en interiores, por lo que la cuestión de si usar o no zapatos en la casa no es trivial. Sobre todo si tenemos en cuenta que alrededor de un tercio de la materia que se acumula dentro proviene del exterior, ya sea movido por el viento o arrastrado por nosotros mismos en un par de zapatillas aparentemente limpias.

Según explican los químicos, es posible encontrar en los ambientes interiores no solo el polvo y la suciedad de las personas y las mascotas que mudan el pelo y la piel, sino también, por ejemplo, patógenos resistentes a medicamentos (es decir, bacterias, virus, hongos y/o parásitos que, por cambios a lo largo del tiempo, dejan de responder a los antibioticos o antimicrobianos, lo que hace más difícil el tratamiento de las infecciones), toxinas cancerígenas provenientes del asfalto de carreteras, autovías y autopistas; e incluso químicos para el césped y los jardines que alteran el sistema endocrino.

Aún más: en un estudio que llevaron a cabo, evaluaron los niveles de metales potencialmente tóxicos (como arsénico, cadmio y plomo) dentro de los hogares en 35 países y encontraron una conexión muy fuerte entre el plomo dentro de los hogares y el de los suelos de los jardines. La razón más probable para esta conexión es la suciedad que entró en el jardín o que fue pisoteada por los propios zapatos o por las mascotas.

Se trata de contaminantes inodoros e incoloros, y no hay forma de saber —explican— si los peligros de la exposición al plomo están solo en la tierra o en las tuberías de agua o si también están en el piso de la sala de estar.

En China y en muchos lugares de Asia se usan unas zapatillas especiales para estar dentro del hogar y, muchas veces, hay unas para los invitados.

¿Por qué arrastrarlos dentro de nuestras casas habiendo una alternativa tan simple como quitarse los zapatos en la puerta? "Más allá del ocasional golpe en el dedo del pie, desde el punto de vista de la salud ambiental, no hay muchas desventajas en una casa libre de zapatos", escriben.

"Todos sabemos que la prevención es mucho mejor que el tratamiento, y quitarse los zapatos en la puerta es una actividad de prevención básica y fácil para muchos de nosotros", agregan. Basta con tener algún calzado de interior que nunca se use afuera.

Comentarios