No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series Me quiere, no me quiere

Análisis | P. D. Todavía te quiero pierde encanto en esta segunda vuelta

Netlix le sigue apostando a sus historias adolescentes, esta vez, de la mano de la secuela de "A Todos los Chicos de los Que me Enamoré".

Amor de juventud(Netflix)

Amor de juventud | Netflix

Por: Jessica Blady

Netflix se anotó un hit con “A Todos los Chicos de los Que me Enamoré” (To All the Boys I've Loved Before, 2018), la adaptación de la novela homónima de Jenny Han publicada en 2014, autora young adult que se inspiró en su propio hábito de escribir larguísimas cartas a esos chicos de los que se enamoró (bah) en su época adolescente para darle forma a los relatos de Lara Jean Song Covey (Lana Condor), una jovencita de 16 años, de origen coreano-americano que, influenciada por las comedias románticas de la década del ochenta, fantasea con el amor ideal.

La saga literaria de Han continuó en 2015 con “P.S. I Still Love You”, y la plataforma de streaming no podía dejar pasar la oportunidad de seguir atrayendo a su público más ferviente con esta nueva aventura, el mismo que devoró otras historias teen como “El Stand de los Besos” (The Kissing Booth, 2018), “Sierra Burgess Is a Loser” (2018), “La Cita Perfecta” (The Perfect Date, 2019) y gran parte de las series de su catálogo.

Sofia Alvarez vuelve a hacerse cargo del guión, junto a J. Mills Goodloe, pero es el debutante Michael Fimognari el que se para detrás de las cámaras en reemplazo de Susan Johnson para retomar la historia en “A Todos los Chicos: P. D. Todavía Te Quiero” (To All the Boys: P.S. I Still Love You, 2020), la cual encuentra a Lara Jean transitando las primeras etapas de su noviazgo con Peter Kavinsky (Noah Centineo), totalmente enamorada, pero insegura por su falta de experiencia amorosa. La parejita se aventura en su primera  y exitosa cita, aunque el fantasma de la ex de Peter, Genevieve (Emilija Baranac), sigue dando vueltas en la cabeza de LJ.

Todas sus dudas se hacen más evidentes cuando recibe una carta de John Ambrose McClaren (Jordan Fisher), uno de esos destinatarios de las misivas originales y ex compañerito de escuela que se mudó hace rato. Sorprendido por las palabras de la chica, John confiesa que siempre tuvo sentimientos hacia ella, una declaración que empieza a confundir sus emociones, mucho más cuando ambos se encuentran en el asilo Belleview, lugar donde realizan tareas voluntarias.

Un romance viento en popa

Los coqueteos de John Ambrose -quien no está al tanto del idilio de Lara- y los constantes encuentros entre Peter y Gen, terminan por confundir a esta inexperta adolescente que ya no cree que este primer amor pueda durar para siempre. “A Todos los Chicos: P. D. Todavía Te Quiero” conserva cierto encanto y la ingenuidad de su predecesora gracias a su carismática y joven protagonista, pero la trama se diluye en un conflicto entre tres un tanto flojo y simplista, que evita los enredos que enriquecían y sostenían gran parte de la primera entrega.

Para llenar ciertos baches narrativos y abrir un poco más el juego, los realizadores introducen un interés amoroso para papá Covey (John Corbett) y una consejera para LJ en la figura de Stormy (Holland Taylor), una de las residentes de Belleview, ex azafata con mucho conocimiento en cuanto a los hombres y las relaciones que puede ayudar a la chica a transitar este tumultuoso camino.  

Tres son multitud

Por lo demás, la adaptación de la secuela de Han carece de verdadero atractivo y se queda en un planteo simplificado de “¿con quién se va a quedar al final esta chica?”. No hay mucho drama, ni romance, ni profundidad para estos personajes que tienen buena química, pero no aprovechan todo su potencial en pantalla. Fisher, sin dudas, es la gran revelación de esta segunda parte, pero su encanto no nos alcanza, como tampoco ese pequeño esfuerzo narrativo al intentar alejarse de los conflictos puramente amorosos y sumar otras facetas en la vida de Lara Jean como su relación con sus hermanas, sus compañeros, y hasta ex amigas como Gen. Queremos y necesitamos más.

La frescura de “A Todos los Chicos de los Que me Enamoré” -su ‘autenticidad’, la diversidad de su elenco, la ingenuidad de una trama que pretende alejarse de la oscuridad de cosas como “13 Reasons Why”- se diluye en esta nueva entrega que solo refuerza los tropos más gastados de las comedias románticas adolescentes, sobre todo aquellas de la década del noventa y los dos mil, de las que esta serie se hace eco cinematográficamente.

No hay tiempo para explorar otros conflictos

Lo que queda es una historia de amor que se aleja un poco del material original, pero no aporta demasiado al género o a la saga en sí misma. Pronto se vendrá la conclusión de las aventuras de LJ a través de “To All the Boys: Always and Forever, Lara Jean” -también dirigida por Fimognari-, y nos preguntamos qué otra vuelta le pueden dar a un relato que no logra expandirse ni profundizar (en la trama o los personajes), más allá de un conflicto específico. O sea, nos gustaba más la protagonista que exploraba sus opciones, sus dudas y sentimientos tan propios de la edad, no siempre ligados al noviecito de turno.  

En esta nota:

Comentarios