No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series Familia muy normal

Análisis | The Umbrella Academy S2: Una familia disfuncional superpoderosa en los '60

La segunda temporada vuelve a reunir a los hermanos Hargreeves en una década clave de la historia mundial y convierte todas debilidades de la primera en fortalezas.

Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera

Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera

Por: Ana Manson

Después de diez días intentando detenerlo, el fin del mundo fue inevitable. No alcanzaron los poderes de todo el clan Hargreeves, ni los estrictos entrenamientos del patriarca, mucho menos la buena voluntad; el Apocalipsis que Number Five (un experimentado viajero del tiempo atrapado en el cuerpo de un adolescente) vio en su futuro los alcanzó irremediablemente porque fallaron en lo único que tendrían que haber trabajado: estar unidos. Esta segunda temporada vuelve a encontrar al grupo fragmentado, pero se enfoca todavía más en sus relaciones interpersonales y el efecto que tienen unos sobre otros.

Los integrantes de la Academia Umbrella no se ajustan precisamente al paradigma de superhéroe, y éste es uno de los ejes con los que la serie juega constantemente para separarse de otras producciones del género. Si bien fueron entrenados para usar sus habilidades en la lucha contra el mal, prácticamente hacen de todo menos eso, utilizándolas para su propio beneficio y motivos egoístas. Esto se profundiza en la segunda temporada, con el pequeño detalle de que ya no están en 2019: todo lo que hagan afecta a la nueva línea temporal que crearon al viajar por error a los años sesenta y puede cambiar para siempre el curso de la historia.

A partir de este punto, analizaremos a grandes rasgos la segunda temporada tratanto de evitar spoilers y detalles específicos de la trama, más allá de lo que se vio en los trailers oficiales de Netflix (les dejamos acá abajo el último adelanto). Si aún no terminaste de ver la primera, te recomendamos ver el final antes de seguir leyendo. También te invitamos a leer la nota que publicamos ayer con las entrevistas al elenco y el showrunner de la serie sobre la segunda temporada, donde nos contaron detalles de la producción, los superpoderes de los protagonistas, la ambientación histórica y el vínculo con el material original, entre otras cosas.

La ciudad de Dallas en Texas durante la semana del asesinato de Kennedy es el escenario elegido por el showrunner Steve Blackman para las nuevas aventuras de The Umbrella Academy, basadas en la novela gráfica homónima de Gerard Way (ex integrante de My Chemical Romance) y el ilustrador Gabriel Bá. Al final de la primera temporada, cuando el Apocalipsis que tanto intentaron evitar los alcanza, Number Five utiliza sus poderes para salvarse a ellos mismos, a pesar de que fueron los verdaderos responsables de provocar el fin del mundo. Pero sus incontrolables habilidades fueron las que lo llevaron en primer lugar a quedar atrapado en un escenario post-apocalíptico, y sus cálculos vuelven a fallar una vez más.

Esparcidos a lo largo de los primeros años de la década del sesenta, cada uno de los protagonistas intenta reconstruir su vida sin los demás y esto los lleva a los lugares más insospechados: desde un manicomio hasta el club de pelea del mismísimo Jack Ruby, todos siguieron adelante sin pensar en las desastrosas consecuencias que podrían tener sus acciones a futuro. Klaus se convirtió en el líder de un culto del que ahora se siente prisionero, mientras que Ben lo sigue acompañando a todos lados como la voz de su consciencia, y esta temporada finalmente se revelará el por qué del vínculo de estos dos. A su vez, siente la necesidad imperiosa de avisarle a Dave sobre la guerra de Vietnam y sus desastrosas consecuencias.

Allison es una de las que mejor se adapta a esta nueva realidad, a pesar de todo

Mientras tanto, Alison se convirtió en una de las líderes locales del Movimiento por los Derechos Civiles, que intenta aprovechar la llegada del presidente y la prensa nacional para denunciar las injusticias y violencia racial que se vive en Texas. El timing de esta trama no podría ser más oportuno, y da lugar a emocionantes momentos que homenajean desde la ficción a los héroes cotidianos como Rosa Parks, que cambiaron con sus pequeños actos de rebeldía una realidad insostenible. Sin embargo, el hecho de que una lucha ocurrida hace sesenta años se refleje tan fielmente en la actualidad con el movimiento Black Lives Matter, solo es una prueba más del larguísimo camino que todavía falta por recorrer para lograr una sociedad más justa para todos.

Por su parte, Vanya vuelve a protagonizar una trama que gira alrededor del trauma y la salud mental. Aunque no profundice del todo en ninguno de estos temas, el mensaje es claro y  directo. Si hay algo en lo que The Umbrella Academy no repara es en sutilezas. Esta segunda temporada vuelve a hablarle a un público adolescente que consumió fervientemente la primera convirtiéndola en un éxito absoluto para Netflix, pero tiene suficientes elementos como para enganchar al espectador adulto y más experimentado, especialmente los fans del género. Y utiliza todos los recursos a disposición para seguir construyendo este universo por lo menos interesante, lleno de personajes diferenciales que son la clave de su atractivo.

Los poderes de Five y Vanya son tan incontrolables como sus temperamentos

En la línea de tiempo alternativa donde cae Number Five, los Hargreeves protagonizan una de las escenas más épicas de la pantalla chica, sentando el tono de la nueva temporada y uniendo sus poderes por el bien mayor, pero cuando ya es demasiado tarde. Con la oportuna aparición de uno de los personajes más queridos de la primera temporada, Five tiene la oportunidad de volver a reunirlos a todos y tratar de evitar -una vez más- el Apocalipsis. Cuando eventualmente logran volver a encontrarse, ya no son esos hermanos desapegados que pasaron trece años separados hasta que la muerte de su padre vuelve a reunirlos. Los lazos que se forjaron en la primera temporada son más fuerte que nunca y la aparición de nuevos personajes (y el regreso de otros) hará que se pongan a prueba.

Los viajes en el tiempo no son precisamente un tema fácil de narrar, y puede dar lugar a confusiones y huecos en la trama si no está bien tratado, pero The Umbrella Academy se las ingenia para crear sus propias reglas sin complicarse demasiado y sin dejar que las habilidades de los protagonistas lleven las riendas de la trama. Por el contrario, esta es una historia sobre una familia disfuncional que debe aprender a convivir y reencontrarse consigo mismos, luego de una infancia de abusos y una cantidad de secretos que siguen impulsando la historia y generando nuevas posibilidades infinitas para estos entrañables personajes, que con esta segunda temporada terminarán de consagrarse, dejando la puerta abierta para una tercera.

En esta nota:
  • Umbrella Academy
  • Netflix

Comentarios