Cine y Series The Long Game

El rating de Game of Thrones bate récords pero genera dudas

El primer capítulo de la octava temporada de la serie éxito de HBO fue visto por más de 17 millones de norteamericanos. Y aún así no fue suficiente

Daenerys (Emilia Clarke) y Jon (Kit Harington) están en el centro de la última temporada(HBO)

Daenerys (Emilia Clarke) y Jon (Kit Harington) están en el centro de la última temporada | HBO

Por: Ignacio Esains

“Game of Thrones” es el mayor fenómeno de la historia de HBO. Desde su fundación en 1972 el canal pago de cable nunca había tenido ratings como los que le ha alcanzado la serie en sus últimas temporadas, ni siquiera con sus series emblemáticas de hace 20 años como “The Sopranos” y “Sex & The City”.

Winterfell”, el primer capítulo de la octava temporada, alcanzó 17,4 millones de espectadores en su emisión inicial. 11,8 de esos millones lo vieron a través de distintos sistemas de cable y el resto utilizó el servicio HBO Go y su variante Now (que al parecer no tuvo los problemas técnicos que plagaron al estreno en plataformas digitales en Latinoamérica).

Estos números fueron suficientes para superar por tres millones de espectadores al programa más visto de 2019, el capítulo 15 de la temporada 12 de “The Big Bang Theory” (que casualmente, también está en sus capítulos finales). El logro es aún mayor ya que HBO llega a menos de 60 millones de hogares en los Estados Unidos, mientras que CBS (canal que transmite la comedia de los nerds) tiene una penetración del 78% del mercado de ese país, unos 250 millones de espectadores como tope.

"Winterfell" estuvo cargado de momentos emocionales diseñados para satisfacer a los espectadores más fieles

En el resto del mundo los números son igual de impactantes. La emisora Sky TV de Inglaterra anunció que con 3,4 millones de espectadores fue su estreno más exitoso. En Australia el primer episodio fue visto por 1,3 millones de espectadores, a pesar de que por cuestiones de huso horario se estrenó a las 11 de la mañana de un lunes.

No hay números oficiales de Latinoamérica, pero seguramente se hayan batido récords locales debido a la decisión de HBO de transmitir este primer episodio a suscriptores del abono básico de cable a través de Cinemax. La proyección global indica que unas 100 millones de personas vieron “Winterfell” dentro de las 24 horas de su estreno.

Y sin embargo, esos ratings están por debajo de lo que se podía esperar para este regreso.

El final de la séptima temporada auguraba la guerra que tomará lugar en la octava

En los 20 meses que pasaron desde el final de la séptima temporada, “Game of Thrones” ha pasado de ser una exitosa serie de culto a volverse lo más parecido que HBO haya tenido a un fenómeno popular. Es la serie más pirateada de todos los tiempos, las redes sociales están pobladas de memes y avatares de sus personajes, y hasta se está planeando un parque de atracciones estilo Disneylandia. La sensación es que todo el mundo ve “Game of Thrones”… ¿pero qué pasa si no es así?

El final de la sexta temporada sumó 8,9 millones de espectadores, mientras que el estreno de la séptima alcanzó 10,1m - un crecimiento de un 13%, a pesar de que sólo había pasado un año entre temporada y temporada. La octava, en cambio, sólo logró superar al final de la séptima por un 5%.

Aunque no gane en los ratings, la serie demolerá los premios Emmy gracias a actuaciones como la de Peter Dinklage (Tyrion Lannister)

Sin duda HBO imaginaba un mayor salto basándose en la expectativa que se había generado en redes sociales y las proyecciones de los analistas de audiencia. La revista especializada Entertainment Weekly predecía que el crecimiento sería de un 20% con respecto a la temporada anteriores, y un rating final de 19 millones.

Esos 17,4 millones de espectadores marcan un récord para la emisora, pero no están muy lejos de, por ejemplo, los 17,03m (sin contar servicios de streaming) que sintonizaron “The Walking Dead” en 2016 para saber a quién había matado Negan en el final de la sexta temporada. 

Este inicio de temporada tampoco hubiese superado a los campeones de la temporada 2018 en Estados Unidos: “This is Us” (promedio de 18,3 millones de espectadores), “The Big Bang Theory” (18,7m) y la remake de “Roseanne” (23,2m).

El 16 de mayo (sólo tres días antes del final de "Game of Thrones") CBS transmitirá el último capítulo de "The Big Bang Theory"

Por supuesto, los finales de temporada de “Game of Thrones” suelen ser más vistos que los primeros capítulos, y seguramente el episodio final supere con creces el rating del estreno. 

Un alza del 20% (similar a la que hubo entre el primer y último episodio de la séptima temporada) lograría que HBO supere los 20 millones de espectadores - un número que queda muy lindo en gacetillas de prensa, pero que aún así estaría lejos de los récords históricos.

El final de “Friends”, por ejemplo, fue visto por 52 millones de espectadores en 2004, mientras que 6 años antes “Seinfeld” superó los 78 millones. El final más visto de la historia sigue siendo “M.A.S.H.”, cuyo último capítulo, de 1983, fue visto por 105 millones de personas. Esos hipotéticos 20 millones de “Game of Thrones” ni siquiera serían suficientes para alcanzar a series de culto de los ‘80 como “Star Trek: The Next Generation” (31m), “MacGyver” (22,3m), o la modesta “ALF” (21,7m).

Es verdad que es un poco injusto comparar el alcance de cualquier serie moderna al de las más vistas de la historia. El público ya no está atado a los mismos tres o cuatro canales de aire, y alternativas como YouTube y las consolas de videojuegos disgregan aún más a las potenciales audiencias. Pero la perspectiva deja en claro que aún lo que hoy identificamos como un fenómeno masivo es, necesariamente, un producto de nicho.

"Friends" es gran ejemplo de una serie que nunca bajó su calidad - tanto que Netflix pagó 100 millones de dólares por los derechos de streaming para 2019

En la era del streaming, el valor de una serie como “Game of Thrones” está más allá de los espectadores que tenga o no durante su estreno. A la hora de pagar una suscripción no pensamos en el precio o la conveniencia, sino en el contenido, y un servicio como HBO (que produce menos de una veintena de series por año) necesita productos de calidad que atraigan a posibles suscriptores de aquí a cinco, diez, veinte años.

A HBO no le importa el rating, ni las tapas de revistas, ni siquiera la cantidad de tweets que se hayan enviado durante la transmisión. Lo que importa es que ese capítulo final sea memorable y la serie pase al panteón de las grandes historias de la televisión, ya que si la conclusión resulta decepcionante, el mismo público se puede ir en contra de la serie que amó y anular ese valiosísimo legado.

O sino, pregúntenle a los creadores de “Lost”.

En esta nota:

Comentarios