No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series No todas las heroínas usan capa

Quién es Blake Jenner, el ex de Melissa Benoist acusado de violencia

Con todo el poder que caraceriza a su alter ego televisivo, Melissa Benoist se atrevió a hablar y confesar los abusos que vivió a manos de su ex pareja. 

Una mujer de acero

Una mujer de acero

Por: Jessica Blady

No, no todas las heroínas usan capa, pero en el caso de Melissa Benoist resulta tan irónico como acertado. Muchos la conocerán de su paso por “Glee” (2009-2015) o pequeños papeles como en “Whiplash: Música y Obsesión” (Whiplash, 2014), pero la actriz parece haber encontrado su lugar ideal dentro del Arrowverse, interpretando a Supergirl desde el año 2015. Imposible no enamorarse de Kara Danvers/Kara Zor-El, personaje que enarbola todas las buenas características de su famoso primo, pero además suma su cuota de humanidad, honestidad y, claro, su girl power, convirtiéndose en un modelo a seguir para todas esas niñitas que sueñan con hacer una diferencia.

La “chica de acero” de la pantalla trascendió su lugar de heroína ficcional en la jornada de ayer cuando, con más valentía que la de cualquier kryptoniano, se plantó en su cuenta de Instagram para contar su verdad y el abuso que sufrió durante años a manos de su pareja. Benoist no dio el nombre de su victimario, pero sí le puso palabras a su dolor, llamando a las cosas por su nombre: violencia doméstica.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Melissa Benoist (@melissabenoist) el

Celos, conducta controladora, abusos físicos que iban in crescendo… Melissa no omitió detalle a la hora de contar su experiencia, en parte para exorcizar su propio sufrimiento (y como parte del proceso de sanación), y en parte, para alentar a otras mujeres a dar este paso tan importante, dejando el miedo (y las culpas, algo muy común en estos casos) atrás, siempre que se pueda. Y acá no podemos dejar de resaltar la importancia de movimientos como #MeToo y Time’s Up, que ayudan a la visibilización y contención de estas mujeres, sin importar su procedencia.

“El trabajo, en general, fue un tema delicado. No quería que me besara o que, incluso, tuviera escenas románticas con otros hombres, lo cual fue muy difícil de evitar, así que comencé a rechazar audiciones, ofertas de trabajo, ofertas de castings y amistades, porque no quería lastimarlo”, confiesa la actriz en un video de más de catorce minutos, donde no deja de destacar esta cualidad de no querer ‘lastimar’ los sentimientos (ni exponer) a su abusador.   

A pesar de todo, Melissa siempre protegió a su abusador

Y así y todo, Melissa no se rebaja a dar el nombre de esta persona, pero deja las pistas suficientes para que aquellos que le siguen la carrera puedan sacar sus propias conclusiones y deducir que se refiere a Blake Jenner, ex esposo y otro egresado de “Glee”, con el que estuvo casada por más de tres años. El divorcio llegó recién en el año 2017, casi dos años después de un episodio de violencia que le provocó una lesión permanente en una de sus pupilas. Una herida que no pasó desapercibida ante los medios -esto ocurrió al momento de ser casteada para “Supergirl”- y terminó ocultando detrás de una historia inventada junto a su pareja.

Benoist y Jenner (cuatro años menor que ella, detalle que sí figura en el video) se conocieron en el set de la serie de Ryan Murphy, allá por 2012, y muchos creen que se casaron un año después. El currículum de él se resume en pequeños papeles y hasta una aparición junto a su esposa en el show superheroico de The CW, pero nada muy destacado, más allá de algunas colaboraciones con Richard Linklater en “Everybody Wants Some!! (2016) y la futura “Merrily We Roll Along”. Melissa pidió el divorcio en 2016 alegando “diferencias irreconciliables”, pero nunca dejó de hablar bien de él, respetando ese cariño mutuo que alguna vez se profesaron… Hasta que la violencia irrumpió en la relación.

“El trabajo, en general, fue un tema delicado. No quería que me besara o que, incluso, tuviera escenas románticas con otros hombres, lo cual fue muy difícil de evitar, así que comencé a rechazar audiciones, ofertas de trabajo, ofertas de castings y amistades, porque no quería lastimarlo”.

“La primera vez que sucedió, me arrojó un batido a la cara. Golpeó mi mejilla y explotó por todo el piso y el sofá. Corrí a agarrar toallas de papel porque estaba más preocupada por limpiar el sillón que por el hecho de que tenía la cara, el cabello y la ropa empapados, y que me dolía la mejilla. Estaba más preocupada por los muebles que por el hecho de que acababan de abusar de mí”, continúa la actriz desde un alegato estremecedor que necesita ser escuchado.

Como muchas mujeres en su situación, Melissa creyó en las disculpas sinceras, las lágrimas de arrepentimiento y el retorno a cierta normalidad, pero en el fondo sabía que su comportamiento no iba a cambiar. La herida de su ojo fue el punto de inflexión, y el comienzo de ese proceso para poder recuperar su vida: “Marcharme no fue un paseo por el parque. No es un evento, es un proceso. Sentí complicados sentimientos de culpa por irme y lastimar a alguien que había protegido por tanto tiempo, y sí, el triste sentimiento de dejar algo familiar. Pero afortunadamente, las personas que dejé entrar, mientras más me fortalecían, nunca perdí la sensación de claridad que me decía: ‘No te mereces esto’”.

 Benoist y Jenner comartiendo escenas de Supergirl

“Romper ese ciclo fue la elección más gratificante y enriquecedora que he hecho por mí misma. Al compartir mi historia, espero poder ayudar a otros a buscar ayuda y salir de las relaciones abusivas. Todos merecen ser amados sin violencia, miedo y daño físico”, concluye Benoist, una verdadera mujer de acero.  

En esta nota:
  • Melissa Benoist

Comentarios