Ir al contenido
Logo
Cine y series #Cine#entrevista

Santiago Mitre estrena "Argentina, 1985": "Era una película dificilísima, no sé si nos daba miedo pero era importante que se hiciera"

En una de sus charlas, Ricardo Darín le dijo —"Yo te hago a Strassera"—, y fue la carta de respaldo y confianza para el director al seguir desarrollando su idea: que su película contara el Juicio a las Juntas Militares. Oportunidad de volver a trabajar con el actor, en dupla con Peter Lanzani por primera vez en el cine y que desde este jueves, alcanza una dimensión transformadora.

Santiago Mitre estrena "Argentina, 1985": "Era una película dificilísima, no sé si nos daba miedo pero era importante que se hiciera"
Santiago Mitre estrena "Argentina, 1985": "Era una película dificilísima, no sé si nos daba miedo pero era importante que se hiciera"

Así como años atrás, alguna vez escuchó relatos de la historia, buscó que hoy llegasen. Santiago Mitre escribió y dirigió "Argentina, 1985", una película que ya desde su título nos sitúa no sólo en un tiempo y espacio, sino que a la vez, en su recorrido por los festivales del mundo, adquiere un efecto trascendental: hablar de quiénes somos a partir de los hechos que trazaron un camino emblemático en el curso de nuestros días.

Con el protagónico de Ricardo Darín (con quien vuelve a trabajar delante y también detrás de cámaras) y Peter Lanzani, por primera vez juntos en el cine, el film desarrolla la misión que recorrieron el fiscal Julio César Strassera y su adjunto, Luis Gabriel Moreno Ocampo, respectivamente, para llevar a juicio a las Juntas Militares en un contexto marcado por el reciente retorno de la democracia, el temor, las amenazas, el descreímiento social y político.

"El juicio del '85 era algo que me interesaba muchísimo", asegura Mitre en diálogo con Filo.News. "Tiene que ver con mis intereses, acerca de lo que venía trabajando como cineasta: pequeños cuentos sobre el poder; y quería hacer una película sobre la justicia".

Así como el recorrido que plasma en su película, el director y autor de cintas como "El Estudiante" (2011), "La Patota" (2015), "La Cordillera" (2017), "Pequeña Flor" (que estrenó este 2022 en el BAFICI), también transitó su propio camino para retratar la crudeza, el atruismo, la persecusión, compromiso y riesgos de una instancia tan particular como de precedencia para la historia argentina: que volvió el juicio como único en el mundo. Incluso como un modelo para la lucha por los derechos humanos en Latinoamérica donde aún Augusto Pinochet gobernaba.

El equipo completo de la fiscalía de "Argentina ,1985" | Foto: Instagram @launiondelosrios

"Fue un camino largo. Posiblemente menos largo que el de los fiscales pero muy largo"— reconoce— "Hace mucho que tenía ganas de trabajar sobre este tema, me parece que el juicio tiene una relevancia histórica y un montón de singularidades que eran de por sí de película, para resumirlo en una frase hecha".

"Mi vieja trabajó desde chica en Tribunales y conoció a Strassera en algún momento. Yo había escuchado historias de sobre él y me parecía que era una persona con singularidades para ser un buen personaje de una película", añade.

Santiago Mitre

Fue entonces que junto a su compañero de proyectos, el cineasta y guionista Mariano Llinás ("La Flor", "Historias Extraordinarias"), comenzó a elaborar el texto en un proceso de investigación de alrededor de dos años.

"En un momento me decidí y cuando empecé a investigar empezaron a aparecer pequeñas cosas que no sabía: como la conformación del equipo de la fiscalía. Empecé ahondar en cómo era Strassera de verdad. Me di cuenta que era una película interesante y que tenía muchas ganas de hacer. Un proceso largo. Estoy muy contento y muy emocionado de estar estrenándola", manifiesta.

La película desarrolla ese trayecto de meses de búsqueda de testimonios y evidencias que probaran un hito excepcional: que el Estado condenase los crímenes de la dictadura militar, que no fue una guerra sino un "plan sistemático" y que recibiera sus penas, que sobrevivientes y testigos alzaran su voz, y que el pueblo se entere. 

"Argentina, 1985" y quienes la hicieron posible | Foto: @launiondelosrios

Sin embargo, elige mostrar ese proceso pero no sólo desde la veracidad histórica sino desde el componente humano que hace a cada uno de los personajes, atravesados por sus propias preocupaciones, y vínculos familiares.

Cuenta además con las actuaciones de Alejandra Flechner como Marisa Tobar (en la película se llama Silvia), Carlos Portaluppi como uno de los jueces del tribunal, Claudio Da Passano como el dramaturgo Marcos Somigliana, Laura Paredes como la física y sobreviviente Adriana de Laborde, Héctor Díaz representando la defensa, Gina Mastronicola como Carolina, la hija de Strassera; Alejo García Pintos (quien interpretó a Pablo Díaz en "La Noche de los Lápices") como otro de los integrantes del tribunal, la participación de Norman Briski, entre muchísimos más talentos y escenas con más de 300 extras en una sala.

Junto a las revelaciones de las y los jóvenes que representan el equipo de la fiscalía: Almudena González, Félix Santamaría, Manuel Caponi, Brian Sichel, Leyla Bechara, Antonia BengoecheaToto Rovito.

"Argentina, 1985" fue grabada -en períodos de protocolos y cuidados por el estallido de la pandemia- en muchos de los escenarios donde sucedieron los momentos reales, como en el salón del Palacio de Tribunales. 

Santiago Mitre sobre Ricardo Darín

Es producida por Axel Kuschevatzky, Federico Posternak, Agustina Llambi Campbell, la también presidenta ejecutiva de producción física en Marvel Studios, Victoria Alonso; Santiago Carabante, Chino Darín. Una coproducción entre La Unión de los Ríos, Kenya Films, Infinity Hill y Amazon Studios, plataforma donde estará disponible luego de sus tres semanas en la cartelera de varios cines -no así en las cadenas más comerciales-, donde permanecerá para quienes elijan disfrutarla como lo merece, en pantalla grande.

  • Hace unos días Ricardo Darín dijo que espera que la película llegue a menores de 30 años, ¿cómo y cuándo llegaste a las historias de las y los jóvenes que confirmaron la fiscalía, otros héroes y heroinas que no están igual de documentados en nuestra historia?

Eso fue increíble. Yo sentía -y era parte de lo que hablábamos con Axel, con Mariano, con Agustina cuando empezamos a desarrollar la película- que tenía que hablarle un poco a los jóvenes. Cuando apareció esa conformación de la fiscalía fue cuando nos dimos cuenta que podíamos establecer un puente directo con un público al que queríamos llegar de una manera en particular.

Hice el camino habitual. Primero empecé a escribir una cosa con Mariano Llinás, que no funcionaba bien entonces paramos la escritura y empezamos a investigar.

Hablamos con periodistas que habían cubierto el caso en el '85, y apareció muy rápido esto. Nos dijeron: "hablá con 'Maco' Somigliana, con Judith König". Yo no sabía quiénes eran. Me pasaron el contacto y me reuní con ellos, con Lucas Palacios, con María del Carmen Tucci, con muchos de los que habían formado parte de la fiscalía original.

Me contaron sus historias y cómo habían caído en el jucio. A veces eran recorridos azarosos y algunos están contados levemente en la película: como el de Maco, que Carlos Somigliana era amigo de Strassera; y el de Lucas Palacios que trabajaba en la Procuración.

Entender que era una Justicia que venía de la Dictadura y que había mucha gente que no creía en el juicio ni quería que se hiciera. Entonces la forma en la que Strassera y Moreno Ocampo tuvieron que formar este equipo fue inspirador para mí como cineasta y creo que deja una imagen interesante sobre cómo se producen los cambios, que es potente per se además de la veracidad histórica.

  • La película es un diferencial en contarnos estas historias, sus recorridos laborales, cuánto sabían de política en ese entonces, ¿cuáles te impactaron más a vos?

Hay pequeños detalles de esas escenas que nos los contaron ellos. Por supuesto no hubo un casting como el de la película, que utiliza herramientas del cine y para producir cierto efecto cómico, y esa es una de las escenas que lo hace.

Me gusta mucho porque es uno de los temas que trabaja la película: las relaciones familiares dentro de la película. El vínculo entre Maco y su padre, Carlos Somigliana trabajando juntos en ese juicio histórico. De hecho hay un momento en el final donde los personajes se abrazan que lo veo y todavía me eriza la piel. Debe haber sido muy fuerte para ellos trabajar así.

El mismo Strassera había establecido una dinámica cuasi familiar en la forma en la que trabajaba en la fiscalía. De hecho, lo que la película cuenta de su hijo (Julián) era un poco así: estaba todo el tiempo muy presente en la fiscalía y era muy cercano a su padre.

Había algo en relación a las familias de los personajes que me parecía importante. Como también la anécdota de Moreno Ocampo con su madre. Fue algo que nos contó Luis y que supimos que era una escena clave para la película; conectaba muy bien con lo que queríamos contar.

Fiscalía de "Argentina ,1985"
  • La película se emparenta con la historia en el desafío de contar lo que pasó, ¿cuáles fueron sus desafíos con los se enfrentaron?

Todo. En principio era la primera vez que trabajaba sobre un tema histórico y hacerlo sobre un tema verídico es siempre un desafío, porque hay un grado de respeto que impone el hecho en sí.

Muchas de las personas que participaron están vivas. El peso en sí del hecho y lo que trae por detrás que es el horror de la dictadura y cómo los testigos se plantaron y hablaron sobre lo que sufrieron tanto ellos como sus familiares. Eran muchísimos los desafíos, era una película dificilísima. No te voy a decir que me o nos producía miedo hacer pero nos dábamos cuenta de la importancia de que se hiciera. 

La secuencia de los testimonios era a la que necesitábamos llegar y que estuviera bien: cómo contar ese momento que es el corazón de la película y del juicio; la manera en que los testigos hablaron y que fue la primera vez que se enfrentaron a la sociedad.

Si bien había algunas cosas que ya se sabían, era una etapa muy embrionaria. Había investigado la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), los organismos de derechos humanos venían denunciando desde la propia dictadura pero el juicio fue una especie de gran caja de resonancia que puso en la tapa de los diarios los horrores que habían sufrido las víctimas y sus familiares. Cómo contar eso era difícil.

Decidimos que la película se corriera del grado de ficción, por lo que incluimos mucho material gráfico, diarios de la época, y diseñamos un sistema en el que convivían los testimonios recreados de manera ficcional con otros que son de archivo; pero incluso los que están recreados de manera fue lo que dijeron realmente. Eso fue el mayor desafío de la película y creo que también el alegato de Strassera, de cierre de la acusación. Eran nuestro "cuco".

Ricardo Darín y Peter Lanzani en "Argentina, 1985"
  • Hubo también una selección. Así como ellos presentan 709 casos de los miles, ¿cómo fue la elección tuya de qué queda adentro y qué afuera?

Eso era difícil. Porque nosotros decidimos que el juicio se contara a partir de la investigación que hace la fiscalía pero que por supuesto nos tenía que llevar a los testimonios.

Hay algo de la memoria emotiva del juicio que estaba ahí, entonces había tres o cuatro testimonios no había quien no los mencionara. Uno es el de Adriana Calvo de Laborde que fue un parteaguas; es una especie de heroína secreta de la democracia, el recorrido que tiene en su militancia es increíble, y la manera en la que se sentó a hablar con los jueces fue de una elocuencia y una claridad, un valor, un coraje cívico, no me alcanzan lo adjetivos para describirla. No hay crónica de la época que no te resalte ese testimonio. Por otro lado estaba el plus de lo que nos había contado Moreno Ocampo en relación a su madre (quien cambió de parecer al escucharla), entonces sabíamos que era uno de los testimonios que tenía que estar sí o sí.

Luego había otros como el de Alejandra Naftal, el de Pablo Díaz, que ya es un emblema. También por este efecto del cine de inmortalizar determinados episodios y con La Noche de los Lápices como uno de los horrores máximos de la dictadura. Es casi el único sobreviviente de ese episodio terrible y su caso y cómo lo contó, es doloroso y teníamos que incluirlo. Hay además una especie de juego cinematográfico porque está Alejandro Garcia Pintos, quien lo interpretó en la película de Héctor Olivera (1986), como presidente del tribunal.

Otro es el de Iris Pereyra de Avellaneda, wow. Vi mil veces la película y con algunos no puedo evitar emocionarme, y el ese es uno.

  • ¿Cómo fue el casting del elenco que integra la fiscalía?

Lo hizo mi hermana, Mariana Mitre, una directora de casting con una intuición y una brillantez enorme y me ayudó muchísimo, junto a Katia Szechtman. Teníamos muy claro que el elenco fueran todos descubrimientos, teníamos que salir a buscar "caras nuevas".

Hicimos una búsqueda de actores en convocatoria y aparecieron todos estos chicos que para mí son un milagro, son geniales. Como el caso de Leyla Bechara que no había actuado antes y es una maravilla lo bien que está en la película.

Estoy muy contento de cómo se conformó ese equipo, de hecho entre ellos se generó una suerte de alquimia muy linda: son muy amigos, se siguen viendo. Los quiero mucho a todos y estoy muy agradecido por cómo trabajaron, y por cómo mi hermana y Katia los eligieron.

  • ¿Qué sensaciones te genera hablar de nominaciones al Oscar?

No sé de qué estás hablando.

Ricardo Darín y Peter Lanzani en "Argentina, 1985"
  • ¿Cómo fue llevar ese Strassera que conocías de alguna forma, en Ricardo Darín?

Ricardo es un actor de otro planeta. Tengo la suerte de tenerlo como amigo, porque después de "La Cordillera" quedamos muy cercanos. Cuando empecé a trabajar en esta peli le conté muy rápido que se trataba sobre el Juicio a las Juntas y él se dio vuelta y me dijo: "Yo te hago a Strassera", mientras se estaba yendo a buscar una birra.

Yo sabía que no me lo estaba diciendo realmente porque Ricardo elige sus proyectos y sabe que no se tiene que comprometer con nada. Pero me lo dijo con aliento y lo entendí como de parte de un amigo que te está diciendo: dale para adelante, esto puede estar bien.

Después leyó la primera versión del guión y enseguida me confirmó que tenía algo potente de hacer, sumó su productora (Kenya Films). O sea, es una película que hicimos juntos. Ricardo estuvo desde el primer momento, leyendo cada versión y dando devoluciones.

Es una persona de una inteligencia y una agudeza para entender cómo tiene que pararse frente a los personajes que a mí me produce una admiración absoluta. Él tiene conciencia de que es Ricardo Darín interpretando a Strassera, y que hay algo en esa fusión de esos dos elementos que iban a producir un personaje memorable.

No teníamos que acercarnos a una imitación sino que él tenía que acercarse al material y a sus escenas con su propia sensibilidad y eso le iba a dar más fuerza y más verdad que la mímesis de una cuestión histórica. Pienso que en eso fue acertadísimo porque de lo contrario podía haber sido distractivo, y esta película necesitaba hablar un lenguaje claro, directo y transmitir con mucha simpleza la cantidad de emociones que tiene por debajo. Estoy muy agradecido porque sin una actuación como la de Ricardo esta película no sería lo que es.

"Argentina, 1985" es la película candidata preseleccionada para competir en los premios Oscar. Viene de recorrer y continúa presentándose en festivales internacionales como en Venecia donde fue ovacionada, en San Sebastián donde se alzó con el Premio del Público, fue elegida para los Premios Goya, y se presentará en Londres pero principalmente llega este jueves en 223 salas de los cines argentinos. Oportunidad para su pueblo de vivenciarla en pantalla grande.

  • Cine
  • entrevista