Chegusan Comida

Día del Amigo: lugares recomendados para celebrar según la onda de tu grupo

Tenés poco más de 24 horas para armar el plan de este sábado. ¿No tenés idea de qué hacer? ¿No encontrás el restaurante o bar que vaya bien con el perfil de tus amigos? Capaz te podemos ayudar. 

Día del Amigo: lugares recomendados para celebrar según la onda de tu grupo

Día del Amigo: lugares recomendados para celebrar según la onda de tu grupo

Por: Abril Correa Leveratto

El Día del Amigo is coming y ya tenés que tener lista la propuesta para salir a festejar: si te demorás más de la cuenta, te vas a enfrentar a lugares que desbordan de gente y a listas de espera infinitas, sin hablar de las terribles decepciones que pueden devolver las urgencias gastronómicas. Para orientarte un poco, ayudarte a salir del apuro y darte herramientas para convencer a tus amigos, armamos una pequeña guía de restaurantes y bares afines a diferentes estilos de personas y dinámicas grupales

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Lardo & Rosemary (@lardoyrosemary) el

Para amigos que se ven y salen a comer todo el tiempo

Viven cerca, o quizás no tanto, pero ya tienen el hábito bien afianzado de juntarse una vez por semana a charlar de cualquier cosa, comida de por medio. Aprovechen y prueben una experiencia distinta: en vez de ir al bodegón, al bar o al restaurante que les gusta desde siempre, anímense a conocer un lugar bueno y un cachito más extravagante. Incluso fuera de los límites de Capital Federal. ¿Por ejemplo? Lardo y Rosemary: el menú del restaurante de Zona Norte es obra de Paul Feldstein y Victoria Rabinovich (la misma dupla de Lupa, en Núñez) y es creatividad pura. Lo ideal es sentarse en la mesa larga que domina el salón y compartir varios platos para probar un abanico intersante de combinaciones. El hit: el bao negro de ternera. La dirección es Avenida del Libertador 3810, La Lucila.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de A N A F E (@anafe.ba) el

Para amigos que quieran charlar tranquilos

A la inversa del primer caso, no se ven mucho, tienen mil novedades que contarse y no quieren ponerse al día en un lugar enquilombado. Sobre todo, les gusta mucho la comida y conversar tomando un rico vino. Agarrá el celular y reservá ya en Anafe: en este piso 8 de Colegiales, Micaela Najmanovich y Nicolás Arcucci preparan -a la vista- pequeños y medianos platos sorprendentes y deliciosos, en un ambiente entre hogareño y vanguardista, lindo y chico. Todavía hay lugar para el sábado al mediodía, tal vez el mejor momento para visitar este restaurante por la luz amable del sol que entra por los ventanales (si el día está muy lindo, se puede comer en el balcón terraza). El hit: el paté, sin dudas, acompañado de una copa de Riesling. No hay mesas para más de 6 personas. Dirección: consultar por Instagram o escribiendo a hola@anafe.com.ar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de El Preferido de Palermo (@elpreferidodepalermo) el

Para amigos que disfrutan conocer restaurantes nuevos

Aunque no parezca, una de las últimas novedades en Buenos Aires es El Preferido de Palermo (Jorge Luis Borges 2108): a la emblemática esquina del barrio ya-no-tan-cool de Buenos Aires, Pablo Rivero y Guido Tassi (ambos de Don Julio) le reformularon el salón y la propuesta, aggiornando la cosa y mejorando los platos. Sigue teniendo impronta de bodegón, pero con más prolijidad y buen gusto, trazabilidad y estacionalidad de los productos. El hit: como corresponde, la tortilla de papas con huevos de campo, los embutidos y los quesos argentinos. Se puede reservar llamando al 4774-6585.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Abril Correa Leveratto (@abricl) el

Para amigos que no quieran comprometer sus bolsillos

Ya hicimos una nota de planes por menos de $400 por cabeza (sí, real), pero nos quedó afuera un lugar único en su especie: el restaurante de Atlanta. En los últimos años, fue un secreto a voces que en Los Bohemios -así se llama- se come sorprendentemente bien, siempre dentro de lo esperable de la cocina de un club. Hay minutas, pastas y algún que otro revés gourmet en un ambiente típico de canchita de fútbol, con servicio regular, ruido de fondo y estética olvidable; pero es rico y barato. A veces está bueno entrar a un lugar con la tranquilidad, ya desde la puerta, de que no te van a matar con el precio. El hit: ravioles de osobuco con fileto natural o salsa de hongos, indiscutidísimo. Dirección: Humboldt 540.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de El Santa Evita (@elsantaevita) el

Para amigos que quieran sentirse como en casa (sin ocuparse de nada)

La felicidad se mide en fuentes de comida. No lo dijo nadie nunca, pero con solo pensar en un pastel de papas gigante ya sabemos que es la pura verdad. En El Santa Evita lo tienen clarísimo y por eso apuestan a los "almuerzos con modalidad comunitaria": mesas para varias personas donde todos comen lo mismo, como si fuera un domingo familiar. Para este 20 de julio al mediodía, hay picada, plato principal y postre para compartir: lengua a la vinagreta, paté de hígados de pollo, berenjenas en escabeche y fuentón a elegir entre puchero de osobuco, pastel de papa y osobuco, canelones de espinaca y ricota, locro pulsudo o milanesas con puré. Para cerrar, flan mixto o panqueques de dulce de leche. Hay que ponerse de acuerdo con los amigos y mandarse una panzada casera, sin tener que limpiar nada después. Cuesta $600 por comensal con copa de vino y hay que reservar por mail a elsantaevita@gmail.com. Dirección: Julian Álvarez 1479.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Oh No! Lulu (@ohnolulutikibar) el

Para amigos con energía que quieran seguir de joda

Si encajás en esta categoría, primero te felicitamos mucho; y segundo, te proponemos algunos lugares en los que no importa tanto el morfi como sí la bebida, la música y el baile. Para una noche con un toque caribeño, que recuerde a las salidas veraniegas, sin pista pero con mucha onda, está Oh No! Lulu (Aráoz 1019), el único tiki bar de la ciudad: en la barra está Ludovico de Biaggi sacando piñas coladas, buenos daiquiris, mai tais y tragos de autor, con su firma pero siempre respetando la vibra. El hit entre los platos: la flor de cebolla. Para seguir en una sintonía similar con más movimiento, el plan está en el Pollo Gómez (Arribeños 3100): con sus murales de flores y cascadas y un salón que se pone entrada la noche, se define como "bar de amigos" y lo cumple bastante. Los cócteles son más bien clásicos, pero tienen insumos de calidad y precios lógicos. Eso sí: si el cachengue y los ritmos latinos no son lo tuyo, no vayas porque nos vas a odiar. 

En esta nota:
  • Día del Amigo
  • restaurantes
  • bares
  • Chegusan

Comentarios