No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Comida efemérides

¡Feliz día cerveceros y cerveceras! En su día, te contamos algunas curiosidades

Un día como hoy, pero de 1949, se firmaba en nuestro país el convenio de trabajo entre la representación patronal y la ahora denominada Federación Argentina de Trabajadores Cerveceros y Afines, constituyendo el 19 de enero como el Día del Trabajador Cervecero.

¡Feliz día cerveceros y cerveceras! En su día, te contamos algunas curiosidades

¡Feliz día cerveceros y cerveceras! En su día, te contamos algunas curiosidades

La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más populares del mundo, así como una de las más consumidas en nuestro país. El Día del Trabajador Cervecero se estableció con el objetivo de reconocer a aquellas personas que intervienen en la preparación de la milenaria y tradicional bebida.

Si bien para su elaboración se utiliza tecnología de última generación, el oficio del cervecero conserva una importancia fundamental dentro del proceso ya que, entre otras tareas, es el responsable de degustar y aprobar la cerveza que luego llega a la mesa del consumidor.

Además, se encarga del malteado de los granos, su molienda y maceración, la cocción del mosto obtenido que puede durar varias horas, la fermentación de la cerveza, el proceso de maduración y su embotellamiento, que constituyen etapas esenciales para definir el sabor que llega a nuestras bocas.

Aunque no existen registros que permitan determinar con exactitud los orígenes de esta bebida, algunos historiadores vinculan los inicios de la cerveza a los de la elaboración del pan, cuyos comienzos se remontan al año 8000 antes de Cristo.

Ya en la Edad Media, la preparación de la cerveza se consideraba un verdadero misterio y quienes estaban a cargo de hacerlo guardaban celosamente los detalles que hacían posible el resultado final.

Con la llegada de la industrialización, las costumbres fueron cambiando y con el paso del tiempo la lata del supermercado y el porrón en el bar nos fueron acompañando en cada uno de nuestros rituales. Hoy el universo de la cerveza se ha expandido, pero lo que jamás cambió fue la importancia de su elaboración.

La tradición cervecera en la Argentina tiene más de dos siglos y medio de antigüedad, ya que en 1742 se inauguró el primer local cervecero en el barrio de Retiro. Actualmente, se consumen 45 litros per cápita anuales, un 60% del total del consumo de bebidas alcohólicas. Esto ubica a la Argentina en el puesto 72 a nivel mundial entre los países que más toman esa bebida.

La cerveza es un líquido de malta dulce o fermentada saborizada con lúpulo, fabricada de forma natural. Sus principales ingredientes son cebada, lúpulo, levadura y agua, y el agua con que se la prepara debe ser pura, estéril y potable.

También cebada, que debe ser germinada, secada y tostada, el lúpulo, que le da aroma amargo, y la levadura, que permite su fermentación. Acompaña muy bien las comidas por su sabor amargo y contenido carbónico, y tiene además propiedades medicinales: es antioxidante y protege las células de su degradación.

Algunas curiosidades sobre la cerveza

  • Se considera que la palabra cerveza viene de Celia o Ceria, en honor a la diosa Ceres, dispensadora de la fecundidad, protectora de la agricultura y los granos sagrados.
  • Una espuma voluminosa es signo de una cerveza de buena calidad. Inclusive, la espuma no debería desaparecer en ningún momento.
  • Los obreros egipcios que se encargaban de la construcción de las pirámides egipcias recibían una parte de su paga en cerveza.
  • En sus orígenes las únicas expertas cerveceras eran las mujeres. Incluso durante el siglo XIX se creía que el consumo de la cerveza era beneficioso para una buena lactancia materna.
  • Las evidencias científicas destacan que beber cerveza se vincula a un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, favorece la función cardiaca global y podría tener cualidades antiinflamatorias que contribuirían a la reducción del riesgo cardiovascular.

Comentarios