Espectáculos VIOLENCIA DE GÉNERO

"Me arrepiento del padre que le dí a mi hijo": la carta de Vicky Xipolitakis donde detalla las agresiones de Javier Naselli

La modelo denunció a su ex marido y padre de su hijo, Salvador Uriel, por violencia de género. En este escrito narró los detalles del "infierno" que vivió. 

Vicky Xipolitakis detalla en una carta las agresiones de Javier Naselli

Vicky Xipolitakis detalla en una carta las agresiones de Javier Naselli

Vicky Xipolitakis denunció a Javier Naselli, padre de su hijo de siete meses, en la Unidad de Violencia de Género situada en la Avenida Las Heras y ahora espera con ansias que "le salga el divorcio".

En una extensa carta que publicó en redes sociales detalló "el infierno" que vivió junto al empresario. 

"Traté de apostar a una familia que nunca existió, porque yo sí me había enamorado y estaba muy ilusionada en formar una familia feliz. Pensaba que con amor podía mejorarlo, pero juro que no pude. Hice de todo, dejé mi vida para acompañarlo a todos lados. Vivía dándole sorpresas, amor… y mi mayor acto de amor fue darle un hijo".

"Todo lo mio para él era una basura, todo estaba mal, todo era un conflicto. Nace el bebé y pasó lo mismo con el también. Todo era una queja agresiva. Nunca colaboró absolutamente en nada... ni preguntándome cómo estás; ¿Necesitás algo? ¿Un vaso de agua?. Yo con puntos de la cesárea, con dolor que apenas podía caminar, acunando y amamantando al bebé hasta altas horas de la madrugada y él dormía o se despertaba gritando 'en esta casa no se puede dormir' y despertaba al bebé y lo hacía llorar. Eso todas las noches".

"La primera vez que llamé a la Policía fue para pedir ayuda, necesitaba que me lo saquen de encima. Esa noche el bebé dormía y él entró a la habitación desquiciado porque quería comer. Le dije que no grite porque lo iba a despertar y siguió gritando cada vez más fuerte. Agarró al bebé bruscamente, lo despertó, lo asustó y me empujó a la cama donde quedé tirada llorando. No pensé en denunciarlo porque lamentablemente seguía ilusionada y el bebé también era muy chico", detalló La Griega. 

"Nos dejó en la calle sin nada. A Salvador nunca le va a faltar nada porque les juro que puedo ser re imperfecta en la vida pero no saben lo que soy como mamá. Me desvivo y vivo por mi hijo. Estoy de pie por Salvador".

"Sinceramente, la agresión física la dejaba pasar, nunca le di importancia, más me dolía la verbal. Siempre le pedí que adelante de Salva no grite, sabía mi punto débil, nunca le importó su hijo y menos yo. Físicamente recibía cachetadas a mano abierta que me dejaban la piel colorada por distintas partes del cuerpo, o empujones por cosas que le parecían mal o no le gustaban. Y las agresiones verbales eran todo el tiempo denigrándome como mujer".

"Lo que quedó grabado en mi corazón fue el día que él estaba nervioso porque decía que se tenía que ir y entonces le pedí que lo tenga a upa porque tenía que ir al baño y él lo revoleó a Salvador y rebotó en la cuna. El bebé abrió grande los ojos y miraba asustado", recordó la modelo. 

"El último día la pelea arrancó porque él quería un papel y me estuvo gritando todo el día hasta la noche y ahí dije 'se terminó' y quería ir a hacer la denuncia y él no me dejaba. Le dije 'es la última vez que me faltás el respeto' y ahí fue cuando me empujó y me ahorcó fuertemente, que ni me daba cuenta de los golpes"

"Cuando volví de hacer la denuncia él había cambiado la cerradura de la puerta principal. Dejó a su hijo en la calle, con frío y con hambre. La Policía llamó a un cerrajero para abrir la puerta y cuando logran abrirla descubrimos que todas las de adentro también estaban cerradas. Había dejado sus zapatos en la puerta, como señal de amenaza".

"Te amé, nunca nos cuidaste, siempre nos pisoteaste. Creo en la Justicia, mujeres denuncien. Vicky", concluyó Xipolitakis.

Comentarios