No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Espectáculos

La noche para el olvido que pasó Santi Maratea en Barcelona

El influencer contó que tuvo que pasar la noche en la vereda, tras quedarse afuera del departamento que alquiló. 

La noche para el olvido que pasó Santi Maratea en Barcelona

La noche para el olvido que pasó Santi Maratea en Barcelona

En medio de sus vacaciones en Barcelona, Santi Maratea pasó un mal trago, al perder sus pertenencias entre ellas, sus tarjetas de crédito, tarjeta de débito y las llaves del departamento en donde se estaba hospedando.

Sentado en la vereda esperando un taxi, Santy relató con indignación y mucha calentura que tras llamar al teléfono indicado para emergencias nadie le dio una respuesta.

 

“Estoy almorzando (ya de noche) y no estoy desmayado porque Dios es grande y no lo quiso. Me fui del airbnb antes de lo que debía. Perdí mis tarjetas de crédito y de débito de vuelta y tuve que dormir en la calle”, dijo, en el inicio del relato que compartió en sus historias.

Ahí comenzó a narrar que todo comenzó cuando paró en un local de Dolce & Gabbana en el que quiso pagar una bermuda con la tarjeta y se la rebotaron. Salió del lugar, llamó al banco para ver qué había pasado y a los pocos minutos notó que no tenía más el plástico ni su bandolera con las demás pertenencias.

“Lo perdí, o como se dice en la Argentina, me la robaron”, enfatizó. Maratea explicó que en el bolso que desapareció, tenía las llaves del departamento en el que estaba parando.

Dormí en la calle. Bueno, no dormí, estuve sentado en la calle. No tenía tabaco, no tenía plata, no podía comprarme nada, fue horrible. A las 10 de la mañana se despertó la dueña del departamento y me habló”, agregó indignado luego de intentar comunicarse con los teléfonos que le dieron y que nadie atendió.

 

Tras pasar el mal momento, Santi contó que además, la respuesta que le brindó la dueña del departamento lo enfureció más, ya que lejos de pedirle disculpas, le dijo que por su descuido van a tener que cambiar la cerradura y que el gasto correrá por su cuenta.

 

 

La situación obligó a Maratea a irse del departamento. “Toda la noche estuve afuera. Por momentos, con miedo. Ahora no tengo nada. No tengo tarjetas, no tengo efectivo. Solo tengo malhumor y buenas historias para contar”, sintetizó.

 

Comentarios