Música para reflexionar

¿El arte es una competencia?: Residente arremetió contra Kendrick Lamar

¿Cuál es el estado actual de la rivalidad del género entre Estados Unidos y Latinoamérica? Filo.News dialogó con un sociólogo para comprender cómo se refleja la cuestión social y cultural en el estilo musical.

Debate dentro del rap(Foto: Instagram @residente y Twitter)

Debate dentro del rap | Foto: Instagram @residente y Twitter

Por: Micaela Robles

René Juan Pérez Joglar, mejor conocido como Residente, lleva su música desde Puerto Rico al mundo; comenzó con Calle 13, y ahora se desempeña como solista.

Por su parte, Kendrick Lamar es un rapero, cantante y productor discográfico estadounidense, que se presentará en la próxima edición del Lollapalooza Argentina, durante marzo de 2019.

El cantante latino, durante una entrevista para UMO TV, arremetió contra el rapero: “Si el disco que yo hice viajando por once países del mundo lo hubiese hecho Kendrick, se la estuviesen mamando hasta el sol de hoy y no le hubieran dado un Pulitzer, sino siete”.

Pero no fue lo único, ya que también declaró en contra del rap de Norteamérica: “Los estadounidenses viven en su mundo, su mundito en donde ellos se creen el centro del mundo y donde ellos son los que se ganan los premios esos porque no saben, no se han dado cuenta que en Nigeria, lo más seguro, hay un rapero que les parte el culo a todos ellos”.

Ambos son líderes de la escena del hip hop, aunque cada uno está arraigado a sus costumbres y nacionalidades. ¿Eso convierte el arte en una competencia? Filo.News dialogó con Pedro Orden, licenciado en Sociología UBA y especialista en cultura y nuevas tecnologías para conocer cuál es el estado de la rivalidad actual entre el rap estadounidense y latino en la actualidad.

El rap, un movimiento social a nivel mundial

Drake, el más escuchado en Spotify en el 2018 | Foto: Instagram @champagnepapi

"El rap es una expresión cultural, y como tal permite a los artistas visibilizar situaciones particulares propias de los contextos en los que es producida la obra", definió el sociólogo. Es decir, se encarga de contar con crudeza escenas de la vida cotidiana que algunos sectores atraviesan.

El rap tiene raíces africanas, en donde las personas usaban tambores y diversos instrumentos para contar historias con ritmos. Sin embargo, con el paso de los años, cruzó fronteras y se extendió por el mundo.

"A mediados de los 90s se puso en marcha un enorme operativo de marketing de las empresas de consumo masivo del momento con el objetivo de trasladar los imaginarios y símbolos de la cultura afro-hip hop a los mercados de consumo masivo, entre ellos la música", comentó.

Luego, continuó: "Para aquel entonces el hip hop estaba asociado a un estilo de vida 'cool', desinhibido y libre, atributos que los artistas comerciales del momento no lograban resumir. Fue allí que las marcas, y por sobre todo las discográficas, encontraron en Norteamérica un nicho fabuloso de negocio".

De las calles a los celulares

En la actualidad el rap es uno de los géneros más escuchados en todo el mundo. Justamente, según indicó el último ranking anual de Spotify, el artista más escuchado en 2018 fue Drake.

Este alcance que tuvo a nivel mundial, ¿se relaciona con el contenido que pueda tener el rap? "El auge contestatario inicial claramente se ha diluido, sin ir más lejos y como caso testigo, uno de los referentes del género, Ice Cube, ha pasado de cantar 'Fuck the Police' en 1988 a actuar en películas familiares de Hollywood. Esto, entiendo, da una dimensión gráfica de cómo la cultura hip hop se ha incorporado al stablishment cultural actual", sostuvo.

"Actualmente vivimos en un mundo globalizado e hiper-conectado, con lo cual es dable y esperable que los símbolos que inicialmente supieron identificar a un determinado colectivo puedan ser reapropiados, resignificado y eventualmente hibridizados por otro", continuó el profesional.

La conexión Estados Unidos - Latinoamérica

Residente arremetió contra el rap nortamericano | Foto: Instagram @residente

En un mundo dominado por la tecnología, todo se relaciona, todo cambia, todo se conecta. El rap no se quedó afuera: atravesó por una extensa mutación; si en el rap se ve reflejada la cotidianidad de los artistas, cada uno vive una realidad diferente.

"En sus orígenes fue una expresión cultural que supo darle voz y visibilidad a las poblaciones urbanas jóvenes afro oprimidas en Norteamérica. Bandas fundadoras del movimiento tales como Public Enemy o NWA tenían un perfil claramente contestario", expresó el sociólogo.

Sin embargo, tras el auge de la globalización, hoy el panorama es otro: "Al día de la fecha, el rap se presenta plenamente incorporado a la cultura pop como un género más accesible a todos, presentando pequeños destellos de disidencia concentrada en personalidades tales como Childish Gambino o Kendrik Lamar, pero en líneas generales la escena se ha vaciado completamente de su carácter contracultural".

El rap español también fue protagonista de este efecto: "Se ha popularizado con relativa rapidez, producto de una mutación de los consumos culturales de los y las jóvenes en la región. Este hecho guarda una íntima relación con dos procesos sociales fundamentales: la mundialización de lo cultural y la disponibilidad de nuevos soportes tecnológicos".

La hibridación del género ¿merece la competencia?

Rap a nivel mundial

Según el sociólogo, tras los cambios que se generaron a nivel global es real que existe una diferencia entre el rap latino y norteamericano: "El rap anglo americano detentaría la mayor producción, recepción y consumo, mientras que el latino ocupa una posición marginal en términos relativos aunque que es una vertiente que crece a ritmo acelerado, sobre todo en sus fusiones con el trap y el reggaeton".

Además, también se divide el público: "El rap en español concentra principalmente la producción artística iberomericana (América Latina y España), la cual en los últimos años se ha popularizado con relativa rapidez producto de una mutación de los consumos culturales de los y las jóvenes en la región".

Residente eligió por criticar a Lamar, por su cultura, por su música, por su estilo... por ser rapero estadounidense, profundizando una brecha entre ambos sectores sociales. ¿Es productivo este conflicto? ¿Merece la competencia?

"Entiendo que son rivalidades lógicas propias de la dinámica del campo cultural", opinó el sociólogo.  Sin embargo, según argumenta el profesional, las expresiones Residente vislumbran detrás una disputa simbólica por tener legitimidad del rap en español y el público respectivamente. 

¿Vos qué pensás? ¿Estás de acuerdo con los dichos de Residente?

En esta nota:
  • Residente
  • Kendrick Lamar

Comentarios