Ir al contenido
Logo
Musica

Los Guns `N Roses sellaron un nuevo contrato con el público argentino

La banda liderada por Axl Rose se presentó en River Plata ante 62 mil personas y tocaron todos sus himnos deslumbrando a su fandom.

Los Guns `N Roses sellaron un nuevo contrato con el público argentino

La noche del viernes no fue una más para miles de personas que durante la tarde fueron llegando al estadio River Plate para asistir al recital de los Guns `N Roses. La premisa era simple y estaba cargada de un componente especial, pasarla bien a 30 años de la primera visita de la banda a nuestro país en 1992.

Claro que el contexto era completamente diferente y las expectativas, eran un tanto más calmadas que aquella caótica vez. Entre el público había una duda constante ¿podrá Axl cantar?

Foto | Gentileza DF.

El reloj marcaba las 21:00 hs cuando las luces se apagaron y la pantalla comenzó a transmitir las imágenes del South American Tour 2022 que los trae de regreso, allí uno a uno ingresaron el núcleo central de GNR: Axl Rose, Slash y Duff McKagan junto a Dizzy Reed al piano,  Frank Ferner en batería, Melissa Reese en teclados y secuencia y como segunda guitarra Richard Fortus, los acordes de “It’s so Easy” , seguido por “Mr. Brownstone” sonaron y todo fue grito, pogos y vitoreos.

La tercera canción vendría con “Chinese Democrazy” y llegaría la primera vez que Axl se dirigiría al público, y casi que la única, pero por una buena causa: pedirle a la multitud que dé un paso atrás ya que las primeras filas se estaban lastimando. “¿Cómo están? ¿Todo bien? No queremos que nadie se lastime. Por favor, den un paso para atrás todos, porque hay gente adelante que está siendo aplastada. Queremos pasar un buen momento, gracias”, dijo al mismo tiempo en que era doblado por un intérprete.

Faltaba mucho por delante y la voz de Axl comenzaba a acomodarse un poco más a los intensos agudos que demandaban los temas, los acordes furiosos, de "Welcome to de Jungle" comenzaron a sonar y la pregunta característica de Rose se haría extensiva a las miles de personas que coronadas por la emoción comenzarían a saltar  ante el primer hit infaltable de la noche, demostrando que están vigentes, y todavía tienen mucho rock para dar.

La secuencia de temas estaba perfectamente diseñada para que ningún fan, ni los de aquellos años 90`s o los más actuales se aburriera, y cada dos, tres temas venía un hit o himno del catálogo gunner así fue que no se privaron de nada y sonaron “Estranged” y cumplida la primer hora de show llegaría “You could be mine”.

Para darle un descanso a las cuerdas vocales de Axl que daban todo de sí, Duff y Slash tocaron a dúo “Attitude”, seguido por “Absurd”, “Hard Skool” y Civil War donde imágenes elocuentes acompañarías a Axl que usó un pie de micrófono con los colores de la bandera de Ucrania.

La noche del viernes fue la octava vez que la banda tocó en suelo Argentino y la tercera desde el reencuentro con los integrantes originales, y si bien nunca fue el fuerte de los muchachos la hermandad sobre el escenario, está vez al contrario de las últimas dos visitas la camarería entre Axl y Slash se notó en pequeños gestos.

Foto: Twitter |@gnrnewsbrasil

“Recién estamos entrando en calor”, lanzó Axl que ya tenía la voz más acomodada, varios cambios de remeras y estaba listo para entonar las estrofas de Sweet Child O’ Mine”, no sin antes el característico riff de Slash, hoy el preferido de la gente, que no paró de cantar su nombre durante toda la noche.

Uno de los momentos más esperados llegaría cuando la formación se dispusiera en el escenario con Axl al piano y Slash sobre una plataforma alta y en la pantalla se viera un intensa lluvia que no daba lugar a la duda, “November rain” sonaría en River y los celulares acompañarían el momento.

Hay bandas que hacen shows, y hay bandas que tocan, y los Guns entran en esta segunda categoría, sin efectos, sin otra cosa que el uso de luces que apuntan al público y una pantalla los chicos, que ya tienen 60 años, se disponen a tocar cada uno en su lugar, cumpliendo su trabajo.

Ahora la noche estaría entrando en la última etapa que cerrarían con más y más clásicos asi fue que pasaron “Knockin`On Heaven`s Door”, y la esperada “Nightrain” marcarían el cierre del show, y avecinarían los bises que estaría compuestos por cinco temas más que completarían las 3 horas exactas de recital.

Tras una breve pausa los latidos de un corazón sonarían para traer a los chicos nuevamente sobre el escenario y entonar “Coma”, que enloqueció al público que aún quería más. Luego llegaría un homenaje a los Beatles con “Blackbird” que sentados en una escalera tocarían, Duff, Richard y Slahs, el momento dulce se acoplaría al icónico silbido de Axl que anticiparía la balada “Patience”, seguida por Don`t Cry y Paradise City que marcaría el final de la noche.

La banda se abrazaría para saludar a la audiencia, esta vez Axl tendría en su campera los colores de nuestra bandera, y Slash regalaría algunas piruetas para devolver el cariño recibido durante toda la velada.

Foto: Twitter | @JuegoDeTeorias

En estos 30 años, mucho pasó en el medio, y lejos de ser aquellos seres satánicos, que fueron repudiados por el mismísimo Carlos Menem y el por aquel entonces Arzobispo del país, los Gun´s N Roses ofrecieron su mejor profesionalismo, en un show puntual, correcto y prolijo donde la emoción corrió por cuenta propia y los recuerdos de cada uno de los que asistieron. Y la preocupación por Axl Rose y su pelea vocal fueron desapareciendo con el correr de los minutos demostrando que aún puede pelearla arriba de un escenario y hacer vibrar a 60 mil personas.