No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Música COBERTURA

Tini en el Hipódromo: L-Gante de invitado, dedicatoria al papá y un espectáculo a un nivel altísimo

En su segunda fecha en el predio de Palermo, la artista de 25 años dejó bien en claro qué la convirtió en una mega estrella. Cómo fue el show que logró enmendar los errores de la primera función.

PH: Marti Colobini

PH: Marti Colobini

Por: Patricia Festa

En las largas filas llenas de brillo rosa y niñas pequeñas ya se sentía la tensión por lo que había sido la primera fecha de Tini en el Hipódromo de Palermo. Las denuncias de que la gente del campo no había podido ver nada porque quienes estaban ubicados en el sector de enfrente se paraban arriba de las sillas abrió una fuerte polémica y encendió las alarmas para quienes iban al segundo show. 

Sin embargo, desde temprano se pidió por altoparlante a todos que no se parasen en las sillas. Incluso, fue una de las primeras cosas que mencionó Tini al abrir el show: "Hay mucha gente que está allá atrás. Obviamente que nos podemos parar, bailar, pero no arriba de las sillas así la gente que está allá atrás puede disfrutar del espectáculo". Los comentarios en redes post-show confirmarían que esto habría evitado que sucediese lo del primera función.

Pasadas las 21.30, con las 16.000 personas apostadas en tribunas, campo sillado y campo de pie, se apagaron las luces y un video empezó a correr en las pantallas. Varios fragmentos de este "TINI TOUR" guiaría toda la velada. "De mi última gira pasaron casi 2 años, y volver con este show, esta energía y estas nuevas canciones para mí realmente es un sueño hecho realidad", dijo la protagonista, que con 25 años se maneja sobre el escenario como si llevara siendo estrella toda su vida.

¿La primera sorpresa? Su entrada triunfal tocando la batería sobre una plataforma descendiente. El triplete "Te quiero más", "Quiero volver""Suéltate el pelo" fue el encargado de darle una primera dosis de éxtasis al público. Los juegos de luces, fuegos artificiales y visuales de las pantallas funcionaron en un completo equilibrio durante toda la noche, aportando siempre un extra hype a toda la estructura ya de por sí llamativa de Tini y su colorido cuerpo de baile.

Para "Duele", un tango urbanizado originalmente lanzado con John C, hizo una segunda entrada en una caracola gigante. Esta segunda parte siguió con "Recuerdo", "Maldita Foto" (con la voz de Manuel Turizo en parlantes) y "2:50" con los primeros invitados de la noche, el dúo MYA. 

Párrafo aparte para la habilidad de Tini de no sólo cantar y bailar al mismo tiempo, sino también de interpretar eso que está cantando. Con simpleza, como si no le costara, como si lo llevara con ella, ella canta, baila, interpreta, saluda al público, todo al mismo tiempo sin dejar de verse increíble.

Pero todo lo que sube tiene que bajar. Llegó el apartado sad y, para felicidad de los del campo, en una plataforma armada justo frente a ellos. Con cambio de outfit y una bufanda incluida para cuidar la garganta, la artista abrió este segmento con "Por que te vas" y "Oye", con final a capella para sacarse el sombrero. A continuación, el momento emotivo de la noche.

"Es milagroso que estemos todos acá esta noche. Quiero agradecerles por haber entendido lo que pasó y estar acá acompañándome. La vida no para de enseñarnos y ponernos a prueba. Gracias por haberme acompañado en el peor momento de mi vida", dijo, en referencia a la internación de su padre Alejandro Stoessel, en marzo pasado. "Te amo papá", siguió mirando hacia donde estaba sentado antes de cantar el tema de preferido de él.

"Un beso en Madrid", originalmente con Alejandro Sanz, y "Acercate", cerraron la etapa acústica en la plataforma. De vuelta en el escenario, presentó a su exquisita banda integrada por Axel Introini en teclados, Nano Cantarini en guitarras, Ezequiel Rivas en bajo y Rober Fighetti en batería, y entregó una impresionante interpretación de "Carne y Hueso", su tema más nuevo.

El contraste entre sus últimas dos canciones lanzadas invita a pensar: "La Triple T", un cumbietón para bailar y nada más que para eso, y luego, "Carne y Hueso", full pop melódico, sad, que cala profundo. Dos caras de una misma artista que se planta multifacética, capaz de mantener un show apto para deleitar cualquier arena yanqui. 

"Consejo de amor" (ft Morat) levantó un poco previo a la parte más up de todo el show. Para esta sección se armó un DJ set hecho y derecho. A las ya bailables "Ella Dice" (ft Khea) y "Playa" las multiplicó x5 aprox, y al hitazo "High Remix" lo convirtió en un himno de la noche por unos minutos. "Fresa" (ft Lalo Ebratt) anticipaba el final.

Este método de que las versiones en vivo sean un remix full bailable como los enganchados de YouTube que se ponen en la previa no es algo que inventó Tini sino una tendencia que las popstar implementan a nivel mundial. Algo similar está haciendo la española Lola Índigo, que se presentó hace poco en el Lollapalooza Argentina con una estructura sonora parecida.

¿En qué consiste este método? En contar con que el público va a cantar el estribillo de esos hitazos ya asegurados por las reproducciones en las plataformas y jugar con eso. En otras palabras: si la artista sabe que la multitud va a estar coreando el tema, aprovecha para usar el aliento para bailar una coreografía más jugada. Un nuevo elemento para aprovechar durante el show.

El último tramo del concierto fue hit tras hit: "Fantasi" (ft Beele), "La Triple T" -la más esperada de la noche-, "Bar" junto a un incómodo L-Gante que incluso abandonó antes el escenario y el cierre "22" + "Mienteme".

Quedan tres fechas más del "Tini Tour" en el Hipódromo. Hay margen para ajustar detalles, muchas sorpresas y sobre todo, confirmar ao vivo que tenemos frente a nuestros ojos una popstar que no tiene absolutamente nada que envidiarle a las estrellas internacionales del momento.

En esta nota:

Comentarios